Villa Borghese en Roma, un paseo entre arte y belleza

· 31 julio, 2017

Un recorrido por la capital italiana tiene por obligación la visita al gran parque Villa Borghese. La mezcla entre lo natural, la historia, la arquitectura de estilo inglés y el arte le dan un valor cultural sin igual. Por eso mismo es uno de los destinos favoritos de los amantes del buen arte. Aquí tienen la posibilidad de apreciar obras nada más y nada menos que de Rafael, Bernini y Caravaggio. Lo descubrimos.

Cómo es la Villa Borghese de Roma

Un total de 80 hectáreas componen el gran parque Villa Borghese de Roma. Sus orígenes se remontan al año 1605, de la mano del cardenal Scipione Borghese. Él fue quien comenzó la tarea de construir un gran jardín, quizás sin imaginarse que 400 años más tarde su tamaño lo posicionaría en el tercer puesto de los parques más grandes de Roma.

Naturaleza, arte e historia en un mismo parque

Templo de Aesculapius en la Villa Borghese
Templo de Aesculapius – rarrarorro

No fue hasta 1903 cuando las nueve entradas al gran parque Villa Borghese fueron abiertas al público. Se hizo tras la venta del parque al Estado por parte de la familia Borghese, que se enfrentaba a serios problemas económicos.

En su mayoría, los visitantes entran al parque urbano por las entradas de Porta Pinciana, Piazzale Flaminio y Rampe del Pincio. Una vez en su interior, las atracciones que esconde son de un nivel asombroso. Y, por supuesto, pueden ser disfrutadas por toda la familia.

Este grandioso parque romano cuenta con jardines que destacan por su estilo italiano. Entre ellos se alzan históricos edificios de una exquisita arquitectura inglesa, acompañados con fuentes y estanques del mismo estilo, además de museos, galerías y hasta un zoológico.

Sin embargo, una vez que se tiene la fortuna de visitar este gran parque urbano de Roma, el recorrido obligado es por la Galería Borghese. Se ubica en la Villa Borghese Pinciana, donde se exhiben las obras maestras como el David y Apolo y Daphne de Bernini. También está la Paolina Borghese de Antonio Canova. Y maravillosas obras de arte de Caravaggio, Tiziano y Rafael.

“Cuando estés en Roma, vive al modo romano. En cualquier parte vive como allí se viva.”

-San Ambrosio de Milán-

Otros atractivos de Villa Borghese 

No solo edificios de estilo inglés, monumentos y esculturas hay en este parque. También cuenta con espacios para disfrutar en familia, para relajarse y hasta para divertirse. Pero siempre en el camino se encuentra el arte.

Villa Borghese en Roma
Villa Borghese – Goran Bogicevic

En el grandioso parque Villa Borghese se encuentra la sede de la Academia Francesa, Villa Médici. Es una fortaleza en la que se presentan las obras del escultor Pietro Canonica.

Además, en Viale delle Belle Arti hay más edificios, entre ellos la Galleria Nazionale d’Arte Moderna. Aquí se pueden admirar obras de arte italiano que datan del siglo XIX y XX. Además, en el Museo Nacional Etrusco hay una extensa colección arqueológica.

Pero si se trata de disfrutar en familia, en Villa Borghese está el zoológico de Roma. Actualmente es un Bioparque donde conviven más de 1000 animales de alrededor de 200 especies. También en el recorrido aparece la Casa de las Rosas, donde se emplaza la Casa del Cine.

También se puede gozar de jornadas deportivas, ya que se pueden arrendar patines y bicicletas. ES más, el parque es base de la competencia hípica Piazza di Siena.

 Cita en el parque Villa Borghese 

Villa Borghese en Roma
Villa Borghese – muratart

Entrar al parque es posible durante las 24 horas del día y de manera absolutamente gratuita. Sin embargo, los distintos atractivos culturales tienen horarios y costes diferentes. Incluso algunos requieren de reservas, por ello, la recomendación es a revisar en detalle el paseo turístico por el parque.

Finalmente, recordar que entre las fuentes destacan la Fontana del Fiocco, la Fontana dei Cavalli Marini, la Fontana Oscure y Fontana dei Pupazzi. En la decoración resalta el Hidrocronometro, el Arco di Settimio Severo, la Grotta dei Vini, el Templo di Esculapio y Propilei Neoclassici, entre otros muchos atractivos.

Ahora solo tienes que animarte a recorrer el gran parque Villa Borghese de Roma y disfrutar como nunca. ¿Te apuntas? Es una experiencia que no olvidarás fácilmente.