Viena, una ciudad que tienes que descubrir

Adrián Pérez 18 agosto, 2017

Cuando oímos hablar de la capital de Austria pensamos en los palacios, en la emperatriz Sissi y en la Ópera. Pero hay muchas formas de disfrutar de Viena en cualquier época del año. Conocer sus monumentos es solo una de ellas. Queremos darte algunas ideas para que vivas y sientas una ciudad única.

Viena y la música

Viena está íntimamente ligada a grandes compositores como Mozart, Beethoven, Schubert o Strauss, tanto por nacimiento como por adopción. Por ello, la música se respira en infinidad de lugares de la ciudad. Y hay opciones para todos los gustos.

Ópera de Viena
Ópera de Viena – Aleksandar Todorovic

Una de las visitas más atractivas es la de la Casa de la Música. Está en un palacio que perteneció al archiduque Carlos y propone un recorrido interactivo por salas temáticas reales y virtuales. Aquí se puede experimentar el Concierto de Año Nuevo o descubrir la historia de la Filarmónica de Viena, entre otras muchas experiencias.

Ya que hablamos de orquestas, en Viena hay dos famosas: la ya nombrada Filarmónica, una de las mejores del mundo, y la Sinfónica, especializada en obras de Brahms, Strauss, Mahler y Bruckner. Si tienes la ocasión de disfrutar de alguno de sus conciertos, seguro que no lo olvidarás.

Y no podemos olvidarnos de los niños cantores de Viena, que también son patrimonio nacional y entusiasman a todo el mundo. Los puedes escuchar en las misas dominicales de la Capilla del Palacio Imperial y en los “Friday Afternoons”.

Monumento a Strauss en Viena
Monumento a Strauss en el Stadtpark – Caminoel

Para conocer más sobre la vida de uno de los compositores “inmortales” puedes visitar la casa de Mozart. También es recomendable visitar el Museo de Strauss, la estatua de este artista en el Wiener Stadtoark y los sitios dedicados a Beethoven (algunas de las casas donde residió en la ciudad).

Viena y las compras

En la capital austriaca encontrarás muchas calles comerciales y zonas peatonales con tiendas lujosas y elegantes para adquirir objetos originales. También puedes ir de compras en el casco antiguo, sobre todo joyas, souvenirs, arte culinario, moda y accesorios.

Goldenes Quartier en Viena
Goldenes Quartier – Böhringer Friedrich / commons.wikimedia.org

En la zona de Goldenes Quartier están las marcas más lujosas, como Louis Vuitton, Armani, Prada y Saint Laurent. Y también en Kohlmarkt encontrarás artículos de primera clase.

Por supuesto, puedes hacer compras libres de impuestos o visitar los talleres donde adquirir vajilla, piezas de plata e iluminación elegante. Otra opción es pasear por los mercadillos en busca de reliquias y antigüedades (no te pierdas Naschmarkt y el mercado Zeitrese), o incluso echar un vistazo a los comercios que hace siglos se encargaban de vestir a la corte.

Viena y la gastronomía

La comida también es arte, y por ello merece la pena aprender sobre ella en tu estancia en Viena. Es muy frecuente en verano que los locales salgan a comer a cualquiera de las terrazas de la ciudad. No dudes en visitar los “Schanigarten” de las plazas, aceras y zonas peatonales. Hay más de 2500 terrazas para elegir. La más antigua data de 1754 .

Pasaje Ferstel en Viena
Pasaje Ferstel – SchiDD

Y puedes encontrar muy buenos restaurantes en el casco antiguo y en los distritos cercanos. Incluso, la ciudad ofrece la oportunidad de cenar en un museo. Así es, porque el Museo de Historia Natural organiza los “miércoles culinarios”, el Museo de Historia del Arte tiene sus “veladas gourmet” los jueves y el Palacio de Schonbrunn tiene una opción para combinar paseo y cena.

Por si quieres ir tomando nota, te nombramos algunos de los platos típicos de la gastronomía vienesa: Wiener Schnitzel (escalope de ternera empanado), Taflespitz (carne de buey con verduras), Forelle nach Mullerin Art (trucha a la molinara), Tiroler Grost (patatas con jamón frito), Gulash (estofado de carne), Rinsuppe (sopa de carne), Powidl (guiso de ciruelas) y Knodel (albóndigas con sémola de trigo y patatas).

Para el postre puedes elegir Buchteln (bollo relleno con mermelada de albaricoque), Apfelstrudel (Pastel de manzana), Sachertorte (tarta de chocolate con albaricoque), Krapfen (masa dulce con relleno) y Vanillekipferl (galletas con vainilla y avellana).

“Se tiene que viajar para aprender.”

-Mark Twain-

Estas que te hemos mostrado son tres formas diferentes de disfrutar de Viena. Y entre una y otra, nada mejor que ir descubriendo los maravillosos monumentos de la ciudad.

Te puede gustar