Salzburgo: la ciudad de Mozart

· 19 marzo, 2016

Romántica y hermosa como pocas, Salzburgo es la ciudad que vio nacer a un autentico genio como fue Mozart. De hecho, el arte en todas sus expresiones se respira en cada rincón de esta fantástica ciudad, la cuarta en población de Austria.

Los tesoros de Salzburgo

El casco histórico de Salzburgo está declarado Patrimonio de la Humanidad, lo que da una idea de lo que el visitante va a encontrar aquí.

Casa Museo de Mozart

Esta casa, ubicada en la calle Getridegasse, fue el lugar donde la familia Mozart vivió desde 1747 hasta 1773 y en ella nació en 1756 el genio de la música.

Casa de Mozart en Salzburgo
Casa natal de Mozart – Ulrich Mueller

Desde 1880 es un museo dedicado al compositor gracias a la iniciativa de la Fundación Internacional Mozart. Una casa que ha sido remodelada y ampliada con el paso de los años, aunque se han conservado objetos y parte del mobiliario de la casa original para que los visitantes cuenten con una experiencia más completa.

Las habitaciones de este museo en Salzburgo están repletas de documentos, instrumentos musicales y cartas, entre otros objetos importantes para Mozart. En la primera planta se pueden admirar distintas exposiciones, mientras que en la planta alta se ilustra la parte más teatral del artista y se puede percibir un Mozart más evolucionado en el ámbito musical.

“Dadme el mejor piano de Europa, pero con un auditorio que no quiere o no siente conmigo lo que ejecuto, y perderé todo el gusto por la ejecución.”

-Wolfgang Amadeus Mozart-

Fortaleza de Hohensalzburg

Esta fortaleza es una de las mejor conservadas de Europa. Fue construida en el año 1077 por órdenes del arzobispo Gebhard y remodelada siglos más tarde por el arzobispo Leonhard von Keutschach (Entre 1459 y 1519). La decoración interna de la fortaleza presenta un estilo gótico y tallados de madera y sus muros se encuentran adornados con frescos de distintas épocas.

Fortaleza de Hohensalzburg
Fortaleza de Hohensalzburg – Mikhail P.

Según afirman distintas historias, ningún enemigo logró jamás tomar posesión de esta fortaleza, ni siquiera en la época de las guerras Húngaras y de los Campesinos.

Actualmente, la fortaleza es un lugar en el que la educación ocupa un lugar destacado, ya que en verano catedráticos y artistas se reúnen para ofrecer algunos cursos y conferencias gracias al incentivo de la Academia Internacional de Verano.

Para llegar de manera rápida y cómoda hasta la fortaleza de Hohensalzburg se construyó en 1892  un funicular que se toma en la calle Festungsgasse.

Catedral de Salzburgo

Se trata de un magnífico edifico barroco del siglo XVII levantado en el lugar de la primitiva catedral, devastada por un incendio. Aquí fue bautizado Mozart en una hermosa pila bautismal románica de bronce y aquí fue también organista.

Catedral de Salzburgo
Catedral de Salzburgo – anyaivanova

Destaca de este hermoso edificio de una sola nave su cúpula, estructura que tuvo que ser reconstruida después de que una bomba la destrozara durante la Segunda Guerra Mundial. De su interior cabe destacar su magnífica decoración llena de detalles.

Palacio de Mirabell

Se construyó en 1606 en el centro de la ciudad. Es el sueño de los más románticos, aquí encontrarán un lujoso salón de mármol, una antigua sala de ceremonias que hoy está considerada como uno de los salones de boda más bellos del mundo.

Palacio de Mirabell en Salzburgo
Palacio de Mirabell – canadastock

Pero de este bello palacio destacan, sobre todo, sus jardines, con sus fuentes y esculturas. Un lugar perfecto para relajarse.

Palacio de Hellbrunn

El origen del palacio de Hellbrunn se remonta al año 1612, cuando Markus Sittikus von Mohenems, príncipe arzobispo de aquella época, ordenó la construcción de una gran vivienda de verano en pleno monte Hellbrunn. Sittikus encargó a Santino Solari, arquitecto experto en la edificación de catedrales, el diseño de un palacio de aspecto renacentista.

Palacio de Hellbrun en Salzburgo
Palacio de Hellbrun – Anibal Trejo

Pero lo más peculiar es cómo el agua se hace protagonista de sus distintos espacios. Así pueden apreciarse fuentes, grutas entre las sombras de los árboles y efectos sorpresa. Los Juegos del Agua son, precisamente una de sus grandes atracciones.

Hace siglos este lugar era el preferido para realizar recorridos o excursiones y participar en cacerías, así como en celebraciones emblemáticas de Salzburgo. Hoy sigue siendo punto de encuentro y reunión, pero priman las actividades culturales.

Salzburgo es una ciudad hermosa, con una larga historia y con importantes acontecimientos culturales que la convierten en un destino perfecto, sea lo que sea lo que busques en tus vacaciones.