4 pueblos de cuento en Austria

· 4 febrero, 2016

 Austria es uno de los países europeos con más encanto natural gracias a los alpinos paisajes montañosos, las verdes praderas y los valles dignos de hacer aparición en cualquier película. No obstante, si lo que deseamos es descubrir sus verdaderas particularidades, deberemos planear un recorrido por los preciosos pueblos que se extienden a lo largo y ancho de sus fronteras.

Ruta romántica por los pueblos de Austria

1. Hallstatt, una preciosa postal navideña

En la escarpada área de Salzkammergut, a orillas del lago Hallstättersee se encuentra el espectacular pueblecito de Hallstatt. La primera impresión que causa su contemplación es que se trata de una especie de miniatura sacada de un cuento invernal.

Hallstatt en Austria
Hallstatt – canadastock

Lo idílico y excepcional de su situación, sumado a la peculiar y colorida arquitectura de sus casas, lo convierten en uno de los lugares favoritos de turistas de todo el planeta. De hecho, ha sido incluido en la lista de los municipios más hermosos del mundo.

La belleza de sus edificaciones e intrincadas callejuelas hizo que fuese proclamado Patrimonio de la Humanidad en 1997. Su zona más alta alberga un funicular que une la zona urbana con una antigua mina de sal que da nombre a la población y que no nos podemos perder. También es el lugar desde que es posible acceder al teleférico que lleva hasta la entrada de la cueva de hielo Eisriesenwelt.

2. Melk, misterio monacal

Melk es una pequeña localidad situada en las inmediaciones de la cuenca de Wachau y dividida por el paso del Danubio. Uno de sus más importantes espacios de interés turístico es, sin duda, su extraordinaria e inmensa abadía benedictina.

Abadía de Melk
Abadía de Melk – leoks

Este monasterio fue fundado en el siglo XI para albergar una escuela monacal, así como la asombrosa biblioteca de la que aún hoy hace gala. La colección de libros que alberga, en la que se engloban extensos manuscritos de la época medieval de valor incalculable, es tan inigualable que está considerada una de las más majestuosas del mundo.

Como dato curioso, cabe añadir que el escritor Umberto Eco, en su novela El nombre de la rosa mencionaba esta construcción y la homenajeaba nombrando al protagonista de la misma Adso de Melk. Por estas y muchas más razones, este convento recibe diariamente a cientos de viajeros interesados en la materia.

Ruta alpina por pueblos de Austria

3. Zell am See, vacaciones en el lago

Los enormes y profundos lagos que bañan las montañas tirolesas de Schmittenhöhe convierten a Zell am See en el emplazamiento vacacional por excelencia de los austríacos, que la visitan tanto en invierno como en verano.

Zell am See-en Austria
Zell am See – canadastock

Durante la temporada de esquí sus magníficos glaciares de puro hielo quedan cubiertos por una espesa capa de nieve. Este paisaje nevado es muy codiciado por los esquiadores que desean realizar descensos de vértigo disfrutando de una estimulante panorámica.

“La tierra parece una magnífica flor de loto cuando el sol se alza sobre el paisaje nevado.”

-Akiko Yosano-

Por su parte, en la época más calurosa, los spas que acoge se llenan de personas que buscan relajarse durante sus días libres. Del mismo modo, son muchos los senderistas que vienen a disfrutar del encanto de esta zona.

4. Fiss, bellos senderos alpinos

Fiss es una pequeña aldea de Austria en la que todos desean esquiar. Fuera de la época invernal este diminuto pueblo no supera los mil habitantes. Es más, allí apenas hay casi restaurantes o bares y, por supuesto, carece de un centro comercial propiamente dicho.

Fiss en Austria
Fiss – bofotolux

Pero no todo es negativo, si nuestra visita no se desarrolla durante fechas señaladas podremos gozar de la verdadera tranquilidad. El paradigma del sosiego alcanza en Fiss sus cotas más altas. Los resorts, gigantescos y totalmente vacíos nos recibirán con las puertas abiertas y nos ofrecerán todo tipo de servicios de primera categoría como masajes y demás tratamientos de salud y belleza.

Sin embargo, si nos inclinamos por dirigirnos allí en temporada alta tampoco nos arrepentiremos porque caminar por los suntuosos senderos de los Alpes para posteriormente relajarse en las cálidas aguas de un jacuzzi o una sauna es un verdadero placer.