Un viaje de costa a costa por Estados Unidos y Canadá

Este artículo fue redactado y avalado por el historiador del arte Armando Cerra
· 27 marzo, 2019
Cruzamos el continente americano por Estados Unidos y Canadá. Dos rutas muy diferentes, pero maravillosas.

Un viaje de costa a costa por Norteamérica es la experiencia soñada. Lo más tradicional puede ser el recorrido por Estados Unidos, con una mayor carga cinematográfica. Pero un itinerario desde el Atlántico hasta el Pacífico por Canadá, igualmente, es un viaje apasionante.

Estados Unidos de costa a costa

Un viaje de costa a costa por Estados Unidos es el viaje de toda una vida. Hay tantas cosas que ver, que esta experiencia la podemos alargar tanto como queramos, ya que se puede hacer la mítica Ruta 66 o cientos de caminos diferentes.

Pero como siempre viajamos con prisas, aquí os proponemos una ruta turística accesible para un periodo de vacaciones.

Nueva York

Vista de Manhattan en Nueva York
Isla de Manhattan en Nueva York

¿Qué decir de Nueva York? Ya se ha dicho todo. Nos suena todo lo que hay que ver. El puente de Brooklyn, el Empire State Building, el Rockefeller Center, Times Square, Broadway, Coney Island…

Nos suena todo lo que hay en la ciudad, pero cuando se ve en persona nos impresionará igual. Cualquier viaje de costa a costa por EE.UU. debe empezar, o acabar, en Nueva York.

Philadelphia

Una de las ciudades con mayor carga histórica de todos los Estados Unidos es Philadelphia. Allí, cualquier rincón le rinde un emotivo homenaje a la independencia del país y a los llamados padres de la patria. Un sitio que hay que conocer para comprender mucho mejor este país, a veces tan incomprensible.

Chicago

Vista de la ciudad de Chicago
Vista de Chicago

El trayecto por la zona este puede acabar en Chicago, la ciudad del viento a orillas del lago Michigan. Un mar interior que sobrecoge. Como también impresiona la arquitectura de esta ciudad, sus canales y su extraordinaria vitalidad.

La gran sorpresa de las ciudades del país siempre es Chicago. Pero hemos de dejarla para seguir nuestro viaje de costa a costa. El cual os proponemos proseguir volando.

Las Vegas

Vista de la ciudad de Las Vegas
Vista de Las Vegas

El destino es la ciudad del pecado, Las Vegas, en mitad del desierto del estado de Nevada. Allí tienes hoteles que son parques temáticos, así como casinos, espectáculos alucinantes o capillas para casarte. Eso, y muchísimo más.

Disfruta a tope de la estancia, pero eso sí, no lo cuentes, porque lo que pasa en Las Vegas se queda en Las Vegas. Aunque por favor, saca tiempo para visitar el Gran Cañón.

San Francisco

Golden Gate de San Francisco
Golden Gate en San Francisco

Llegamos al Pacífico, la meta de este viaje de costa a costa por los Estados Unidos. Podríamos acabarlo en las playas de Los Ángeles, pero os proponemos ir más al norte, a San Francisco. Con su Golden Gate, su ambiente liberal, sus tranvías y su puerto, es un lugar ideal para terminar este viaje y empezar a preparar el siguiente.

Canadá de costa a costa

En el caso de Canadá, el recorrido de costa a costa en la práctica ofrece menos variantes que su vecino Estados Unidos, ya que la parte norte del país es realmente inhóspita. De manera que os hemos preparado la siguiente ruta:

Montreal

Viejo Montreal
Ciudad vieja de Montreal

Comenzamos el viaje de costa a costa por Canadá en la ciudad francófona de Montreal. Una de las más bellas del país, por su barrio antiguo y su Mont Royal.

Además, muy cerca se visita el Lac Delage y la reserva natural de Laurentides. Sin duda, el contrapunto a la urbanismo de la ciudad y uno de los primeros tesoros naturales que descubriremos en este viaje.

Quebec, Ottawa y Toronto

Vista de Toronto
Vista de Toronto

Si lo tuyo es el turismo urbano, durante este viaje canadiense de costa a costa tienes varios destinos interesantes. Uno de ellos es Quebec, camino de la cual deberás visitar la hermosa cascada de Montmorency. También puedes recorrer Ottawa, una capital de lo más amigable.

hay que visitar Toronto, la gran metrópoli canadiense. Además, muy cerca hay una visita única y obligada. Son las cataratas del Niágara, que podrás ver desde la orilla canadiense o desde el lado de Estados Unidos. Y por supuesto, también haciendo un trayecto en barco realmente espectacular.

Banff y Jasper

Lago Morraine en Canadá
Lago Morraine

El paisaje canadiense puede ser muy duro en ciertas épocas del año, por eso este viaje de costa a costa, para ser práctico, debe incluir el avión. Así que os recomendamos volar desde el este a las Montañas Rocosas. Allí nos espera el paraíso de cualquier montañero y amante de los deportes en la naturaleza: Banff

El ambiente montañero prosigue en Jasper. Aquí los lugares que se pueden visitar son casi infinitos. Eso sí, siempre llevando como calzado una buenas botas de montaña. Es posible ver Maligne Lake; la cima del Monte Robson, el más alto de las Rocosas canadienses; o el lago Moose.

Vancouver

Acabamos el recorrido de costa a costa por Canadá llegando a Vancouver. Una de las ciudades con más calidad de vida de todo el mundo. Un sitio tremendamente acogedor del que nos costará despedirnos, pero de momento, nuestro periplo por Norteamérica ha concluido.