Te proponemos una visita a Chicago de tres días

· 8 octubre, 2018
Chicago es una de las grandes ciudades de Estados Unidos. Y es mucho más que una ciudad de paso, ya que cuenta con innumerables atractivos.

En ocasiones, se piensa que la visita a Chicago es tan solo una escala obligada entre otros destinos de Norteamérica, e incluso de Asia. Sin embargo, nada más lejos de la realidad. Esta megaurbe a orillas del descomunal lago Michigan es una de las más atractivas que se pueden visitar en un viaje a Estados Unidos. Así que si tienes una oportunidad, viaja a Chicago.

Plan para la visita a Chicago

Avenida Michigan de Chicago
Avenida Michigan

Como decíamos antes, la visita a Chicago nos puede ofrecer un sinfín de lugares interesantes, hermosos y singulares. Tantos, que hay que ser realista y reconocer que no se va a poder disfrutar de todos en profundidad con un único viaje.

A eso le debemos añadir nuestra idea de que se ha de viajar siempre con un punto de calma. No hay que ir con prisas ni estrés. Viajar ha de ser un placer. Por ello, aquí os proponemos un plan de visita a Chicago para tres días.

Tres jornadas, pero sin llegar a agobiar, disfrutando de cada uno de los sitios y lugares que visitaremos. Gozaremos tanto de la ciudad, que nos quedarán ganas de regresar en otra ocasión.

Día 1 en Chicago

Para la primera jornada de la visita a Chicago os recomendamos madrugar un poquito y acercaros al Millennium Park. Si madrugáis lo disfrutaréis con menos gente, ya que es una de las grandes atracciones de la ciudad.

Millennium Park en Chicago
Millennium Park

Yendo pronto podréis haceros la foto más típica bajo The Cloud Gate, con forma de enorme alubia abierta de acero pulido, en la que todos nos queremos inmortalizar deformados.

Tras eso, ya podemos ver otros lugares interesantes del Millennium Park, como es la fuente Crown, programada para proyectar caras de los habitantes de Chicago. Y, desde luego, hay que acercarse al pabellón Jay Pritzker, donde no es raro que haya conciertos gratuitos.

Muy cerca del Millenium Park hay un lugar de renombre mundial, es el Art Institute of Chicago. Es uno de los mejores museos del mundo, donde se guardan obras de Van Gogh, Degas, Picasso o Kandinsky. Un sitio en el que los amantes del arte pueden pasar horas, pero os recomendamos hacer una selección para hacer más cosas hoy.

A la salida lo suyo será darse un tranquilo paseo por la Magnificent Mile. Una milla, o sea, casi dos kilómetros de calle con los comercios más exclusivos y también más populares. Un sitio que debéis conocer, para disfrutar de su animación, de los restaurantes que hay en las proximidades y para comprar los recuerdos de vuestra visita a Chicago.

Día 2 en Chicago

Navy Pier, una de las cosas qeu ver en una visita a Chicago
Navy Pier

El segundo día puede ser el más recordado de la visita a Chicago en el caso de hacer el viaje con niños. Para empezar, porque por la mañana iremos al Navy Pier, un antiguo muelle militar durante la Primera Guerra Mundial que ahora es un divertido parque de atracciones.

Para los pequeños será imprescindible pasar un buen rato en este lugar. Y es posible complementarlo luego tomando allí mismo un barco que nos lleve por el lago a contemplar el espectacular skyline de la ciudad.

Ya de vuelta a las calles de Chicago, os recomendamos dos visitas imprescindibles para los más cinéfilos. Una debe ser la Union Station, un edificio bello de por sí, pero además reconocible por ser el escenario de una célebre secuencia de Los inmortales, de Elliot Ness.

El otro lugar es el Chicago Theatre, también cargado de historia y cine, al haberse utilizado en la oscarizada película Chicago. Intenso es el segundo día de visita en Chicago, ¿no?

El broche al día se puede poner paseando al atardecer en un water taxi entre los rascacielos de la ciudad. Una actividad de lo más impactante.

Día 3 en Chicago

Field Museum de Chicago
Field Museum de Chicago

Nuestro último día de visita en Chicago comenzará en el Field Museum o Museo de Historia Natural. Un lugar que también fascinará a los niños, sobre todo sus salas dedicadas a los animales y los dinosaurios. En el interior hay mucho que ver y también muchos talleres que realizar.

Pero aprovechad el día y salid al exterior para dar un último paseo por el corazón de la ciudad, caminando por la avenida Michigan y cruzando el carismático puente DuSable.

Y cuando os canséis de pasear, visitad el Sheed Aquarium. Hoy en día ya no es el mayor acuario del mundo, pero sigue siendo fascinante para grandes y pequeños. Un fin de visita a Chicago inigualable.