Valle de Baztán en Navarra, belleza pirenáica

Pedro 15 julio, 2016

Tal vez nadie había descrito con tanto acierto la singularidad del valle de Baztán, en Navarra, como la escritora Dolores Redondo. Gracias a su trilogía con el mismo nombre que la propia formación natural este singular espacio ha recobrado su merecida fama y ha saltado a la palestra como destino turístico de primer orden.

Las singularidades del valle de Baztán en Navarra

El valle de Baztán se encuentra en el norte de España, enclavado en la zona de los montes Pirineos en su parte más occidental, lindando con el océano Atlántico, entre dos puertos marítimos conocidos como Otsondo y Belate.

Elizondo en el Valle de Baztán
Elizondo – Carlos Charlez

Elizondo es considerada como la capital del valle de Baztán, aunque en sus más de 350 kilómetros cuadrados encontramos un total de quince pueblos, entre los que destacan Arraioz, Almandoz, Ziga, Garztain, Arizkum, Erratzu o Irurita entre otros.

Pequeña historia del valle

Una singularidad muy llamativa del valle de Baztán es su historia. Antaño algo olvidado, fueron los indianos y los hidalgos, devueltos de los mares atlánticos con grandes fortunas cosechadas en sus viajes, quienes invirtieron en remodelar la zona para convertirla en su lugar de residencia.

Pasados los años, podemos encontrar un buen número de palacios entre los pueblos del valle. Además, también hay gran cantidad de bellos caseríos repletos de balcones y fabricados en piedras rosáceas con muy buen gusto.

Elizondo en el valle de Baztán
Elizondo – Óscar m Piñero / Flickr.com

No obstante, la historia del valle de Baztán es amplia y muy antigua. Entre sus verdes rincones hay un buen número de monumentos megalíticos, cuevas que antaño protegieron al hombre primitivo, puentes medievales, monasterios, y un sinfín de atracciones naturales como ríos, prados, colinas, extensos bosques…

Además, en el valle han quedado patentes infinidad de leyendas que confieren al lugar un halo de misterio y singularidad realmente llamativo. El paso de decenas de peregrinos, contrabandistas e incluso supuestas brujas han dado para que mentes como Dolores Redondo ubicase allí su Trilogía del Baztán o Álex de la Iglesia lo usase para su film Las brujas de Zugarramurdi.

“Amaia sentía en aquel bosque presencias tan palpables que resultaba fácil aceptar una cultura druida, un poder del árbol por encima del hombre, y evocar el tiempo en que en aquellos lugares y en todo el valle la comunión entre seres mágicos y humanos fue religión.”

-Dolores Redondo-

Por si fuera poco, su misterio y encanto crece gracias a sus múltiples rutas. Por allí puedes seguir el Camino de Santiago, emulando a los europeos que usaban el valle para cruzar el Pirineo desde Bayona, o bien seguir la Ruta de las Brujas o el Sendero de los Contrabandistas.

¿Qué hacer en el valle de Baztán?

El valle de Baztán esconde todo tipo de excelentes actividades para los amantes de los viajes inolvidables. Como hemos dicho, sus múltiples caminos y su frondosa naturaleza lo convierten en destino ideal para los senderistas, que bajarán desde los Pirineos hacia el mar en rutas de increíble belleza.

Cueva de Zugarramundi en el valle del Baztán
Cueva de Zugarramundi – Alberto Loyo

Pero además, cualquier persona que goce de la historia y el patrimonio cultural y artístico encontrará en el Baztán un rincón maravilloso para descubrir tradiciones ancestrales, arquitectura clásica, turismo rural e incluso museos que guardan la historia del lugar.

Si te gusta comer bien, no olvides que estás en una de las zonas de España donde más rica y variada es la gastronomía. Descubre cómo se cocinan las verduras más frescas, el pescado recién salido del mar o la carne más jugosa.

Matices peculiares del valle

El Baztán acoge un sinfín de singulares matices que merece la pena destacar. Por ejemplo, los dólmenes de Izpegi, ubicados allí desde tiempos inmemoriales en compañía de los magalitos de Erratzu-Alduide. Poblados prehistóricos verdaderamente únicos.

Valle del Baztán
Amaiur – electroduende_ / Flickr.com

También podemos conocer famosas torres y fortalezas medievales típicas de la Baja Edad Media. Encontramos las más famosas en Arraioz, e incluso está la opción de alojarse en una si visitamos Arizkun. O también te puedes dejar caer por Elbete o Elizondo, donde está el museo etnográfico.

Además, se ha cuidado mucho la conservación del Camino de Santiago a su paso por el valle de Baztán. Procedente de Bayona, se pueden vislumbrar en sus lindes la ermita de Santiago, el hospital de peregrinos o la iglesia de San Lorenzo.

Museo Santxotena
Museo Santxotena – Rufino Lasaosa / Flickr.com

Otros rincones que merecen la pena del Baztán serán el Parque Escultórico de Xabier Santxotena, en plena zona de la Casa-Museo Goggienea, siempre que te acerques al pueblo de Arizkun, uno de los más bonitos del valle.

No cabe duda de que una visita al valle de Baztán es una elección fantástica para todo visitante que ame la naturaleza, la historia, el misterio y todo cuanto es bello y bonito en este mundo… Prepárate para una aventura única.

Te puede gustar