Una inolvidable visita a la ciudad de Copenhague

Bicicletas, puentes y casitas todas iguales (aunque de diferentes colores). Esa es la magnífica presentación de la capital de Dinamarca. Tranquila y divertida, histórica y moderna, repleta y ordenada… son solo algunas de las palabras que podemos usar para definirla. En este artículo te contamos qué debe contener una típica visita por la ciudad de Copenhague. ¡Prepara tus maletas y que comience el recorrido!

Caminar o andar en bicicleta por la capital danesa

Esos son los dos medios de transporte por excelencia en Copenhague. Puedes visitar el centro de la ciudad entre calles peatonales y cruzar sus decenas de puentes para llegar a donde desees. Es, sin duda, un lugar lleno de encanto… ¡quedarás enamorado de sus paisajes urbanos!

Calles de Copenhague
Calles de Copenhague – Bucchi Francesco

Como las distancias son cortas, también puedes aprovechar y recorrer los alrededores. Imagina que eres un rey o una reina al parar frente a cualquiera de los castillos imperiales. Los parques que guardan vestigios del paso de los vikingos y las playas para tumbarse al sol completarán tu estancia en la hermosa Copenhague.

¡Y aún hay más! Si quieres, puedes cruzar un puente y… estar en otro país. Así es, porque Suecia está muy cerca con sus ciudades de Malmo, Helsingborg y Lund. Sin dudas, tu viaje a esta región del Oresund será inolvidable.

¿Qué visitar en Copenhague?

Alquila una bicicleta en cualquiera de las tiendas y que comience el paseo. Las estaciones de ferrocarril Central y la de Osterbro son las más populares para el alquiler y los precios son bastante asequibles. Incluso puedes tenerla todo el fin de semana. El recorrido típico por la ciudad incluye:

Ribera del Mar

Es donde se ubica la archiconocida Sirenita. El Puerto Nuevo (Nyhavn), frente a la Plaza Real (Kongens Nytorv), es una zona muy visitada por los turistas. Allí donde los marineros frecuentaban los bares y burdeles al bajar de los barcos durante el siglo XVII, hoy hay decenas de restaurantes y cafeterías con sus fachadas de colores y las mesas al aire libre.

La Sierenita en Copenhague
La Sirenita – Peter O’Toole

El escritor Hans Christian Andersen vivió en la zona y cada 2 de abril (día de su cumpleaños) se pueden ver hombres disfrazados paseando por la costa.

“La vida en sí es el más maravilloso cuento de hadas”

-Hans Christian Andersen-

El paseo a lo largo de Bredgade hasta el parque Churchill es muy ameno. Si sigues por el Hotel Admiral te encontrarás con la estatua de la Sirenita (Den Lille Havfrue) mirando tristemente hacia el mar. Fue colocada en 1913 en honor a la protagonista de uno de los cuentos más importantes de Andersen.

La leyenda danesa cuenta en Copenhague, un humilde pescador fue sucumbido por los cantos de una joven sirena mientras faenaba, entonces la Sirenita renunció a su inmortalidad a cambio de poseer el aspecto de una mujer. De esta forma, conseguiría mantener el amor de su príncipe.

Estación Central de Ferrocarril y jardines Tívoli

Su nombre en lengua local es Kobenhavn Hovedbanegard y es un edificio muy bonito con una decoración que incluye vigas de madera. Allí llegan y parten los servicios de tren hacia diferentes zonas del país.

Jardines del Tívoli en Copenhague
Jardines del Tívoli – Tony Moran

Al salir de la estación te encontrarás con los hermosos jardines Tívoli, un parque de atracciones que tiene 170 años y forma parte de las tradiciones danesas. También hay auditorios y teatros donde en la temporada estival se presentan diversos espectáculos. Cuenta con un pequeño lago y es el sitio elegido por muchas parejas para ver la puesta del sol.

Plaza del Ayuntamiento y Stroget

Radhuspladsen es su nombre original, pero no hace falta que te lo aprendas… ¡llegarás fácilmente! Está en el centro neurálgico de Copenhague y el edificio gubernamental ofrece la posibilidad de subir a su torre (solo con visita guiada).

Ayuntamiento de Copenhague
Ayuntamiento – Leonid Andronov

Sigue por la calle peatonal Stroget, que te lleva hasta el Teatro Real. Está repleta de tiendas y restaurantes, grandes almacenes y marcas lujosas sobre todo de ropa. Durante la noche es un punto elegido por los jóvenes para ir de marcha, ya que se concentran varias discotecas y bares.

En toda su extensión, Stroget te conecta con varias plazas. Una de ellas es Nytorv, donde se ubica el tribunal de la ciudad. Otra muy bonita es Hojbro Plads, cuyos edificios destacados de los alrededores son nada menos que el Parlamento y el de la Bolsa. Muy cerca de allí, no te pierdas la Biblioteca Nacional, con su parte antigua de ladrillo y su área moderna de cristal.

Copenhague
Copenahgue – egd

Todo esto puede hacerse en un solo día. ¿Te quedas un fin de semana en Copenhague? Te recomendamos entonces que pasees por las cercanías de la ciudad y que te animes a atravesar el puente hacia Suecia.

Categorías: Destinos Etiquetas:
Te puede gustar