Un precioso templo budista en Huesca

Adrián Pérez 26 junio, 2016

Guardado entre las montañas de Huesca, sobre un capa de nubes, se encuentra el templo budista Dag Shang Kagyü. De por sí representa la relajación, la tranquilidad y la paz, pero el entorno envidiable donde se ubica brinda además hermosos paisajes de verdes montañas muy cerca de los Pirineos. Vamos a Huesca a conocer este templo budista multicolor que te encantará.

Pocos saben de la existencia de este auténtico monasterio budista en Huesca. El budismo se ha expandido a nivel mundial creando estos magníficos templos en distintos países. En España se pueden encontrar preciosos templos budistas y el Dag Shang Kagyü es uno de los que más destaca.

Templo budista en Huesca
Dag Shang Kagyü – Santi Rodriguez

Este templo está ubicado entre el valle de Benasque y el de Bielsa, junto a la pintoresca aldea de Panillo. Aquí han ido surgiendo templos, viviendas, una escuela, hospedería y una casa de retiros. Lo llaman el pequeño Bután, un rincón donde se puede vivir de una manera diferente en plena cultura occidental.

Breve historia

Fue fundado en 1984 por S.E. Kalu Rimpoché, uno de los lamas tibetanos más carismáticos. Su fin es ser lugar de aprendizaje y práctica del Budismo Vajrayana, popularmente conocido como Budismo Tibetano o Budismo del Himalaya.

Interior Dag Shang Kagyu
Interior Dag Shang Kagyu – horrapics / commons.wikimedia.org

Desde 1976, S.E. Kalu Rimpoché, comenzó a difundir la cultura budista en Occidente, llevando el dharma a países de Europa y América. Fundó personalmente más de 70 centros de retiro e hizo construir una veintena de estupas.

Actualmente, el templo budista Dag Shang Kagyü, se encuentra bajo la dirección espiritual de V. Lama Drubgyu y está supervisado por auténticos lamas tibetano-butaneses que allí residen. Estos imparten enseñanzas y son guía de los practicantes que visitan periódicamente el templo.

Características del templo budista Dag Shang Kagyü

La estupa

La edificación del templo tiene un estilo tradicional, una estupa de 17 metros de alto y una escuela o Shedra. La estupa representa “la apertura de las puertas hacia la enseñanza”. Es de base cuadrada y de varios niveles, símbolo de las diez virtudes y responde a una arquitectura típica budista.

Es posible entrar en el interior de la estupa, para eso debes quitarte los zapatos. Al entrar te encontrarás con un templo más pequeño que el principal, pero muy íntimo y acogedor. Allí puedes quedarte a divagar y admirar las 35 imágenes de Buda que están pintadas en sus paredes.

Templo budista en Huesca
Dag Sahng Kagyü  – Jorge Franganillo / Flickr.com

La atención y belleza de la estupa responde a que es la construcción sagrada más representativa de la tradición budista. Tiene una simbología especial y es el de tener la mente despierta. Además es el símbolo de los seres iluminados. Quienes veneran las estupas, generalmente participan en su construcción o se quedan habitando cerca de ella para recibir su influencia positiva.

En la estupa se encuentra un cartel que indica que debes girar alrededor de ella en el sentido de las agujas del reloj. Allí te encontrarás con los molinillos de oración, estos contienen en su interior miles de mantras que simbolizan el sonido del amor  y de la compasión.

Los alrededores del templo

Entrada a Dag Sang Kayü
Entrada a Dag Sang Kagyü – María Pilar Bielsa / commons.wikimedia.org

Los alrededores de este templo nos trasladan al continente asiático. Allí podemos ver banderas y gallardetes con oraciones escritas. Estas son movidas por el viento que convierte el sonido en una oración permanente.

Hay campanitas prendidas entre los pinos, que al sonar “dan gloria a los de arriba y alegría a los de abajo”. Toda esta belleza, paz y tranquilidad está enmarcada en una vida austera y sencilla, persiguiendo la perfección mental y la espiritualidad.

El templo

Al entrar al monasterio un colorido arco brinda la bienvenida a los visitantes. Desde él, un camino de banderines indica la ruta a seguir. Al final te encontrarás con una edificación hermosa y colorida, con remates de aleros y linterna.

Debes quitarte los zapatos para acceder al interior, donde verás alfombras, lámparas, muros y representaciones en los que el color prevalece ante todos sus elementos. En la planta superior viven los lamas y separada hay una casa de campo amplia, con habitaciones y un comedor de pocas comodidades, carencias normales en la vida austera de la religión budista.

“El insensato que reconoce su insensatez es un sabio. Pero un insensato que se cree sabio es, en verdad, un insensato.”

-Buda-

Zona de retiro

La zona de retiro Samten Ling, tiene otra estupa dedicada a la iluminación del Buda. Esta zona está formada por casitas de retiro individuales. También tiene otra zona de retiro de larga duración, con el centro de retiro para hombres llamado Naro Ling y para mujeres llamado Nigu Ling.

Visitar el templo budista Dag Shang Kagyü en Huesca es una experiencia llena de paz y tranquilidad. Excelente para desconectar y aliviarse de las rutinas del día a día. Es un lugar que merece la pena conocer.

Te puede gustar