Toulouse, una ciudad que merece la pena descubrir

Adrián Pérez 2 agosto, 2016

Quienes han visitado esta hermosa ciudad del sur francés pueden afirmar que Toulouse “tiene dos caras”: una de ellas es tranquila, peatonal y comercial y la otra es animada, joven y estudiantil. La que quieras descubrir depende de ti. De tradición universitaria y con un gran patrimonio artístico e histórico, Toulouse nos asombra a cada paso que demos. Descúbrela en este artículo.

Toulouse, la “Ciudad Rosa”

La cuarta ciudad más importante de Francia (detrás de París, Marsella y Lyon) está atravesada por el río Garona y por tres canales: Midi, Brienne y Garona. Recibe el apodo de “rosa” debido a que ese es el color predominante en los edificios antiguos, que fueron construidos con ladrillos caravista.

Puente Saint Pierre en Toulouse
Puente Saint Pierre – Anibal Trejo

Toulouse está formada por cuatro zonas: una romana (con calles estrechas y con pendientes), una medieval (conservada casi en su totalidad), los suburbios (desarrollados entre los siglos XVIII y XIX) y el extrarradio (las urbanizaciones en pueblos cercanos). Quizás en vez de decir que tiene dos caras… ¡mejor sería afirmar que cuenta con cuatro!

“El auténtico viaje de descubrimiento no consiste en buscar nuevos paisajes, sino en tener una mirada nueva.”

-Marcel Proust-

¿Qué ver en Toulouse?

Una ciudad agradable para recorrer a pie, con un centro histórico no muy extenso pero plagado de edificios religiosos y civiles y muchos siglos de vida como Toulouse vale la pena visitar al menos una vez en la vida. En un paseo “típico” no te puedes perder:

1. La Place du Capitole

El centro de la metrópoli. Una explanada abierta entre callejuelas que alberga el edificio del ayuntamiento y donde se llevan a cabo la mayoría de los eventos o celebraciones. También podemos disfrutar de los mercados callejeros ocasionales y los cafés con terrazas. El “cruce de caminos” nos lleva a otros atractivos importantes de la ciudad.

Place du Capitole deToulouse
Place du Capitole – Anibal Trejo

El Capitole es el que le da el nombre a la plaza, que además de sede gubernamental es un teatro. Fue construido entre los siglos XV y XVI y vale la pena visitar sus salas interiores con muros, paredes y techos decorados con frescos.

2. Basílica de St. Sernin

Saliendo de la plaza por la Rue du Taur nos toparemos con esta magnífica obra de estilo románico (vale decir que Toulouse tiene 90 iglesias y la catedral de St. Ettiene, además de esta basílica). Es una de las más grandes de Francia en su especie y su construcción se realizó entre los siglos XI y XII. Desde la torre exterior podemos ver la ciudad casi por completo.

Basílica de Saint Sernin en Toulouse
Basílica de Saint Sernin – junjun

En sus orígenes también contaba con una abadía (desaparecida), parada obligada de los peregrinos del Camino de Santiago. En el interior asombra que no esté muy recargada y su hermoso órgano del siglo XIX. No te pierdas la cripta donde se guardan las reliquias de San Saturnino.

3. Convento de los Jacobinos

Hace bastante tiempo que el convento es un monumento nacional y no se usa para actividades religiosas. Construido bajo la orden de los Dominicos, la iglesia de este conjunto cuenta con una torre que sobresale entre los tejados de la ciudad y se la puede ver a lo lejos (también de noche cuando se ilumina).

Convento de los Jacobinos en Toulose
Convento de los Jacobinos – Pistolero31 / Flickr.com

El templo es de estilo gótico meridional y al igual que la basílica no ha sido decorada demasiado en su interior. Con una única nave, las columnas la dividen en dos espacios. Una de las que sostiene el techo se la llama “la palmera” por su gran tamaño.

4. Palacios renacentistas

La época dorada de Toulouse tuvo lugar entre los siglos XV y XVI gracias al comercio de la hierba pastel que se usaba para teñir prendas de color azulado. De esos años nos quedan los edificios con torres capitulares, estrechas y con ventanas. No dejes de conocer los palacios de d’Assezat, Dumay y Brucelles.

5. El Garona

Canal de Midi en Toulouse
Canal de Midi – thieury

Dejando un poco de lado la arquitectura, y como complemento perfecto para los días de verano, esta parte de la ciudad nos ofrece vistas hermosas del río y del Pont Neuf. Es un paseo tranquilo, ideal para descansar en el césped o de ver Toulouse iluminado por las noches. Tanto la orilla este como la oeste tienen atractivos que vale la pena visitar, como por ejemplo el Museo de Les Abattoirs y el Espace EDF Bazacle.

Por último, te aconsejamos que pases por Airbus y la Ciudad del Espacio para aprender todo sobre las industrias de la aviación y la aeroespacial. La visita guiada muestra la construcción del Airbus y ofrece una proyección en 3D rodada en el espacio.

Te puede gustar