Cómo subir y qué ver en la ciudadela de Budapest

· 3 agosto, 2018
Situada en lo alto del monte Gellért, la ciudadela es uno de los mejores miradores de la capital húngara. Un lugar con su propia historia.

La ciudadela de Budapest es el punto más alto de la capital de Hungría, pues está ubicada sobre el monte Gellért y, por tanto, es visible desde cualquier rincón de la ciudad. En este artículo te contamos, entre otras cosas, cómo subir hasta ella para poder disfrutar de unas magníficas vistas. ¿Nos acompañas en este viaje a las alturas?

Características e historia de la ciudadela de Budapest

Vista aérea de la ciudadela de Budapest
Vista aérea de la ciudadela de Budapest

La ciudadela de Budapest se levantó en 1854 por orden de Julius Jacob von Haynau y con un diseño realizado por el militar Emanuel Zita, junto con Matyas Zitterbath y Ferenc Kasselik. Una construcción que se erigió después de la derrota de la Revolución húngara.

Como resultado, se creó una fortaleza rodeada por un muro de doscientos veinte metros de largo, sesenta de ancho y cuatro de altura. De esta forma los Habsburgo pretendían controlar mejor la ciudad y ejercer su poder sobre el pueblo húngaro.

En 1897, tras la paz entre los Habsburgo y los húngaros, la ciudadela pasó a manos de los segundos y se destruyó de manera parcial y simbólica. Su historia volvió a ennegrecerse cuando durante la Segunda Guerra Mundial el ejército nazi construyó un búnker en el interior de la ciudadela y asentó allí parte de su defensa antiaérea.

No fue hasta 1960 cuando la ciudadela de Budapest fue declarada como lugar de interés turístico. De hecho, a día de hoy puede considerarse como uno de los mayores atractivos de la ciudad.

Cómo subir a la ciudadela de Budapest

Vista desde la ciudadela de Budapest
Vista desde la ciudadela de Budapest

Como hemos visto, la ciudadela de Budapest se encuentra en lo alto del Monte Gellért, rodeada de un precioso bosque. Para llegar hasta ella se puede coger el autobús de la línea 27 o un tranvía. En este último caso hay que seguir la número 47 o la 49.

Otra posibilidad es ascender a pie por algún camino, como el que se inicia desde el puente Elizabeth o el que da comienzo en la plaza Szent Gellért. Durante el trayecto hay bancos en los que sentarse a recuperar el aire y, al mismo tiempo, observar el estupendo paisaje que se abre ante nuestros ojos.

Tan solo hay que decantarse por la opción que mejor se adapte a nuestras necesidades o preferencias. Eso sí, en transporte se tarda una media hora, pero nos ahorramos tener que subir escaleras o cuestas.

Una vez arriba nos encontramos con un cartel informativo, que da la bienvenida a los turistas y que sirve para que nos situemos y veamos dónde está cada punto de interés. De esta manera sabremos qué dirección tomar en función del destino que elijamos.

También desde arriba se puede contemplar el impresionante castillo de Buda, el puente de las Cadenas sobre el río Danubio, el Parlamento y la catedral de San Esteban. Son estos cuatro de los símbolos más destacados de Budapest.

Qué ver en la ciudadela de Budapest

Monumento a la Liberación en la ciudadela de Budapest
Monumento a la Liberación

Además de disfrutar de las magnificas vistas de la capital de Hungría desde alguno de los miradores, en la ciudadela se puede visitar la fortaleza, equipada con sesenta cañones. Para acceder a la misma hay que pagar una entrada es de mil doscientos florines húngaros.

Ya en el interior, está el búnker de la Segunda Guerra Mundial del que hablamos. Alberga diversas salas llenas de figuras de cera que recrean escenas de la época, así como una gran colección de imágenes de guerra que merecen ser vistas.

En la cima destaca el Monumento a la Liberación, erigido en tras la liberación de la ciudad por el ejército ruso. Representa a una mujer alzando una rama de palma y bajo ella, otras dos figuras que simbolizan la derrota del fascismo. Aparte, hay un restaurante donde reponer fuerzas tras la visita.

Por otro lado, se puede aprovechar a visitar algunos lugares de interés cercanos, como el balneario Rudas, establecido hace más de cuatrocientos años por los otomanos; la Iglesia Rupestre de Budapest; el balneario Gellért; el castillo de Buda, que sirvió de residencia a los reyes de Hungría; o la Iglesia Parroquial del Centro.