7 monumentos que ver en Budapest, la capital de Hungría

La capital de Hungría es una de las ciudades más espectaculares que podrás conocer. Con una larga y apasionante historia, son muchos los lugares que hay que descubrir en ella. Vamos a hacer un recorrido por los mejores monumentos que ver en Budapest. Una pequeña muestra de todo lo que ofrece la ciudad.

1. Monumentos que ver en Budapest: el Parlamento

PArlamento, uno de los monumentos que visitar en Budapest
Parlamento de Budapest – Brian Kinney

El Parlamento probablemente sea una de las edificaciones más conocidas y emblemáticas de la ciudad. Ubicado al lado del río Danubio, este imponente edificio fue construido entre los años 1884 y 1902 en estilo neogótico.

Se trata de un edificio magnífico en todos los aspectos. Es uno de los parlamentos más grandes del mundo, con sus 268 metros de longitud y 118 metros de anchura. En sus casi 700 estancias se percibe el lujo en cada rincón. Destacan su escalera principal, la Sala de la Cúpula o la antigua Cámara Alta.

2. Castillo de Buda

Monumentos que ver en Budapest, Castillo Real
Castillo – Yasonya

La grandiosidad del castillo de Buda no tiene comparación, de hecho, es uno de los castillos más impresionantes del mundo. Se trata de la residencia histórica de los reyes húngaros. Su construcción se remonta al siglo XIV, aunque fue completamente reconstruido durante el siglo XVIII.

Como consecuencia de la Segunda Guerra Mundial, el castillo de Buda quedó prácticamente en ruinas. Tras la guerra se comenzó su restauración, en la que los grandes aposentos de los reyes fueron reconvertidos en salas de exhibición. Desde la colina en la que se asienta se contemplan unas maravillosas vistas de la ciudad.

“Un viajero que no observa es un pájaro sin alas.”

-Moslih Eddin Saadi-

3. Catedral Basílica de San Esteban

Basílica de San Esteban en Budapest
Basílica de San Esteban – Verkhovynets Taras

Junto con el Parlamento, la Catedral Basílica de San Esteban, es uno de los edificios más altos de la ciudad. Esta edificación de culto religioso se comenzó a construir en el año 1851 en un estilo neoclásico. Llevó 54 años finalizar esta grandiosa obra que pronto se convertiría en uno de los símbolos más importantes de la ciudad.

4. Plaza de los Héroes

Plaza de los Héroes, uno de los monumentos que ver en Budapest
Plaza de los Héroes – TTstudio

Sin duda alguna, la Plaza de los Héroes es uno de los monumentos que ver en Budapest de manera casi obligatoria. Está situada en un extremo de la avenida Andrássy, la gran arteria de la ciudad.

Pero su importancia no radica ni en su situación ni en sus dimensiones, sino en su simbolismo. En esta plaza se puede admirar un bello conjunto escultórico que representa a los líderes de las siete tribus fundadoras de Hungría.

5. Castillo de Vajdahunyad

Castillo Vajdahunyad en Budapest
Castillo Vajdahunyad – AwOiSoAk KaOsIoWa / commons.wikimedia.org

Se construyó entre los años 1896 y 1908 y tiene una curiosa historia. En principio, se levantó en madera y cartón con motivo de la exposición de 1896, pero tal fue su éxito que se reconstruyó en piedra y ladrillo.

Un singular castillo que es copia de uno que hay en Transilvania. Está rodeado de lagos y en invierno junto a él se instala una pista de hielo, por lo que es un lugar de recreo para los habitantes de la ciudad. El edificio hoy alberga  el Museo de Agricultura.

6. El Puente de las Cadenas

Puente de las Cadenas de Budapest
Puente de las Cadenas – waku

Es el más antiguo de la ciudad, y también recibe el nombre de puente Széchenyi en honor a su constructor, el conde István Széchenyi. El noble tuvo que esperar una semana para poder cruzar el río, que estaba congelado, fue entonces cuando decidió construir esta infraestructura.

El puente se inauguró en 1849, después de 10 años de obras. Durante la Segunda Guerra Mundial los alemanes dinamitaron la estructura, que fue reconstruida y reinaugurada en 1949, celebrando así sus cien años.

7. Baños Széchenyi

Baños Szechenyi en Budapepst
Baños Szechenyi – Evgenyi

Los Baños Széchenyi es uno de los recintos termales más conocidos de la ciudad. Sus primeros edificios de estilo neobarroco fueron construidos en el año 1913, pero el complejo se amplió en 1927 para construir 3 piscinas al aire libre y 15 piscinas cubiertas.

En un principio eran baños privados, sin embargo, en la actualidad las instalaciones son completamente públicas. Así, cualquiera puede disfrutar de las propiedades de estas aguas termales, ricas en magnesio, sulfato de calcio, bicarbonato, ácido metabórico y flúor.

Estos son algunos de los rincones y monumentos que ver en Budapest, pero la ciudad tiene otros muchos atractivos. Atractivos como el Bastión de los Pescadores, la Gran Sinagoga, la Ópera o el Mercado Central.

Categorías: Destinos Etiquetas:
Te puede gustar