5 lugares de la Segunda Guerra Mundial

· 29 septiembre, 2017

Hay distintos tipos de turismo: aquel de descansar en playas paradisíacas, el de ver monumentos o grandes ciudades y aquel que engloba a quienes quieren conocer la historia. Hoy hablamos de este último y de un campo en particular: el turismo bélico. Vamos a visitar algunos de los lugares de la Segunda Guerra Mundial, escenarios famosos por diferentes motivos.

Lugares del mundo para conocer la Segunda Guerra Mundial

Dicen que no hay mejor modo de conocer la historia que yendo al lugar en el que sucedió. Por eso queremos que nos acompañes a hacer una visita por sitios en los que se desarrollaron actos heroicos, que marcaron un giro en la guerra o que, simplemente, nunca debieron haber existido.

1. Normandía

UTah Beacch, escenario de la Segunda Guerra Mundial
Utah Beach – pedrosala

Normandía jugó un importante papel en la Segunda Guerra Mundial, ya que fue allí, en la costa normanda, donde se llevó a cabo uno de los desembarcos más importantes de todos los tiempos. En él llegaron soldados estadounidenses, británicos y canadienses que al mando de Dwight David Eisenhower pusieron fin al control de los nazis sobre la Europa occidental.

Esto no fue tan fácil como te lo contamos, pues los alemanes no se rindieron, ni mucho menos. Estos los esperaron en Calais, la zona más próxima entre Gran Bretaña y Francia y la lucha fue difícil. Las playas, los restos de las trincheras y varios museos recordando este capítulo de la historia te harán entender mejor cómo se desarrolló el famoso desembarco.

2. Pearl Harbour

Pearl Harbour, escenario de la Segunda Guerra Mundial
Pearl Harbour – Ppictures

Si hubo un nombre sonado en la Segunda Guerra Mundial ese es Pearl Harbor. Este lugar era una base naval de los Estados Unidos situada en Hawaii. Inesperadamente recibió un ataque que dejó 2000 muertos, cuatro acorazados hundidos, cuatro dañados  y marcó la entrada de Estados Unidos en la guerra.

Hoy día, esta base naval se puede visitar. No obstante, tienes que tener presente que las medidas de seguridad son extremas y que ni siquiera podrás llevar tu bolso personal. Podrás hacer una visita guiada en español dos veces en semana y te llevarán en autobús gratuito a todos los lugares que merece la pena visitar.

3. El Nido del Águila

Nido del Águila, lugar dela Segunda Guerra Mundial
Nido del Águila – Cezary p / commons.wikimedia.org

También conocido como el refugio de Hitler, pues fue un regalo del partido nazi al dictador por su 50 cumpleaños. A pesar del detalle, Hitler apenas la visitó, pero esta casa guarda historia y, por tanto, una visita es imprescindible en nuestro recorrido de turismo bélico.

Está situada en los Alpes Bávaros, a solo dos horas desde Múnich. Podrás visitar el interior libremente y gozar de una decoración ostentosa y exquisita, como una chimenea de mármol rojo italiano regalo de Mussolini.

4. Auschwitz

Auschwitz, escenario de la Segunda Guerra Mundial
Campo de concentración de Auschwitz – Mikael Damkier

No podemos evitar que el vello se nos erice cuando escuchamos este nombre, pero lo cierto es que este lugar merece una visita de cualquier aficionado al turismo bélico o de aquellos que aman la historia.

No obstante, mide tu sensibilidad, ya que lo que hay tras el cartel “El trabajo os hará libres” te sobrecogerá. Hay zonas muy duras que aún recuerdan que en este campo de concentración fueron exterminadas más de un millón de personas. Un lugar estremecedor situado cerca de Cracovia.

El puente del río Kwai

Puente sobre el río Kwai, Recuerdo de la Segunda Guerra Mundial
Puente sobre el río Kwai – trytrle

Este puente da nombre a una novela que se hizo famosa por estar muy apegada a la historia. ¿Quieres saber qué tiene que ver con la Segunda Guerra Mundial?

Pues bien, cuando Japón invadió Tailandia en 1942 se decidió construir un ferrocarril que fuera desde Birmania hasta Tailandia para llevar suministros. Fue conocido como el “Ferrocarril de la Muerte”, pues 61.000 presos participaron en su construcción en condiciones de trabajo que es mejor no describir.

Se construyeron dos puentes, uno de madera y uno de acero, y ambos fueron destruidos en la guerra. Se reconstruyeron más tarde, aunque solo queda el de acero, que ya no estaba sobre el río Kwai, sino sobre el Mae Klong. Para que los visitantes no quedaran decepcionados por este hecho se cambió de nombre algunas de las zonas del río.

“Quizá la más grande lección de la historia es que nadie aprendió las lecciones de la historia.”

-Aldous Huxley-

Como ves, hay recorridos para todos los gustos y este, aunque interesante, también es un tanto… No sabemos describirlo, pero sin duda es excitante. ¿Te atreverías a hacerlo?