Un fantástico recorrido por las riberas del Danubio

Recorrer el río Danubio en su integridad puede ser el viaje soñado por todos aquellos que quieran conocer Europa en profundidad, ya que hablamos del segundo río más largo del continente, tan solo superado por el Volga. En total, casi 3.000 kilómetros de recorrido, 2.888 para ser exactos, que van desde la Selva Negra hasta el mar Muerto. Y entre uno y otro punto, centenares de lugares atractivos. Aquí os presentaremos lo más espectaculares.

El Danubio a grandes rasgos

El Danubio en Regensburg
Regensburg – Mikhail Markovskiy

Naciendo el Danubio en la Selva Negra alemana y desembocando en la costa rumana del mar Negro, ya nos podemos hacer una idea de que recorre gran parte de Europa en un trazado de oeste a este. Un recorrido en el que riega numerosos países: Alemania, Austria, Eslovaquia, Hungría, Croacia, Serbia, Bulgaria, Moldavia, Ucrania y Rumanía.

Es decir, un itinerario apasionante que en gran parte puede hacerse navegando, ya que prácticamente 2.500 kilómetros de su recorrido permiten la navegación.

Recorriendo el Danubio

El nacimiento del río

Fuentes del Danubio
Fuente del Danubio – a9photo

Ya lo hemos anticipado, el Danubio nace en la Selva Negra alemana, más en concreto en Donaueschingen, una localidad donde se encuentra la llamada Fuente del Danubio, en la que confluyen las aguas del Brigach y del Breg. En fin, que esta población del estado alemán de Baden-Wurttemberg es un buen lugar para comenzar este recorrido por el Danubio.

Ulm

Danubio en Ulm
Ulm – LaMiaFotografia

Esta ciudad del sur de Alemania representa el punto más alejado de la desembocadura donde el río es navegable. Por ello, merece la pena nombrarla.

Pero al hablar de Ulm hay que citar dos datos: la gigantesca torre campanario de su “catedral” gótica y que Ulm fue el lugar de nacimiento de uno de los alemanes más universales: Albert Eisntein.

De Linz a Melk

Danubio en Melk
Melk – trabantos

Uno de los tramos de navegación más hermosos y famosos es el que discurre por el territorio austriaco. Allí se puede ir desde la vital ciudad de Linz hasta la población de Durnstein, donde se halla el castillo en el que estuvo preso Ricardo Corazón de León.

Y desde ahí se recorre el valle de Wachau para finalmente llegar al Monasterio de Melk, una de las obras arquitectónicas más espectaculares de todo el Barroco centroeuropeo.

No obstante si hablamos de Austria y el Danubio, evidentemente hay que mencionar Viena, la ciudad donde incluso se compuso uno de los valses más famosos de la historia y que lleva a este río en el título: El Danubio Azul.

Budapest

Budapest
Budapest – OlDen

Viena es la primera capital estatal que riega el Danubio, pero no la única. Luego llega a la coqueta Bratislava, capital eslovaca, y de ahí emprende el camino hasta Budapest, la monumental ciudad húngara, que en realidad son dos ciudades unidas (o separadas, según se mire) por el río: Buda y Pest. Os invitamos a desembarcar y pasear por ambas.

“Quién pudiera como el río, ser fugitivo y eterno.”

– Dulce María Loynaz –

El Danubio por los Balcanes

Danubio en Belgrado
Belgrado – mareandmare

Tras Hungría, llega el turno de bañar territorio croata y ciudades como Vukovar, que está recobrando el pulso tras la guerra balcánica de finales del siglo XX.

Y precisamente el río, que no sabe de guerras, también se adentra en tierras del enemigo en aquel conflicto, Serbia, y pasa por la sorprendente capital del país: Belgrado. Pero además de esa gran ciudad, el río merece una visita dando pedales, ya que sus orillas ofrecen un recorrido ciclista de lo más hermoso.

Camino de la desembocadura

Delta del Danubio
Delta del Danubio – Porojnicu Stelian

Durante kilómetros, las aguas del Danubio se convierten en la frontera entre Bulgaria Rumanía. Dada la gran anchura del cauce esta frontera durante años fue realmente un obstáculo, pero hoy en día como signo de los nuevos tiempos de cooperación, hay impresionantes puentes que unen ambas orillas.

El delta del Danubio

Y llegamos al final de este recorrido, al delta del Danubio que se forma en el mar Negro. Dado el tamaño del río, nos podemos imaginar un delta inmenso, y en continuo crecimiento. Por ese enorme y fértil delta cruzan varios brazos del río, y aunque la mayoría transitan por territorio de Rumanía, también hay ramales que se adentran en la región de Odesa, ya en Ucrania.

Categorías: Inspiraciones Etiquetas:
Te puede gustar