¿Qué esconde Viena?

Adrián Pérez 15 noviembre, 2015

La capital austríaca tiene mucho para ofrecer a sus visitantes. Debe ser una de las ciudades con más cantidad de museos, castillos y palacios que existen… ¿Te gustaría conocerla? Vamos a hacer un recorrido por la adorable Viena, que combina a la perfección lo antiguo con lo moderno y lo natural con lo arquitectónico. ¡Imposible no amarla!

Viena enamora

Podría ser un slogan publicitario para llamar la atención de los viajeros. ¡Pero es totalmente cierto! La ciudad nos atrae por su mezcla de culturas, por ser cuna de grandes compositores de la talla de Beethoven y Mozart y por contar con más de 100 museos.

Su historia se remonta a varios siglos atrás. Ya en el I a.C. los romanos le dieron el nombre de “ciudad blanca” y luego, tras la independencia de los húngaros, pasó a ser declarada como “ciudad imperial”. Tras la Gran Guerra, se convirtió en la capital de un país devastado que fue nuevamente bombardeado en la Segunda Guerra Mundial.

Edificio del Parlamento en Viena
Edificio del Parlamento en Viena – Goran Bogicevic

Atractivos turísticos de Viena

Después de hacer un recorrido por las atracciones principales de la ciudad te darás cuenta de por qué atrae tanto…. Viena esconde una magia especial que no se puede describir con palabras. ¡Debes visitarla para comprender las razones por las que llama tanto la atención! Los lugares que no te puedes perder de la capital austríaca son:

Ringstrasse

Ringstrasse en Viena
Ringstrasse, Viena – canadastock

Es la avenida circular que rodea el centro de la ciudad y separa dos barrios, Stephansdom y Hofburg, de los demás. Allí se agrupan la mayoría de las obras arquitectónicas vienesas más importantes.

Está formada por diversos tramos, todos ellos terminados en “ring” (anillo). Algunos son Stubenring, Parkring y Opernring. Y si no quieres andar por todo el paseo… ¡puedes subirte al pintoresco tranvía!

Straatsoper

Ópera de Viena
Ópera de Viena – TTstudio

La Ópera de Viena es reconocida a nivel mundial y fue el primer edificio terminado del proyecto Ringstrasse. Se inauguró en 1869 y la presentación inaugural fue nada menos que con la ópera Don Giovanni de Mozart. Sin embargo, aunque la construcción era grandiosa, los vieneses se sintieron algo decepcionados con los resultados.

La sonrisa que ilumina, la mirada que se nubla, y tu te vas a bailar en el cielo. Me calmas y me mientes, y luego dulcemente te deslizas hacia el mas bello de los sueños.”

-Fragmento de “Dor Mon Ange” de Wolfgang Amadeus Mozart-

Puedes realizar la visita guiada por la Ópera, reconstruida después de haber sido bombardeada en 1945, o presenciar una obra. ¿Piensas que es muy caro? Aunque las butacas mejor ubicadas tienen un precio de 150 euros, hay entradas por 4 euros.

Palacio Schonbrunn

Palacio de Schonbrunn en Viena
Palacio de Schonbrunn – Alexander Tolstykh

Fue construido en el siglo XVII y era utilizado por la familia imperial para pasar las vacaciones de verano. Tiene audioguías en varios idiomas (incluyendo español) para comprender más sobre las habitaciones de estilo rococó, los salones oficiales y los aposentos de la mítica Sissi, la emperatriz Isabel.

Si con esa visita te parece que no es suficiente lujo puedes recorrer el Museo de Carruajes Imperiales, ubicado al lado del Palacio.

Palacio Hofburg

Palacio de Hofburg en Viena
Palacio de Hofburg – canadastock

Se trata de la vivienda elegida por los Habsburgo como residencia durante 6 siglos. Aunque tiene muchos rincones interesantes como la biblioteca, la escuela de equitación y varios museos, lo que más llama la atención son los apartamentos imperiales y la platería de la corte.

Prater

Noria en el Prater de Viena
Noria en el Prater – Javier Martin

En la zona usada como coto de caza por los emperadores, a 3 kilómetros del centro de la ciudad, en 1895 se construyó lo que hoy se conoce como el parque de atracciones más antiguo del mundo.

Dos años después se colocó una noria gigante, de 60 metros de altura, que se convertiría en emblema de Viena. Tras sufrir bombardeos durante la guerra se reconstruyó, aunque algunas cabinas no pudieron colgarse nuevamente y están dispuestas a los alrededores como exhibición.

Stadtpark

Monumento a Strauss en Viena
Monumento a Strauss en el Stadtpark – Caminoel

Y ya que hablamos de parques, no podemos terminar este recorrido por la hermosa Viena sin visitar el Parque de la Ciudad, que se abrió al público en 1862. Tiene una extensión de 65.000 m², es de estilo inglés y está dividido por el río Wien. ¡No te preocupes, hay puentes que unen ambas mitades!

No dudes en hacer una fotografía al monumento a Johann Strauss ni al edificio Kursalon, donde se celebran conciertos y bailes.

Por supuesto, es sólo una pequeña porción de lo que puedes encontrar en tu paso por la capital austríaca. ¡No te arrepentirás de viajar a Viena!

Te puede gustar