Shikoku Henro, un camino místico

· 24 julio, 2016

El peregrinaje de Shikoku también conocido como Shikoku Henro es un camino que incluye 88 templos, todos asociados con el monje budista Kūkai, en la isla de Shikoku, en Japón. Además de ser un recorrido místico, vale decir que los paisajes, la cultura y la historia son fascinantes. Te invitamos a conocer esta peregrinación repleta de espiritualidad.

Peregrinando en Japón

Desde hace varios siglos, más precisamente el período Heian, un gran número de peregrinos (conocidos como henro) emprenden este viaje religioso aunque muchos de ellos también lo hacen por turismo. Si bien la peregrinación se completa tradicionalmente a pie, muchos utilizan coches, taxis, autobuses, bicicletas o motocicletas. La extensión es de aproximadamente 1.200 kilómetros y puede tomar de 30 a 60 días en completarse (andando).

Monte Koya en Shukoku Henro
Monte Koya – Ramillah

Además de los 88 templos “oficiales” de Shikoku Henro, hay más de 20 Bangai, templos pequeños fuera del circuito. Vale decir también que para completar la peregrinación no es necesario visitar los templos siguiendo en orden. Incluso algunos creen que es de buena fortuna hacerlo en el orden inverso.

¿Cómo es la peregrinación por la isla Shikoku?

Los peregrinos son reconocibles por su ropa blanca, los sombreros de juncia y los bastones. Los pobladores suelen darles limosnas (osettai). Además llevan una bolsa que contiene cuentas para la oración, varitas de incienso y monedas usadas como ofrendas. Algunos también llevan algún libro religioso.

Templo en Koyasan Shikoku Henro
Templo en Koyasan – Japan Image

Muchos comienzan y terminan el viaje visitando el monte Koya en la prefectura de Wakayama, que fue resuelta por Kūkai y sigue siendo la sede del budismo Shingon.

Shikoku literalmente significa “cuatro provincias”: Awa, Tosa, Iyo, y Sanuki, que durante el período Meiji fueron reorganizada en las prefecturas de Tokushima, Kochi, Ehime, y Kagawa. El viaje del peregrino se lleva a cabo a través de estas cuatro provincias como un camino simbólico para llegar a la iluminación. Los templos 1 a 23 representan la idea del despertar, del 24 al 39 la austeridad y la disciplina, del 40 al 65 se alcanza la iluminación y del 66 al 88 se ingresa en la etapa de “Nirvana”.

Templo Kompira en Shikoku Henro
Templo Kompira – Paskee

A su llegada a cada templo los “henro” realizan una limpieza del cuerpo para purificarse y estar en condiciones de ingresar al recinto sagrado. Después de ofrecer monedas y encender inciensos rezan una oración llamada Hannya Shingyo y cantan un mantra en relación a la imagen principal. Después se repite el Mantra de la Luz, vuelven a comenzar el ciclo y siguen su camino al próximo templo.

¿Cuáles son los templos y donde se ubican?

A lo largo y ancho de la isla Shikoku se erigen estos 88 templos sagrados para la peregrinación. Los 24 primeros están en la localidad de Tokushima, 16 en Kochi, 26 en Ehime, y 22 en Kagawa.

Templo 48 Shikoku Henro
Templo 48 – Simon Desmarais / Flickr.com

Sin duda, el más importante es el ubicado en el monte Koya, rodeado por ocho picos de montaña y el pueblo del mismo nombre. Estamos hablando del templo Kongobuji que quiere decir “Templo de la Montaña del Diamante”.

El asentamiento fue elegido en el año 819 por el monje Kukai para convertirlo en el cuartel general del budismo shingón local y se localiza a 800 metros de altura. Su objetivo era construir 120 templos para ocupar todo el valle, así como también una universidad religiosa.

Para llegar al monte Koya podemos utilizar el tren que va desde Namba en Osaka a Gokurakubashi, a los pies de la montaña. Luego un funicular lleva hasta lo más alto en 5 minutos.

Monte Koya Shukoku Henro
Monte Koya – Sabino Parente

Los sitios más destacados de este sitio sagrado son el Mausoleo de Kukai, con el cementerio más grande de Japón; el templo Kongobuji, construido en 1593 y reformado en 1861; la pagoda Konpon Daito, que representa el punto central de un mandala que cubre el monte y toda la isla, y el sendero de 24 kilómetros con una piedra cada 109 metros llamado Koyasan Choisi-Michi y que conduce al templo que indica la entrada al monte, Jison-in.

“Una religión sin misticismo es como una rosa sin perfume” 

-Henri-Frédéric Amiel-

¿Te animas a seguir el camino del peregrino en Japón? Es realmente una experiencia alucinante y sobre todo mística… no la olvidarás jamás en tu vida.