Shell Beach: una playa cubierta de conchas en Australia

· 19 febrero, 2019
Su superficie no es de arena, sino que está cubierta de pequeñas conchas. Una playa singular que tiene nada menos que 60 kilómetros.

En Australia podrás ver lugares tan increíbles como el que vamos a visitar. Shell Beach es una de las playas más extrañas del mundo. Miles de turistas hacen parada en su ruta por la costa para conocer este escenario tan poco usual. Esta playa, formada por conchas, se convierte en un atractivo turístico más que ver del entorno natural de Australia.

Un lugar único

Shell Beach al atardecer
Shell Beach al atardecer

Si te encuentras por la zona de Shark Bay, no dudes visitar Shell Beach para hacer aún más especiales tus vacaciones. Para convencerte, te vamos a explicar la razón por la que existe esta peculiar playa y qué puedes hacer en ella para disfrutar al máximo.

La magia de este lugar tiene una explicación natural. Pero antes, debes saber que esta playa se prolonga hasta 60 kilómetros en el litoral. Además, la profundidad que alcanzan las conchas es de entre siete y diez metros. Es decir, tendrías que excavar más de diez metros para encontrar otro material que no sean conchas.

Además de la gran cantidad de conchas, lo más destacado es que tan solo existen dos playas en todo el mundo de este tipo. Shell Beach es la más grande, por eso es tan conocida y atrae a tantos turistas en su paso por Australia.

Por qué existe Shell Beach

Conchas en Shell Beach
Conchas en Shell Beach – Dan Nevill / Flickr.com

La causa de la presencia de todas estas conchas tiene una razón química. El agua marina de esta zona posee cualidades especiales. En concreto, su nivel de salinidad es mucho más elevado que en otras playas. Esto se debe al clima y a la geomorfología de la zona donde se ubica Shell Beach.

Al tener tanta sal, el agua se convierte en un hábitat más propicio para algunos animales y letal para otros. En este sentido, hay una especie dentro de los berberechos a la que le favorece la alta salinidad. No es así con sus depredadores naturales, por lo que esta especie crece sin ningún tipo de obstáculo.

De esta manera, comenzaron a amontonarse millones y millones de pequeñas conchas, que han sustituido a la arena de la playa. Este es uno de esos fenómenos naturales que no dejan de impresionarnos por los escenarios que logran crear.

La aglomeración de conchas también ha creado una materia que se denomina ‘coquina’. Es parecido a una piedra caliza, y hace años se extraía de Shell Beach para construir edificios en Denham.

Qué puedes hacer en Shell Beach

Orilla de Shell Beach
Orilla de Shell Beach – node worx / Flickr.com

La mayor, y casi única, playa formada por conchas de todo el planeta es un escenario fantástico. En Shell Beach todo lo que puedes hacer tiene que ver con la admiración del inaudito carácter de la playa. Sin duda, un paseo por ella es algo que nunca olvidarás.

Por eso, la principal actividad que puedes hacer es caminar hasta cansarte. Una gran superficie blanca, junto a la llegada de las olas, nos ofrecen un momento muy romántico. Por ello, tu visita será aún más especial si acudes con tu pareja.

El mejor momento del día para visitar Shell Beach es al atardecer. Las luces de la puesta del sol sobre las conchas nos ofrecen unos paisajes preciosos para la colección de fotos de nuestro viaje por Australia.

Y también debes tener en cuenta que visitarla durante el día puede ser peligroso para tu vista. El blanco de las conchas refleja la luz del sol y puede hacer daño a tus ojos si no llevas protección. Por eso, si vas a conocer Shell Beach, es conveniente que lleves unas buenas gafas de sol.

Cómo llegar a Shell Beach

Para ir a Shell Beach en tu viaje a Oceanía debes saber que, como adelantábamos, esta playa se encuentra en la región de Shark Bay. Por lo tanto, está ubicada en la parte de Australia Occidental. La localidad más cercana es Denham, que está a unos 45 kilómetros.

Miles de turistas pasan cada año por este fabuloso lugar en su ruta por este país. Si vas a viajar por la zona, merece la pena que te desvíes un poco del camino para admirar esta singular playa formada por conchas. Simplemente caminar por la superficie de Shell Beach será una experiencia fascinante.