Descubre el secreto de los daneses para ser los más felices del mundo

Nos ha llamado mucho la atención saber que aquellas personas que viven en países “fríos” son los más felices del planeta. La lista, según la Organización Mundial de la Salud, la encabeza Dinamarca. Así es, los daneses son personas que casi no conocen la tristeza. ¿Quieres saber por qué? ¡En este artículo te lo contamos!

Índice de Felicidad Mundial

¿Cómo pueden ser felices aquellos que viven en un lugar cuyos inviernos son muy fríos, largos y oscuros? ¿De qué manera estas personas que lo pasan dentro de casa pueden ser primeros en un ranking de felicidad? Sí, hay un informe que se encarga de estudiar y medir este aspecto.

Nos puede parecer un poco extraño si nuestra idea de ser felices es estar tumbado en la playa tomando una cerveza o pasar un fin de semana en familia y con amigos en un lago o montaña (cabe destacar que el punto más alto de Dinamarca no sobrepasa los 200 msnm).

Vista de Copenhague
Copenhague – Fedor Selivanov

Pero quizás tengamos que viajar hasta tierras danesas para verlo con nuestros propios ojos. En Copenhague, la capital, parece que la perfección es condición sine qua non. Vemos a las guapas mujeres pasear relajadamente por las calles con sus hijos o a los hombres sentados y disfrutando en un pequeño café del centro. ¿Es una fachada? ¿Están grabando una película? ¡Para nada! Es la vida cotidiana de los daneses.

Para que comprendamos un poco la situación, por ejemplo podemos decir que el Gobierno y las empresas facilitan la conciliación de vida laboral con la familiar. Si te quedas más horas en la oficina es porque no has podido cumplir con tus tareas, trabajar desde casa es muy habitual y las madres tienen hasta un año de permiso cuando dan a luz. Y, además, los jóvenes reciben 800 euros al mes como “sueldo” por estudiar.

Copenhague en Dinamarca
Copenhague – Bucchi Francesco

Las actividades al aire libre o en lugares “indoor” nunca faltan. Desde un concierto de jazz en una plaza a un museo (los domingos son gratis)… para todos los gustos. Los restaurantes suelen estar repletos (además se come muy bien) y es común invitar a los amigos a beber una cerveza a casa despúes del trabajo.

El hygge, el secreto de la felicidad de los daneses

Las razones de la alegría en este país van más allá de la educación y la sanidad pública de primera calidad, los sueldos más altos del mundo, la estabilidad política, el cuidado del medio ambiente y la igualdad entre hombres y mujeres (como si todo esto no fuese suficiente). ¿Qué es entonces lo que produce tal felicidad? Ellos le dicen hygge, una palabra en idioma local que no tiene una traducción puntual en español.

Bornholm en Dinamarca
Bornholm – Milosz Maslanka

Aunque el concepto sería algo así como “lo bueno para el alma” o “lo acogedor”. Entonces quiere decir pasarlo bien frente a la chimenea, bebiendo un café o un vino caliente con azúcar mientras desde la ventana (sin persianas) se ve la nieve caer y la noche aparecer. También es reunirse con los seres queridos los fines de semana, oler el pan recién horneado, usar un abrigado jersey de lana, leer un buen libro…

Según el libro El año que vivimos a lo danés, de Helen Russell, hygge está relacionado con ser bueno con uno mismo, no negarnos ningún placer cotidiano y pasar ratos agradables haciendo lo que más nos gusta.

“La felicidad humana generalmente no se logra con grandes golpes de suerte, que pueden ocurrir pocas veces, sino con pequeñas cosas que ocurren todos los días.”

-Benjamin Franklin-

También tiene que ver con la decoración del hogar (donde se pasan muchas horas en los largos inviernos). Ya que en la mitad del año sólo hay 4 horas de luz diarias y las temperaturas nunca son mayores a los 0°C, los daneses tratan de estar a gusto en su casa gracias a velas, inciensos, mobiliario y, por supuesto, buena compañía y actividades agradables.

Por supuesto que aún hay más en Dinamarca: la hospitalidad, el bienestar personal y general, la benevolencia y la ausencia de preocupaciones son solo algunas de las otras razones por las cuales los daneses son tan, pero tan, felices. La paz es la regla y no la excepción, la amabilidad también.

Por lo tanto, si quieres ser feliz sin miramientos y pensar en tu comodidad o bienestar… date un paseo por Dinamarca. Quizás puedas “copiar” su filosofía de vida y trasladarla a tu familia, barrio y por qué no, país.

Categorías: Curiosidades Etiquetas:
Te puede gustar