Santillana del Mar, la villa de las tres mentiras

Adrián Pérez 6 abril, 2016

Hablamos de Santillana del Mar, pero no es santa… ni llana… ni tiene mar. ¡Por eso se la tilda de mentirosa! Esta villa, ubicada en la costa occidental de Cantabria, fue declarada Conjunto Histórico-Artístico en 1889 y es de los lugares más visitados de toda la comunidad. Santillana del Mar es un pueblo turístico que te sorprenderá. Déjate atrapar por su historia y por su belleza.

Santillana del Mar, un pueblo bonito

Santillana del Mar
Santillana del Mar – Manuel Alvarez

Desde 2013 es componente de la red de “pueblos más bonitos de España, y realmente se lo tiene merecido.

Ese sitio, que durante la conquista romana se llamó Planes (lugar despejado entre montañas en latín), fue realmente importante a lo largo de la historia. En 1228 se le bautiza como Villa de Sancta Illana, que luego pasaría a ser Santayllana y finalmente Santillana. “Del Mar” se le anexa por su cercanía al mar Cantábrico.

La Alta Edad Media fue la que le dio toda su importancia y distinción a Santillana del Mar. La fundación se asocia a los monjes y a la abadía de Santa Juliana. Obtuvo fueros de diferentes reyes y el desarrollo de la villa, con su Plaza Mayor, que data del siglo XIII.

Palacio en Santillana del Mar
Arquitectura típica – Jose Angel Astor Rocha

La mayoría de las casas que podemos ver hoy en día se construyeron entre los siglos XVI y XVII y siguen la misma tipología: dos plantas, espacios delantero y trasero abiertos, corral, balcones y blasones. La esencia de Santillana es barroca. En las afueras del casco se encuentran los edificios religiosos (conventos, hospitales y colegiata).

Santillana del Mar, entre cuevas y conventos

Si hablamos de esta villa, sin duda, debemos nombrar a las hermosas cuevas de Altamira, la “capilla sixtina” del arte rupestre, que fueron descubiertas en 1868 y tienen unos 14.000 años. Están ubicadas a 2 kilómetros de Santillana.

Si vamos en dirección al mar podemos disfrutar de unas tranquilas playas: Ubiarco y Santa Justa.

Pero más allá de las cuevas y las playas, podemos encontrar otros lugares importantes durante nuestra estancia. Uno de ellos es la colegiata de Santa Juliana (antiguo monasterio), con un bello claustro del siglo XII. Fue erigida sobre una antigua ermita y tiene tres ábsides, tres naves y crucero. Un frontón triangular y una galería de 15 arcos con 3 torres cilíndricas forman un conjunto arquitectónico precioso.

Iglesia de Santillana del Mar
Iglesia de Santillana del Mar – Francisco Javier Gil

Las torres de Don Borja y Merino son las construcciones civiles más antiguas y se puede llegar a ellas caminando por las calles empedradas. Muy cerca de allí están las casas del Águila, de Parra (hoy sala de exposiciones) y de Leonor de La Vega; también los palacios Tagle, Villa y Barreda y varios museos caminando por la calle del Cantón.

“¡Ay, Santillana del Mar! / Mentirosa te llama la gente; / sin embargo, hoy sólo te he visto /  santa en tu Colegiata / flanqueada por dos leones; / el mar, en tus prados verdes / arropándote por todos los costados; / llana, en el trato afable / de todas tus gentes.”

-Fidel Hernánadez-

La calle de Santo Domingo conduce a la plaza de Ramón y Pelayo (la principal de Santillana) de forma triangular con el ayuntamiento, la casona de Barreda-Bracho del siglo XVIII y viviendas nobles y de linaje de la Edad Media.

El Patrimonio de Santillana del Mar

Calle de Santillana del Mar
Santillana del Mar – Jose Angel Astor Rocha

Como si no fuera suficiente todo lo que te hemos dicho que puedes conocer en tu paso por esta hermosa villa, ten en cuenta que estarás dentro de un conjunto histórico-artístico de renombre con muchos rincones maravillosos. Entre los edificios destacados por esta honorable distinción encontramos:

  • Palacio Valdivieso (actual hotel Altamira), que data de 1710 y posee un blasón en la esquina.
  • Palacio de Velarde (o de las Arenas) en la plaza de Armas, de estilo gótico y cuya construcción es del siglo XV.
  • Colegiata de Santa Juliana, que sigue el modelo románico del Camino de Santiago.
  • Casas de los Quevedo y los Cossío (de los siglos XVII y XVIII) que forman una sola vivienda por su escuadra.
  • Casa de la Archiduquesa, del siglo XVII.
  • Casa de los Hombrones, del siglo XV.
  • Casa de Leonor de la Vega, la madre del primer marqués de Santillana.
  • Torre del Merino (o Torrona), en la plaza del mercado y del siglo XV.
  • Torre de Don Borja (hoy Fundación Santillana) restaurada en el siglo XV.
  • Palacio Barreda-Bracho (actual Parador Nacional Gil Blas).
  • Ayuntamiento, palacio barroco con balconada de hierro.
  • Museo Diocesano Regina Coeli (convento de los dominicos) y con edificio renacentista.

Con solo leer esta lista ya te puedes hacer una idea de todo lo que encontrarás en Santillana del Mar, que si bien nos ha engañado con su nombre, podemos darle una oportunidad y visitarla.

Te puede gustar