Salvation Mountain: una montaña de colores en California

En Estados Unidos abundan los destinos turísticos sumamente curiosos y, sin duda alguna, uno de ellos es la Salvation Mountain, un monumento a medio camino entre la religión, la defensa del medio ambiente, el pacifismo y las corrientes de pensamiento más alternativas.

Ubicación de Salvation Mountain

Entre la inmensidad de atractivos que posee California, como sus grandes urbes como San Francisco o Los Ángeles, sus playas, sus valles vinícolas, la industria del cine, etc, un lugar como Salvation Mountain puede pasar prácticamente inadvertido. Sin embargo, dadas sus peculiaridades, este curioso lugar poco a poco va recibiendo más visitantes, y va a apareciendo en las guías y webs de viajes.

Salvation Mountain
Salvation Mountain – Jose Gil / Shutterstock.com

Pero antes de describirlo, vamos a decir dónde está. Se halla en el interior de California, en su entorno más desértico, aunque no en espacios protegidos como el Parque Nacional de Joshua Tree. De hecho, está al sur de estos famosos paisajes y a poco más de tres horas de la gran ciudad de Los Ángeles. Concretamente está en el municipio de Niland, muy cerca de Slab City.

Orígenes de Salvation Mountain

En el entorno de Salvation Mountain sigue viviendo una comunidad de outsiders que inicialmente se establecieron aquí hace ya casi cuatro décadas. Una comunidad de hippies afincados en sus caravanas en un momento en el que coleaban todavía los efectos de la larguísima guerra de Vietnam. Y aquel movimiento hippie abogaba por la paz y la libertad.

Caravana en Salvation Mountain
Caravana en Salvation Mountain – Bob Reynolds

Es en ese contexto en el que hay que entender el surgimiento de Salvation Mountain. Entre aquel grupo de hippies había un tal Leonard Knight, quién empezó a construir esta peculiar montaña artificial, más o menos hacia 1980.

¿Cómo comenzó? Pues hacía adobes de barro y paja, los compactaba y los iba apilando para finalmente pintarlos con colores de lo más psicodélico y con mensajes cargados de su religiosidad y creencias.

Crecimiento de Salvation Mountain

El empeño personal de Leonard Knight por construir esta particular montaña artificial fue imparable y cada vez era más grande su obra y más conocida en los alrededores, tanto que llegó un momento que los más conservadores del estado de California creyeron conveniente que aquello se derribase por esperpéntico.

Salvation Mountain
Salvation Mountain – Lauren Elisabeth / Shutterstock.com

Sin embargo, su autor defendió su obra y emprendió una campaña para darla a conocer, e incluso se realizaron análisis del suelo para comprobar si el uso de tanta pintura no tenía efectos tóxicos sobre el terreno. El resultado fue negativo y con el paso del tiempo, concretamente en 2002, el Senado de los Estados Unidos catalogó a la Salvation Mountain como Tesoro Nacional.

Evidentemente durante todo ese tiempo, su autor había seguido construyendo su obra, hasta llegar casi a las dimensiones que posee en la actualidad. Esta montaña tiene una altura equivalente a un edificio de tres plantas, y su superficie viene a ser como la de un campo de fútbol.

“Esa oscuridad interior que llamamos ignorancia, es la raíz del sufrimiento. A mayor luz interior, menor oscuridad. Ésta es la única forma de alcanzar la salvación.”

-Dalai Lama-

El autor de Salvation Mountain

Leonard Kinght falleció en el año 2014, tras unos cuantos años recluido en una residencia para ancianos. Pero prácticamente hasta 2010 vivió junto a su Salvation Mountain y no solo eso, sino que actuaba como guía turístico para todos aquellos que querían conocer su obra. No obstante, aceptaba el trabajo de voluntarios colaboradores y también aceptaba donaciones, sobre todo de pintura, lo más costoso y llamativo de su proyecto.

Detalle de Salvation Mountain
Salvation Mountain – Kevin Key

La visita a Salvation Mountain en realidad sirve para dar a conocer este personaje tan peculiar, en el que llama la atención su profunda fe religiosa, ya que toda la montaña está plagada de mensajes religiosos. Unos mensajes que se ven de lejos, pero también al recorrerla, porque es una obra que se puede pisar, rodear y ascender hasta su cima, donde se eleva una gran cruz.

Y por otra parte, esta montaña artificial tiene muchas partes huecas en su interior, en las que se visitan varias habitaciones, todas ellas pintadas con la misma estridencia de colores que el exterior. Y entre esas habitaciones no falta una capilla y un peculiar museo.

Categorías: Curiosidades Etiquetas:
Te puede gustar