Una ruta por la increíble Laponia sueca

23 Marzo, 2020
Este artículo ha sido escrito y verificado por el historiador del arte Armando Cerra
La Laponia sueca, al norte de las tierras de Escandinavia, es un territorio duro y bello al mismo tiempo. Conocerla es una experiencia que recordarás toda tu vida.

Viajar a la Laponia sueca puede suponer una auténtica aventura. Sorprende descubrir esas sensaciones aventureras en un país europeo, y más en uno tan moderno como Suecia. Sin embargo, sus paisajes, sus peculiares condiciones ambientales tanto en verano como en invierno y las tradiciones locales hacen que recorrer esta zona del planeta se convierta en una vivencia difícilmente olvidable.

La Laponia sueca y el pueblo sami

Cuando hablamos de Laponia nos estamos refiriendo a un territorio repartido por varios países. Está la Laponia sueca, pero también hay tierras hermanas en los países vecinos: Noruega y Finlandia.

Y en todas estas tierras hay un medio natural boscoso y duro que desde hace siglos ha sido el espacio donde ha vivido el pueblo sami, al que también vamos a conocer en nuestro recorrido. Así que comencemos el itinerario por la Laponia sueca.

Paisaje de la Laponia sueca

La Laponia sueca de sur a norte o viceversa

Os vamos a plantear un recorrido por la Laponia sueca entre las ciudades de Skelleftea al sur y Kiruna al norte. Ambas poblaciones están unidas por avión con la capital del país, la interesante ciudad de Estocolmo.

Os recomendamos volar hasta esos aeropuertos y una vez allí, alquilar un vehículo para recorrer el territorio. Y a ser posible, que sea una autocaravana, es más cara, pero os supondrá un ahorro en hospedajes y comidas, algo siempre muy interesante en los países escandinavos.

1. Skelleftea

Skelleftea en la Laponia Sueca

La ciudad de Skelleftea, a orillas del golfo de Botnia, se tiene por la entrada a la Laponia sueca. Es una ciudad relativamente grande, teniendo en cuenta que casi todo nuestro recorrido va a ser por zonas naturales y rurales. Así que es un buen lugar para comenzar el viaje, una experiencia que se inicia siguiendo la costa hasta llega a la ciudad de Gammelstad.

2. Gammelsatd

El primer recorrido es un excelente aperitivo para este peculiar road trip. Se va dscubriendo un paisaje marino, de roas y bosques, así como numerosas islas. Y así llegamos Gammelstad, dominado por su airosa iglesia del siglo XV, sus centenares de casas de madera y sus calles medievales. Es una maravilla de otro tiempo que, desde luego, nos recuerda a la época vikinga.

3. Vuollerin

Vamos a dejar la costa y nos vamos a adentrar hacia el interior de la Laponia sueca. Nuestro destino es Vuollerin. Aquí se guarda la quintaesencia de los modos de vida sami. Y el mejor modo de descubrirlos es a través de su gastronomía, ya que se pueden comer en sus casas los típicos guisos de reno, los salmones a la brasa y los arenques fermentados.

4. Jokkmokk

Feria en Jokkmokk

Otra población de la Laponia sueca con una buena muestra de la cultura sami es Jokkmokk. Es una localidad pequeña, pero de lo más agradable, donde os esperan varios museos etnográficos. Y allí, además, podréis comprar las mejores prendas tradicionales en la cooperativa textil Sami.

5. Gallivaré

Seguimos hacia el norte y llegamos a Gallivaré. En su entorno nos aguardan unos paisajes de lagos verdaderamente de ensueño y donde es posible practicar el kayak. Es un sitio de lo más agradable, y en medio de estos imponentes bosques hay un antiguo poblado sami. La mejor forma de definir el conjunto es con la palabra entrañable.

6. Abisko

Paisaje de Abisko

El entorno de la población de Abisko también es espectacular. Hay varias zonas para hacer senderismo, así como es imprescindible relajarse en sus saunas tradicionales. Igualmente, hay un teleférico que asciende hasta un lugar ideal para tener unas excelentes vistas de la Laponia sueca y en invierno para contemplar increíbles auroras boreales.

7. Kiruna, fin de la ruta por la Laponia sueca

Y llegamos al final de nuestro periplo por la Laponia sueca. Este es un sitio donde se dan muchos de los tópicos del turismo en esta zona del mundo, desde los gélidos hoteles y bares de hielo hasta la iglesias de madera que parece un milagro que hayan resistido el paso de los siglos.

Además, hay una amplia oferta de recorridos en trineo, en motos de nieve o de sencillas excursiones a los lagos donde ver atardecer. Es una de las mejores sensaciones que deja un viaje a la Laponia sueca.