Descubrimos el romántico castillo de Butrón en Vizcaya

· 30 septiembre, 2016

El castillo de Butrón es una impactante fortaleza rodeada de naturaleza situada en Gatica, en la provincia de Vizcaya. Como sacado de un cuento, se alza imperioso entre la arboleda. Su imagen fantástica recuerda los castillos bávaros del XIX, aunque su origen es medieval.

Castillo de Butrón: un edificio singular

El de Butrón es el único castillo de estas características dentro del País Vasco. La visita hace que el turista se sumerja en el mundo mágico del gótico romántico del que la fortaleza está impregnada. El castillo ha sido testigo de batallas y ahora es escenario de idílicas fotografías. Imágenes que sirven de recuerdo a los cientos de visitantes que recibe cada año esta singular fortaleza vasca. Una fortaleza con influencia germana y un notable encanto romántico y medieval.

Castillo de Butrón
Castillo de Butrón – Asturias Verde / commons.wikimedia.org

Los orígenes de este singular castillo se remontan a la Edad Media, aunque fue remodelado en el siglo XIX por el marqués de Cubas, claro representante de la arquitectura neogótica, junto con Gaudí.

Aunque actualmente no se puede disfrutar del interior del castillo, todavía es posible admirar la belleza de su fachada. El sendero que se adentra en la espesura hasta la edificación está flanqueado por palmeras. Muy cerca del recinto hay un merendero desde el que las vistas son espectaculares.

La fortaleza no fue concebida como residencia, por lo que resultaría poco habitable. Por un lado, las torres no disponen de demasiado espacio útil. Por otro, algunas estancias se conectan entre sí mediante pasarelas y escaleras al aire libre, lo que las hace de difícil acceso.

Exquisita edificación

El castillo de Butrón es una de las fortalezas más conocidas del País Vasco. La impactante apariencia de esta obra neogótica alzándose al cielo le da un porte excepcional que hace que el viajero se quede totalmente deslumbrado. Y es que muchos no esperan que en este valle vizcaíno se pueda encontrar una obra de estas características.

Castillo de Butrón
Castillo de Butrón – Ricardo Leal / Flickr.com

Sus grandiosas paredes son de un grosor considerable, haciéndolo totalmente inexpugnable. El lugar se encuentra amurallado y de él salen cuatro torres de forma sesgada.

Pero si hay algo que destaca es la magnifica Torre del Homenaje, copia exacta de la del Alcázar de Segovia. Hecha de piedra de sillería, toda ella se encuentra rodeada de torreones, garitas, saeteras y objetos decorativos. Elementos con una imaginación exquisita y exuberante de inspiración germana.

“Nuestro destino nunca es un lugar, sino una nueva forma de ver las cosas.”

– Henry Miller –

Un secreto interior

El interior del edificio es grandioso, aunque hoy se encuentre cerrado al público. El inmueble dispone de cinco plantas, descontando planta baja y entrepiso. En su interior hay varios salones, que incluyen una zona de recepción de invitados.

Castillo de Butrón
Castillo de Butrón – fotosub

También se descubren una capilla para la oración, una biblioteca y un salón con una gran chimenea que nunca ha sido usada. Llama la atención especialmente un despacho por la gran luminosidad que entra por las denominadas cortejadoras, ventanas donde se sentaban las damas para ser cortejadas. Y estamos ante un castillo que, por supuesto, tiene mazmorras.

La belleza de los alrededores

La visita a este paraje merece la pena no solo por el castillo, sino por el parque que lo rodea. Con una superficie de aproximadamente 35.000 metros cuadrados, este bosque alberga un gran número de variedades de árboles.

Castillo de Butrón
Castillo de Butrón – Jose Bodalo / Flickr.com

Algunas de las especies vegetales son originarias de la zona y otras han sido traídas de otros lugares lejanos. Entre los ejemplares más singulares se encuentran dos variedades protegidas: el Sugi o cedro de Japón y el pino de Monterrey. La especia asiática ha sido declarada Patrimonio de la Humanidad por la Unesco y puede alcanzar los 10 metros de altura. El pino de Monterrey, por su parte, es una especie que puede alcanzar los 30 metros.

Por ello, el castillo de Butrón queda resguardado entre la espesura, aunque se alza impasible entre el verde de las copas hacia las nubes. La vista del parque y el edificio en conjunto formarán un recuerdo imborrable. Una imagen que parece sacada de una historia romántica donde el protagonista será el visitante que se pierde entre el castillo de Butrón y su verde enclave.