Robben Island: conoce la historia oscura de este lugar

Sonia Budner · 6 marzo, 2019
El museo de Robben Island, a pocos kilómetros de Ciudad de Cabo, fue hasta hace poco una cárcel de máxima seguridad por la que pasaron muchos de los líderes negros en la época del aparheid, incluido Nelson Mandela.

Ponemos rumbo a Sudáfrica, a un lugar con una historia infame que se ha convertido en un emplazamiento histórico. Este es el lugar donde Nelson Mandela estuvo encarcelado durante años. Robben Island, o la isla de las Focas, es hoy Patrimonio de la Humanidad y también un museo.

Este enclave ha sido una cárcel desde que los colonos holandeses llegaran en el siglo XVII.  Se cree que fue Vasco de Gama el primer colono que puso un pie en la isla. También ha albergado una institución mental, un hospital de leprosos, un lugar de cuarentena para animales y una base militar.

Robben Island es hoy un centro turístico al que se llega desde Ciudad del Cabo en un transbordador. La cárcel es un museo y el recorrido lo guía un antiguo preso que pasó en ella un buen tiempo. Otro de los tours más atractivos es el recorrido por el resto de la isla, visitando el puerto de la bahía de Murray.

También es el refugio de una flora y una fauna de gran interés y es el propio museo el encargado de su conservación. Existen en Robben Island cientos de especies de aves y también antílopes.

Los primeros “huéspedes”

entrada a la prisión de Robben Island
Entrada a la prisión

Se tienen noticias de algunos miembros de una familia local que fueron los primeros en tener contacto con los colonos europeos. Aquellos actuaban como intérpretes y también como nexo comercial con la población oriunda del lugar.

Krotoa era una mujer que se casó con un colono, aprendió varias lenguas europeas y actuaba como intérprete con los locales alrededor de 1655. Un familiar suyo había hecho lo mismo anteriormente y parece que ambos terminaron pasando por la cárcel de Robben Island. Se dice que fue por problemas con el alcohol.

Sin embargo, la mayoría de los encarcelados en la isla eran líderes indígenas que se oponían al colonialismo holandés. Uno de ellos fue un imán de Ciudad del Cabo que fue encarcelado y falleció en la cárcel. Existe un monumento que lo recuerda. Todavía hoy este es un lugar de peregrinación para musulmanes sudafricanos.

Un siglo más tarde se produjo otro hecho histórico que involucraba a la cárcel de Robben Island. Un barco negrero sufrió un motín por parte de los malgaches. Sus dos principales líderes fueron encarcelados en la isla.

También hubo europeos encarcelados en Robben Island, líderes políticos. Pero muchos de ellos han sido jefes tribales que luchaban contra la invasión holandesa y británica.

La leprosería y la Segunda Guerra Mundial

Interior de la prisión de Robben Island
Interior de la prisión – jeremy Seto / Flickr.com

Robben Island empezó a ser utilizada para aislar a los enfermos de lepra en 1845, aunque en los primeros años los enfermos no estaban retenidos allí. Sin embargo, en 1892 se les prohibía ya abandonar la isla.

Ya en pleno siglo XX, durante la Segunda Guerra Mundial, la isla albergó pesadas baterías antiaéreas y fue convertida en una gran fortificación. Estos elementos pueden todavía visitarse en la actualidad en alguno de los tours que recorren Robben Island

Robben Island y el aparheid

Interior de una celda en Robben Island
Interior de una celda

En los años 60 del siglo XX Robben Island se transformó en una cárcel de máxima seguridad con un estricto régimen carcelario. Allí se envió sistemáticamente a líderes de las comunidades negras sudafricanas. Entre ellos, los activistas Patrick Chamuso y Govan Mbeki, el padre del presidente sudafricano.

El preso político más famoso de Robben Island fue Nelson Mandela. Estuvo recluido allí 18 de los 28 años de prisión a los que fue condenado. Llegó a esta prisión el 27 de mayo de 1963.

Durante toda mi vida me he dedicado a esta lucha por el pueblo africano. He luchado contra la dominación blanca, pero también contra la dominación negra. He anhelado el ideal de una sociedad libre y democrática, en la que todas las personas puedan vivir juntas, en armonía y con igualdad de oportunidades. Es un ideal que espero vivir y espero alcanzar. Pero de ser necesario, es un ideal por el que estoy preparado para morir.

-Nelson Mandela-

Cuando llegó a la isla su destino era morir allí. Pero Nelson Mandela abandonó Robben Island en marzo de 1982 para ser trasladado a la prisión de Pollsmoor.

Durante el tiempo que pasó en la isla vivió como cualquier otro preso político de los que llegaban de Sudáfrica y Namibia. Pequeñas celdas con un pequeño patio de cemento y un cubo de agua. El régimen carcelario de Robben Island estaba destinado a castigar y humillar a los líderes del movimiento negro.

Robben Island ha pasado a la posteridad como un lugar maldito. Un pequeño enclave que acumula sufrimiento e injusticias por igual y que ha quedado como legado y ejemplo de lo que no puede volver a suceder.