Recorremos la bella comarca de la Vera en Cáceres

Adrián Pérez 24 febrero, 2016

La comarca de la Vera, al noreste de Extremadura, es valorada por su riqueza natural e histórica. Para descubrir su origen hay que remontarse a la Edad Media, cuando se fundó la denominada sexmería de la Vera, vinculada a la cercana villa de Plasencia. Desde hace 30 años es una mancomunidad que agrupa 21 municipios de la zona. ¡Da con nosotros un paseo por la comarca de la Vera y disfruta de todo lo que tiene para ofrecerte!

¿Cuántas Veras hay en Vera?

Los pueblos de la Vera se caracterizan porque en su mayoría llevan esta palabra al final de su nombre. Valverde, Robledillo, Jaraíz, Jarandilla y Pasarón finalizan con “de la Vera” para demostrar a quien pertenecen. Es interesante destacar que la capital de la mancomunidad se llame Cuacos de Yuste, aunque en un principio también era “de la Vera”.

Es un lugar hermoso con un clima agradable, con inviernos lluviosos pero suaves y veranos cálidos. A ello hay que unir su gran diversidad de flora y fauna. Además, es popular por la abundancia de arroyos y ríos que parten de las cumbres de la sierra de Tormantos.

Garganta de la Olla en la comarca de la Vera
Garganta de la Olla – Canicaroja / Flickr.com

En toda la zona hay nada menos que 46 gargantas donde mucha gente aprovecha para descansar y darse un baño o simplemente cruzar por sus puentes romanos y medievales. ¡No te pierdas la Garganta de la Olla!

El lago de Jaraíz es otro de los imprescindibles si viajas en verano, que se forma con las aguas del deshielo. De gran afluencia turística, cuenta con instalaciones y servicios para los viajeros (incluyendo bares y señalización).

Paseando por los pueblos de la comarca de la Vera

Arquitectura tipica de la comarca de la Vera
Arquitectura típica de la Vera – Jesús Pérez Pacheco / Flickr.com

Si bien no es el área más visitada de Cáceres, lo cierto es que de la comarca de la Vera tiene mucho para ofrecernos. No solo en lo natural sino también lo histórico, cultural y arquitectónico. Una vez que hayas disfrutado de las piscinas naturales (o al terminar tu día en las gargantas) te recomendamos que pasees por sus encantadores pueblos.

Garganta la Olla es un punto de partida excepcional, con un casco histórico pequeño y muy bien conservado. Las construcciones son de adobe, madera y ladrillo, tienen esculturas en piedra y algunas inscripciones que se han mantenido en el tiempo. En el Mirador de la Serrana tendrás vistas panorámicas del pueblo y los alrededores.

Monasterio de Yuste en Cáceres
Monasterio de Yuste – amorfati.art

El monasterio de Yuste es otro lugar bonito para recorrer. Su tranquilidad y silencio no tienen comparación. No por nada fue elegido como última morada por el emperador Carlos I de España y V de Alemania. Cuenta con dos claustros (uno renacentista y el otro gótico) y el cuarto real del monarca. En los exteriores te espera una hermosa huerta.

A pocos minutos de allí encontrarás Cuacos de Yuste. Antes de ingresar al puebo puedes pasar por el cementerio militar alemán, donde descansan los restos de 180 soldados de ese país que murieron en las dos guerras mundiales. Siguiendo hacia el centro te toparás con una plaza mayor porticada, un monumento a Carlos V y muchas casas de arquitectura tradicional.

Cuacos de Yuste en al comarca de la Vera
Cuacos de Yuste – Jesús Pérez Pacheco / Flickr.com

En Jaraíz de la Vera sube al balcón para obtener vistas panorámicas de la sierra de Gredos. Se trata de la población más importante de toda la comarca, por lo tanto es donde hay más cantidad de restaurantes, tiendas y hoteles. Su casco histórico es peatonal pero no cuenta con muchos sitios de interés más que el conjunto en sí mismo.

Pasarón de la Vera es muchas veces obviada porque está alejada del resto de la ruta de la mancomunidad pero vale la pena visitarla, ya que conserva su arquitectura antigua y cuenta con tres atractivos interesantes: la iglesia del Salvador, el palacio de los Condes de Osorno y el Museo Pecharromán.

A pocos kilómetros de allí encontrarás el valle del Jerte, famoso por el espectáculo que supone contemplar sus miles de cerezos en flor.

Parador en Jarandilla de la Vera
Parador de Jarandilla de la Vera – Oscar Garriga Estrada

Si vas desde Tornavacas hasta Jarandilla de la Vera, podrás hacer la llamada “ruta de Carlos V”, una ruta para senderismo de 25 kilómetros de extensión que lleva 9 horas terminarla. En ella podrás rememorar el viaje que hizo el emperador hasta terminar en el monasterio.

“La razón de Estado no se ha de oponer al estado de la razón”

-Carlos I de España-

Además, en Jarandilla hay un bonito parador y un casco antiguo que vale la pena disfrutar (fue declarado conjunto histórico de Interés Cultural, por algo será, ¿verdad?).

Durante tu estancia en la comarca de la Vera combinarás a la perfección la naturaleza con la arquitectura, la tranquilidad con la historia y el ejercicio con el descanso. ¡No te lo pierdas!

Te puede gustar