Lugares imprescindibles que hay que ver en Hamburgo

Lugares imprescindibles que hay que ver en Hamburgo

Hay mucho que ver en Hamburgo, una ciudad que se encuentra al norte de Alemania. Ciudad de inviernos crudos y veranos templados, pero donde su clima no impide que sea una de las urbes germanas más vitales, bohemias y divertidas.

Si te preguntas la razón de que Hamburgo sea tan animada, te diremos que en gran parte se debe a su condición de importante puerto marítimo, pese a que la ciudad no está a orillas del mar. Te preguntarás, ¿cómo puede ser? Pues ahora vamos a intentar aclararte esa y otras cuestiones, así como presentar lo más imprescindible que hay que ver en Hamburgo.

Cómo llegar a Hamburgo

Canales de Hamburgo

Hamburgo – canadastock

Es muy fácil llegar a Hamburgo. Se puede hacer gracias a la importante red de carreteras alemanas y también mediante sus ferrocarriles. Igualmente, se puede llegar por vía aérea aterrizando en el aeropuerto internacional, situado a menos de media hora en metro del centro de la ciudad. Y desde luego, se puede llegar por mar, desembarcando en el puerto de Hamburgo.

Es decir, volvemos a la cuestión de un puerto marítimo sin mar, y es que Hamburgo está bañada por el río Elba, que a su paso por la urbe es realmente impresionante y navegable hasta su desembocadura en el cercano Mar del Norte. Gracias a eso, históricamente enormes embarcaciones han navegado por él, descargando desde hace siglos tanto mercancías como personas en la ciudad.

“Viajar implica cambiar de actitud: se agudiza la curiosidad, se abren las ventanas de los sentidos y nos volvemos mucho más receptivos a todo lo nuevo.”

-Mayte Suarez Santos-

El puerto, lugar imprescindible que ver en Hamburgo

El puerto, uno de los lugares que ver en Hamburgo

Puerto – canadastock

Pero este puerto no solo es una vía de entrada, es un atractivo turístico en sí mismo. Se trata de una zona organizada por medio de canales, en los cuales se elevan los Speicherstadt, las construcciones más emblemáticas de Hamburgo.

Estos son edificios que fueron enormes almacenes portuarios elevados sobre las aguas gracias a pilotes. Pues bien, muchos de ellos hoy en día están restaurados y son dinámicos espacios culturales. Y otros muchos son restaurantes, pubs y discotecas, ya que está es un zona que hay que visitar de día y de noche.

Y también en la zona del puerto, está el Reeperbahn. Es el famoso “barrio rojo” de Hamburgo. Unas calles de atmósfera muy libertina que mantienen parte de la esencia de lo que fue el puerto marítimo en otros tiempos.

El Museo Rickmer Rickmers

Rickmer Rickmers en Hamburgo

Rickmer Rickmers – Allie_Caulfield / Flickr.com

Seguimos en el puerto, pero ahora a bordo de un hermoso velero transformado en museo. Un ambiente único para comprender las condiciones de vida de los marineros antaño. Unas vidas duras y valientes, sin duda alguna.

Un barco que es historia pura, ya que navegó durante casi un siglo, y desde 1983 es uno de los museos más bonitos e interesantes de Hamburgo, con todo tipo de piezas relacionadas con la navegación.

The Beatles Platz

Beatles Platz en Hamburgo

Beatles Platz – S E / Flickr.com

Los visitantes más ilustres de la ciudad fueron los Beatles, que en realidad comenzaron a fraguar su leyenda en Hamburgo, donde celebraron unos intensos conciertos en la mítica sala de conciertos Star-Club.

Hoy en el barrio de St. Pauli todavía se les recuerda en una plaza que lleva su nombre y que simula ser un gigantesco disco de vinilo con la figura de los cuatro músicos de Liverpool. Sin duda, uno de los lugares que hay que ver en Hamburgo, sobre todo si eres fan del grupo.

Hamburgo para los peques

Miniatur Wunderland en Hamburgo

Miniatur Wunderland – nigelmenzies / Flickr.com

Y como tal vez todo lo que hemos nombrado en este artículo sobre Hamburgo sean atracciones para viajeros adultos, también vamos a dedicar una nota para aquellos que hagáis turismo familiar a Hamburgo. Sí es así, no os perdáis su Jardín Botánico, situado en el corazón de la urbe y dividido en tres secciones de lo más interesante.

Y desde luego, resulta mucho más que aconsejable, sin importar la edad, ir a ver el Miniatur Wunderland, donde se ve el tren en miniatura más grande del mundo, gracias al cual se hace un viaje virtual por todo el mundo. Una atracción, como decíamos, para todas las edades.

Te puede gustar