Qué hacer en Sudáfrica: safaris y mucho más

· 2 noviembre, 2018
Sus paisajes, su historia, sus ciudades... Sudáfrica puede llegar a sorprender a quien la visita por primera vez.

Está claro que una de las cosas que hay que hacer en Sudáfrica es vivir la experiencia de un safari fotográfico en el que contemplar los animales que solo vemos en los documentales. Pero hay mucho más que hacer en este maravilloso país. Hay otras múltiples actividades para realizar en la naturaleza, hay ciudades y poblaciones llenas de atractivos, y están las huellas de una historia realmente peculiar.

10 cosas que hacer en Sudáfrica

Os vamos a dar unos cuantos fogonazos sobre las muchas cosas que se pueden hacer en Sudáfrica. Este es un país único del que disfrutaréis en muchos sentidos.

1. Visita a Ciudad del Cabo

Ciudad del Cabo en Sudáfrica
Ciudad del Cabo

Comencemos por lo más clásico, la visita a Ciudad del Cabo, una de las urbes más apasionantes de África. Allí os espera un espectacular Waterfront, el Green Market, la elegante Long Street, los colores del barrio Bo-Kaap y la maravilla natural de Table Mountain.

2. Reflexionar en Soweto

La otra gran ciudad de Sudáfrica es Johannesburgo, y allí lo mejor que se puede hacer es hacer un tour turístico por Soweto. Es el viejo ghetto que nos habla de los tiempos del apartheid y que se convierte en una visita muy emocionante.

3. Pisar Robben Island

Prisión de Robben Island Ciudad del Cabo
Prisión de Robben Island – Darrenp

En la misma línea de conocer el pasado más reciente y terrible de Sudáfrica va esta otra excursión a Robben Island. La isla donde estuvo encarcelado Nelson Mandela. Un lugar que le pudo volver loco, pero que en cambio le transformó en todo un mito.

“Aprendí que el coraje no era la ausencia de miedo, sino el triunfo sobre él. El valiente no es el que no siente miedo, sino el que vence ese temor.”

-Nelson Mandela-

4. Sentir el vértigo del cabo de Buena Esperanza

Visitar Cabo de Buena Esperanza, una de las cosas que hacer en Sudáfrica
Cabo de Buena Esperanza

Uno de los lugares más famosos de todo el mundo es el cabo de Buena Esperanza, ubicado al sur de Ciudad del Cabo. Es una excursión imperdible, ya que las vistas vertiginosas de sus acantilados son, sin duda, estremecedoras. Pero también muy hermosas.

5. Ver donde se unen dos océanos

A veces erróneamente se dice que el Atlántico y el Índico se fusionan frente al cabo de Buena Esperanza. No es correcto. Eso ocurre en el cabo de Agujas, y un monumento conmemorativo nos lo recuerda.

6. Ir a la playa

Son muchas las opciones para refrescarse en verano en Sudáfrica. Y después de visitar cabo de Agujas, ya sabemos que pueden ser en playas tanto bañadas por el Índico como por el Atlántico. Aquí van unas pocas recomendaciones: Camps Bay, Cape Vidal, Muizenberg o Walker Bay.

7. Avistar ballenas desde Hermanus

Ballena en la costa de Hermanus
Ballena en la costa de Hermanus

En este último lugar de Walker Bay, también hay otra actividad invernal. Consiste en ver grupos de ballenas. Es increíble que lleguen a acercarse tanto a la costa. De hecho, son visibles desde el paseo marítimo de la población de Hermanus. Se les ve, y se les oye. ¡Es alucinante!

8. Tomarse unos vinos en Franshhoek

Los vinos de Sudáfrica tienen renombre mundial. Pues bien para disfrutarlos en toda su inmensidad hay que acercarse a los viñedos y bodegas de Franshhoek. Un lugar que recuerda a Europa, no solo por los nombres de las bodegas, también por la típica arquitectura colonial.

9. Verse las caras con un tiburón blanco

Mucha más adrenalina se destila cuando un toma un barco en el puerto de Gansbaii y va pensando que su objetivo es encerrarse en una jaula subacuática y esperar que por ahí se acerque un tiburón blanco. Estremece solo de pensarlo y aún así hay mucha gente que lo hace.

10. Hacer el safari por antonomasia

Safari en el parque Kruger en Sudáfrica
Parque Kruger

Os podemos dar otras muchas ideas para unas vacaciones en Sudáfrica. Es posible ver pingüinos en la playa de Simons Town, cocodrilos en el estuario de Santa Lucía… También puedes surfear o hacer excursiones en kayak.

Ni que decir tiene que disfrutar de la naturaleza es uno de los objetivos para pensar en hacer una escapada a Sudáfrica. Y esa escapada no estaría completa sin el imprescindible safari fotográfico. ¿Dónde? En el Parque Kruger.

El más grande del país, el primero y el más famoso. También el mejor preparado para los turistas. Ve allí, calma tus nervios y prepara la cámara. Allí fotografiarás leones, leopardos, elefantes, rinocerontes, búfalos… Por fin podrás decir que has visto África.