Qué hacer en Oita: una bella ciudad en la isla de Kyushu

Elena Blanco · 14 abril, 2019
Oita es una prefectura de Japón llena de atractivos, entre ellos la ciudad que le da nombre y que vamos a conocer

Si tienes pensado viajar a Japón, no puedes perderte la prefectura de Oita. Se encuentra en la isla de Kyushu y es una de las zonas más bellas del país. Comprende las preciosas e interesantes ciudades de Oita, Usuki, Tsukumi, Bungoono y Saiki.

En esta ocasión, nos vamos a centrar en la ciudad que da nombre a la prefectura. Es una ciudad fantástica que conforma el centro y el corazón de la región y de la que queremos darte mas detalles. Toma nota.

Qué visitar en la ciudad de Oita

Macacos en la Reserva de Takasiyama
Reserva de Takasiyama – Kamakura / Wikimedia Commons

Oita es una ciudad que tiene decenas de atractivos turísticos, la mayoría relacionados con la naturaleza. Una naturaleza que se respeta y se cuida con auténtico esmero. Por ejemplo, a pocos kilómetros de la ciudad, entre Oita y Beppu, se encuentra la reserva natural de Takasakiyama.

Es un lugar singular, ya que aquí viven más de 1300 macacos japoneses en su hábitat natural. Y los visitantes pueden observarlos tranquilamente.

La reserva, por otra parte, conforma un espacio cómodo para los macacos, por lo que toda conducta que pueda asustar o atentar contra ellos está totalmente prohibida. Además, cada 30 minutos un encargado les da de comer, siendo un momento muy divertido para quienes lo ven.

También a las afueras de Oita se encuentra el acuario de Umitamago y que es muy interesnate. Este alberga decenas de especies diferentes de peces, además de tiburones, rayas y delfines que hacen increíbles espectáculos.

La entrada al acuario cuesta 2200 yenes (18 €), 1100 (9 €) para los estudiantes y 700 (6 €) para los menores de 4 años. Para llegar hasta allí se puede tomar un autobús desde Oita hasta la parada de Takasaki-yama Shizen Doubutsuen-Mae.

Otros lugares de interés

Castillo Funai en Oita
Castillo Funai – 663highland / Wikimedia Commons

Un atractivo que no puedes perderte son las ruinas del castillo Funai, que se encuentran en el parque Oita-Joshi. Aunque no queda demasiado en pie, podrás ver la pared de piedra, los fosos y las torres que aún se mantienen.

También es bastante conocido por ser un precioso mirador, con más de 70 cerezos a su alrededor. Puede que no sea el más impresionante de los que puedas visitar, pero el aura que se crea con estos árboles reflejados en el agua es absolutamente mágica.

Y otro lugar imperdible en la ciudad es el Museo de Arte de la Prefectura. Ya el edificio es una obra de arte. Se trata de un diseño del arquitecto japonés Shigeru Ban. Tiene forma de una gran caja en cuya planta baja hay puertas plegables para que pueda quedar abierto al público.

Trato de evitar detalles muy sofisticados. De hecho, intento que los detalles desaparezcan.

-Shigeru Ban-

Por último, hay que mencionar Kaisei-kan. Se trata de un complejo en el que encontramos un observatorio astronómico y un maravilloso mirador. Es un lugar que se puede disfrutar desde el día a la noche.

Podrás ver el cielo y el mar y, cuando se vaya el sol, incluso la luna, las estrellas, las nebulosas o las manchas solares a través de uno de los muchos telescopios con los que cuenta. También hay un interesante museo que te permitirá conocer todo lo relacionado con la astronomía.

Cómo desplazarse en Oita

Parque en Oita
Parque en Oita – _sio___ / Flickr.com

Lo primero que hay que tener en cuenta es cómo llegar hasta la zona y a la ciudad en concreto. Una de las opciones más usadas por los turistas es el tren. El problema es que muchos lugares de interés se encuentran alejados de las estaciones.

Por ello, lo mejor es alquilar un coche para moverte con total comodidad. Las principales ciudades de la isla están conectadas perfectamente con Oita.

También cuenta con aeropuerto, lo cual hace que los trayectos sean mucho más cómodos. Desde el aeropuerto al centro de la ciudad se puede tomar un autobús, que tarda una hora aproximadamente. En avión podrás llegar desde muchos puntos del país, por ejemplo, el vuelo desde Tokio a Oita dura apenas una hora y media.