Yoshinoyama en Japón y el espectáculo de los cerezos en flor

· 3 diciembre, 2016

En primavera ocurre un verdadero espectáculo en el monte Yoshinoyama, en Japón. Más de 30.000 ejemplares de la sakura florecen, inspirando poemas desde hace cientos de años y deslumbrando a propios y extranjeros. ¿Te gustaría conocer un poco más sobre el monte Yoshinoyama y sus maravillosos cerezos en flor? Entonces acompáñanos en este inolvidable recorrido.

Yoshinoyama: una primavera inolvidable

El monte Yoshinoyama es una montaña que está ubicada en el distrito de Yoshino en la prefectura de Nara, Japón. Desde hace cientos de siglos este lugar ha sido la inspiración para numerosos poetas. ¿La razón? La extraordinaria belleza del monte, especialmente en primavera cuando florecen los más de 30.000 ejemplares de sakura.

Yoshinoyama
Yoshinoyama – Christoph Herold

En el año 2004 la Unesco incluyó a Yoshinoyama en la lista de lugares que son Patrimonio de la Humanidad. También está incluido en los sitios sagrados y rutas de peregrinación de los Montes Kii. Se trata de un espectáculo único y de un escenario tan fascinante y hermoso que todas las personas deberían presenciar, aunque fuera una sola vez en la vida.

Se dice que los primeros ejemplares de cerezos en flor llegaron hace aproximadamente 1.300 años junto a los monjes y los primeros santuarios que estos construyeron en la zona. Gracias a estos santuarios, Yoshino se convirtió en uno de los principales lugares de peregrinación de Japón.

Yoshinoyama
Yoshinoyama – Yusei

Además de la belleza natural e inigualable de los cerezos en flor, una hermosa tradición acompaña el florecimiento de estos ejemplares. Cada año, familias y visitantes se reúnen bajo las nubes de colores de los cerezos y estrechan lazos y comparten momentos únicos e inolvidables. Generalmente esta floración ocurre a principios de primavera, por lo que si visitas Japón no puedes dejar de visitar esta región y observar por ti mismo este paraje natural.

Los cerezos en flor de Yoshinoyama

Los colores que predominan entre los cerezos en flor de Yoshinoyama son los pasteles, especialmente el morado claro. Es ideal poder visitar este monte en abril, cuando florecen por completo los más de 30.000 ejemplares que aquí se encuentran.

Yoshinoyama
Yoshinoyama – David Carillet

 En cuanto a los santuarios, hay tres de ellos que están incluidos en la ruta de sitios sagrados y rutas de peregrinación de los Montes Kii. Son Kumano Sanzan, Yoshino-Omine y Koyasan. Cada uno de ellos se encuentra escondido en las profundidades del bosque, por lo que te recomendamos contratar a un guía para que puedas disfrutar de todo el recorrido sin temor a perderte.

Una vez allí, estarás frente a construcciones con cientos de años de antigüedad donde reina un ambiente de absoluta paz.

“Viajar logra lo mismo que los buenos novelistas consiguen hacer con la vida cotidiana cuando la enmarcan como si fuera una foto en un portarretratos o una gema en un anillo, de manera que las cualidades intrínsecas de las cosas se vuelven más claras. Viajar logra hacer eso con la materia de la que está hecha nuestra vida cotidiana, dándole los contornos nítidos y significados del arte”.

– Freya Stark –

Conocer el monte Yoshinoyama en Japón es una de las experiencias más maravillosas que cualquier ser humano pueda tener. Se trata de un recorrido único en el que la belleza natural, la fraternidad entre amigos y familia y los lugares sagrados de los diferentes santuarios, se unen para hacer de esta una experiencia única.

Es como sentirte bajo nubes moradas de los cerezos en flor mientras se recorre uno de los lugares de peregrinación más importantes de Japón. Y a ti, ¿te gustaría conocer este increíble e inolvidable lugar?