El Púlpito del Diablo en la Sierra Nevada de Cocuy

18 Septiembre, 2020
Este artículo ha sido escrito y verificado por la historiadora Nuria Herrero Lapaz
El Púlpito del Diablo se encuentra en la Sierra Nevada de Cocuy, en su pico llamado el Pan de Azúcar. Te invitamos a conocer este maravilloso paisaje colombiano, ideal para los amantes de la aventura.

Si viajas a Colombia buscando bellos paisajes y aventura y estas físicamente bien preparado, te animamos a que subas a conocer el Púlpito del Diablo. En la Sierra Nevada de Cocuy, en su pico, el Pan de Azúcar, se halla esta maravilla de la naturaleza llamada el Púlpito del Diablo, cuya historia vamos a conocer a continuación.

Uno de los 56 parques nacionales que tiene Colombia es el Parque Nacional de Güicán, Cocoy y Chita. Se encuentra situado en la zona centrooriental del país, a unos 500 kilómetros de la capital, Bogotá. Dentro de este parque, el viajero podrá descubrir la Sierra Nevada del Cocuy.

Dentro de esa sierra, destaca un pico sobre los demás, el llamado Pan de Azúcar. Se trata de una montaña cubierta de nieve con una altitud de más de 5000 metros sobre el nivel del mar. Allí, los visitantes pueden disfrutar del llamado Púlpito del Diablo.

El viaje al Púlpito del Diablo

El visitante que quiera acceder a la Sierra Nevada del Cocuy tiene que saber que no es un viaje que pueda hacer cualquiera. Hay empresas que se dedican a organizar visitas al Púlpito del Diablo, pero para ello, el primer requisito para los interesados es estar en buenas condiciones físicas.

La travesía generalmente ocupa unas 11 horas de ida y otras 11 horas de vuelta. La distancia de más de 7,5 kilómetros, junto con la altitud de más de 4800 metros sobre el nivel del mar, hace que la falta de oxígeno influya también en la caminata.

Las empresas turísticas que acompañan a los viajeros suelen aconsejar un guía para cada seis personas. Otras recomendaciones comunes incluyen no ir en grupos muy numerosos, disponer de un buen calzado y ropa de abrigo.

Un viaje hasta el Púlpito del Diablo incluye disfrutar de lagunas y cascadas junto a vistas increíbles de una de las sierras más bellas de todo Colombia. Además, el plato principal, que es la subida a la montaña de 5150 metros, en la que destaca la Laguna Grande la Sierra con sus espectaculares paisajes.

La Sierra Nevada de Cocuy, en cuyo pico se encuentra el Púlpito del Diablo.

El Parque Nacional del Cocuy

Al pie del ascenso, se puede encontrar un cartel con la leyenda de todo lo que podrá el visitante hacer en su visita al Parque Nacional del Cocuy. La altura mínima del lugar es de 3950 metros sobre el nivel del mar, en tanto que la altura máxima es de 5100 metros.

La temperatura del lugar oscila entre los -2 ºC y los 7 ºC. El sendero indica un tiempo de recorrido de cuatro horas aproximadamente, que se ve ralentizando por la pendiente y la falta de oxígeno.

La longitud del sendero es de 7761 metros. Como atractivos turísticos, se pueden destacar aquí la nieve, el río, la vegetación y la fauna.

Las actividades que se pueden realizar son escalada, senderismo, observación de la fauna y de la flora, fotografía, investigación y educación ambiental, además de acampadas en las zonas delimitdas para ello. Asimismo, los servicios que ofrece el parque son hospedaje, restaurantes, baños y rutas de senderismo.

La leyenda del nombre del Púlpito del Diablo

El nombre del Púlpito del Diablo en la Sierra Nevada de Cocuy proviene de una leyenda. Esta narra cómo, en Semana Santa, el diablo paseaba por todo el pueblo montado en una mula negra con ojos de fuego, que iba echando chispas de fuego por las patas.

El Púlpito del Diablo contemplado a la distancia.

Cuenta la leyenda que, después de pasear por allí la mula negra, sucedían tormentas eléctricas y lluvias torrenciales, además de vientos huracanados. Cuando llegaba el Viernes Santo, el diablo llegaba a la montaña nevada y, a las 12 del mediodía, se subía a la roca más alta.

En ese momento, caía una intensa nevada y se rodeaba toda la Sierra de Cocuy de una gran nube negra cargada de rayos y truenos. En medio de este espectáculo espectral, el diablo lanzaba maldiciones e insultos que llegaban a todas las gentes del valle.

Ante ello, según esta leyenda, un grupo de católicos vestidos con las ropas del cura de la parroquia y con los ornamentos de la iglesia se fueron a la cima de la cordillera un jueves santo, a esperar la llegada del diablo. Cuentan que cuando el diablo llegó y vio todo aquello, no se quedó y, de hecho, nunca más regresó.

Leyendas aparte, el Púlpito del Diablo es un lugar digno de visitar y muy recomendable por sus vistas, por la paz que transmite y las bellas imágenes que nos regala. Ahora solo falta viajar a Colombia y alcanzar la forma física necesaria para subir a contemplar ese maravilloso rincón del planeta.