Puerto de Boscastle, un lugar con mucho encanto

08 Septiembre, 2020
Este artículo ha sido escrito y verificado por el historiador del arte Armando Cerra
Caminar por la costa de Cornualles, en el extremo sudoccidental de Inglaterra, siempre es un deleite. Esto gracias a los paisajes que salen a nuestro paso y los pueblos que se van visitando, algunos tan acogedores como Boscastle.

Boscastle, su puerto, sus construcciones y las sendas por los alrededores nos permiten disfrutar de la cara más amable y bucólica de Cornualles, al sudoeste de Inglaterra. Este es un condado tan especial que se convierte por sí solo en el destino de un maravilloso viaje por la costa británica.

La localidad de Boscastle posiblemente no sea la más famosa de Cornualles, uno de los 47 condados que componen Inglaterra y que posee lugares tan carismáticos como Saint Yves, el Teatro Minack en Porthcurno o el moderno Eden Project, cerca de St. Austell.

Sin embargo, este lugar alejado de todo tiene un encanto extremo. Por esta razón, todo aquel que lo visita acaba recordando el nombre de esta minúscula población.

Una población típica de Cornualles

El núcleo de Boscastle es muy pequeño y, como suele ser en esta zona, completamente peatonal para los turistas. De esta manera, hay que dejar el vehículo en un parking próximo para ir viendo sus casas tradicionales desperdigadas por la ladera, algunas de ellas transformadas en acogedores cottagesviviendas ruralespara disfrutar de unas tranquilas vacaciones en esta zona de Inglaterra.

El entorno natural de Boscastle

El atractivo de esas casas sencillas no sería el mismo sin el entorno natural que rodea Boscastle, caracterizado por suaves ondulaciones de prados y tres ríos que confluyen aquí. Entre ellos, se destaca especialmente el río Valency, cuyo cauce parece guiar los pasos de los visitantes hacia la zona del viejo puerto.

El puerto de Boscastle, por su propia configuración natural, está al resguardo de las grandes mareas y olas. Si otras partes de la costa inglesa están dominadas por altos y salvajes acantilados, la verdad es que en Boscastle el paisaje conforma una especie de laberinto de roquedos para apaciguar la fuerza de las olas.

El puerto de Boscastle, visitado por turistas.

Aún así, los locales construyeron gruesos muros de piedra para domesticar todavía más al mar y salvaguardar sus embarcaciones, las cuales hoy son menos que antaño y esos muros se han convertido en un excelente lugar para lanzarse a bañarse. Eso sí, con neopreno, porque la temperatura de las aguas aquí siempre es muy fresca.

Caminar por la costa

Una de las maravillas de pasar unos días en Boscastle, o al menos de hacer una excursión, es calzarse las botas de senderismo y realizar algún tramo de los senderos que recorren este trozo de litoral. Se trata de unas sendas que se integran en el larguísimo y concurrido England Coast Path, que recorre toda la costa inglesa durante casi 5000 kilómetros.

Si solo hay tiempo para dar un breve paseo, es muy recomendable tomar la senda que desde el río Valency va en paralelo al puerto, pero ascendiendo hasta llegar a un peñasco. Este es el mejor lugar para ver la disposición portuaria de Boscastle y también intuir los restos del castillo medieval de Bottreaux, prácticamente desaparecido, pero que fue el origen de la población.

El vecino Tintagel

No muy lejos de aquí también hay otro castillo en ruinas. Hablamos del Castillo de Tintagel, que para algunos es el lugar donde nació el rey Arturo, aquel monarca mítico de la Tabla Redonda y el Mago Merlín. Efectivamente, Cornualles es un territorio extraordinariamente proclive a la magia y los misterios…

Paisaje del pueblo de Boscastle en un día nublado.

El Museo de la Brujería y la Magia

Buena muestra de lo que comentamos con anterioridad es el Museo de la Brujería y la Magia que hay en el propio Boscastle. Aquí se exponen artilugios y objetos de lo más variopintos.

Todos estos elementos fueron imprescindibles siglos atrás para practicar todo tipo de rituales fantásticos y para hacer embrujos que provocaban tanto el bien como el daño. ¡Los amigos del misterio no se lo pueden perder!

Boscastle y la calma que transmite

En definitiva, Boscastle puede ser un buen lugar para una excursión por Cornualles, pero es todavía mejor si nos alojamos allí, en alguno de sus cottages. Esta visita presentará una ocasión fantástica para sentir todas las esencias de este peculiar condado y, al mismo tiempo, gozar de atardeceres increíbles.

Estas puestas de sol constituyen un espectáculo magnífico en Boscastle para el que basta con caminar hasta la costa y llevarse una de las cervezas artesanales de la zona para contemplar el show de colores y luz que proporcionan el horizonte, el sol y las aguas del mar.