Ruta por los 4 pueblos más bonitos de la costa Amalfitana

Bañada por el mar Tirreno y a lo largo del golfo de Salerno, la costa Amalfitana ofrece algunas de las postales más bellas de Italia. Un precioso balcón salpicado por coloridos pueblos de calles empinadas y terrazas de cultivos, declarado Patrimonio de la Humanidad por la Unesco. Vamos a visitar algunas de sus localidades más bellas. ¿Nos acompañas?

El encanto de la costa Amalfitana

A un paso de Nápoles encontramos un pedazo de litoral espectacular. Y encaramados a él, inolvidables pueblos costeros. Todos en medio de encantadores paisajes y casi colgando de espectaculares acantilados. Un ejemplo de ello son las laderas de los Montes Lattari.

Vista de Amalfi
Amalfi – leoks

Entre pueblo y pueblo se descubren preciosas calas y cultivos de cítricos y olivos que hacen del recorrido todo un espectáculo. Recorrer ese litoral es una delicia, no por nada, la costa Amalfitana es considerada una de las mas bonitas del país.

“Como todas las drogas, viajar requiere un aumento contante de las dosis.”

-John Dos Passos-

Pueblos inolvidables de la costa Amalfitana

1. Salerno

Situado en un lugar geográfico privilegiado y observando la bahía se ubica Salerno. Este paraíso ofrece al visitante un clima único. Cuenta con un mar transparente y un aire limpio y fresco donde disfrutar de una inigualables vacaciones.

Catedral de Salerno en la costa amalfitana
Catedral de Salerno – Leandro Neumann Ciuffo / Flickr.com

Visita obligada es el Castillo de Arechi, de estilo medieval y situado en el monte Bonadies. Desde allí es posible contemplar unas soberbias vistas de todo el golfo. También hay que acercarse a su bonita catedral, de estilo románico, en honor a Santa María de los Ángeles y a San Mateo.

Y para relajarse y descansar, el precioso Jardín de Minerva. Un enclave de enorme importancia durante la Edad Media. Debido a su gran variedad de plantas medicinales, despertaba gran interés entre los estudiantes de la época.

2. Vietri sul Mare

Caminar por las calles de Vietri sul Mare es toda una delicia. Y es que los edificios están decorados con coloridos y bellos azulejos. Son precisamente, los que le otorgan parte de su fama. Y, por supuesto, no podía faltar un museo dedicado a este material.

Vietri sul Mare en la costa amalfitana
Vietri sul Mare – Sopotnicki

En el museo dedicado a la cerámica se pueden admirar piezas de todo tipo. Sin embargo, llaman la atención las pertenecientes al período alemán. Resultan curiosas, ya que son objetos hechos por los germanos que huían durante la Segunda Guerra Mundial y que diseñaron piezas de tonos espectaculares.

Con esta maravillosa cerámica están decorados edificios importantes, como la Iglesia de San Juan Bautista y la fachada de la Archiconfraternidad de la Anunciada y del Rosario. Otro tanto ocurre con muchas de las casas que forman este paraíso.

3. Amalfi

Dando nombre a esta imponente costa se llega a Amalfi, en tiempos pasados uno de los puertos más importantes de la zona. Se asienta a los pies del monte Cerreto, envuelta por soberbios acantilados.

Catedral de Amalfi
Catedral de Amalfi – lkonya

Paseando por esta bonita ciudad marinera, la vista se topa con bellas y curiosas calles. En la Plaza del Duomo se encuentra la catedral, también llamada la Cittá Blanca y edificada en honor al apóstol San Andrés en estilo barroco. En su interior sorprende la bella escalinata. Lo mismo ocurre con el altar y con el arco triunfal sostenido por pilastras.

Continuando con el paseo por Amalfi, se puede hacer una primera parada en el Museo de la Carta. Es una antigua fabrica de papel donde se puede contemplar el molino donde se fabricaba. También hay que visitar el Museo Diocesano o el Arsenal de la República.

4. Positano

Rodeado de vegetación, este rincón de la costa Amalfitana parece salido de un cuento, y es conocido en todo el mundo por su ambiente embriagador. Dominan en él los colores rosados y los tonos pastel, mientras que sus casas caen y se dispersan por la pendiente.

Vista dePositano en la costa amalfitana
Positano – ronnybas

Pero lo que más llama la atención son sus escaleras, que se retuercen a lo largo y ancho de la localidad. Forman un conjunto que le da cierto aire encantador de dinamismo y sinuosidad. Deambular por sus callejuelas resulta así cautivador.

Para empezar la visita, lo mejor es dirigirse hacia la iglesia Santa Maria Assunta. Se cuenta que es uno de los lugares más relevantes, concurridos y románticos de la zona. Posee una impresionante cúpula que llama la atención desde cualquier punto.

Y desde Positano se puede también acceder a bellísimas playas. Playas que han enamorado a todos aquellos que se han acercado a ellas para tomar el sol o darse un baño.

Categorías: Inspiraciones Etiquetas:
Te puede gustar