Practica flyboard en las costas de Miami

Patricia Hernández · 9 marzo, 2019
La costa de Miami es perfecta para disfrutar de todo tipo de deportes relacionados con el mar. Uno de los más jóvenes y divertidos es el flyboard.

En Miami se puede disfrutar de un sinfín de actividades, y una de las más divertidas puede ser el flyboard. ¿Te animas a vivir una experiencia de lo más excitante? Entonces, acompáñanos a esta siempre animada ciudad de Estados Unidos.

¿Qué es y cómo funciona el flyboard?

El flyboard es un deporte náutico creado hace tan solo unos años, en el 2012, por el francés Franky Zapata. Sobre una tabla aerodeslizadora y con la ayuda de una moto de agua podemos volar sobre el mar, sumergirnos en él y hacer todo tipo de piruetas.

Deportista practicando flyboard

Respecto a cómo funciona, en el flyboard esa tabla está unida mediante una manguera larga a la moto acuática. Desde esta se fuerza un chorro de agua a presión hasta unas boquillas adosadas a unas botas que sostienen al piloto para realizar el momento de empuje.

La altura máxima que se puede alcanzar en el aire es de 15 metros, mientras que la variedad de piruetas dependerá de la experiencia del deportista.

La práctica de flyboard en Miami

Para practicar flyboard en Miami podemos dirigirnos al Sea Isle Marina & Yachting. En el lugar nos colocaremos los chalecos y el resto del material. Además, los monitores del centro nos darán las explicaciones pertinentes para disfrutar de la experiencia de manera totalmente segura.

Pirueta de flyboard

Después es hora de poner rumbo en lancha por Biscayne Bay. Encontrado el punto ideal podremos finalmente llevar a cabo la actividad durante 30 minutos. Este es tiempo suficiente para ascender, planear y hacer giros sobre el mar unas cuantas veces. Y, en definitiva, para descargar adrenalina.

La experiencia no es barata, puede costar más de 100 euros por persona. Sin embargo, la sensación de volar sobre el agua y en un entorno tan fabuloso como la costa de Miami es algo que merece la pena experimentar.

Por otro lado, antes de lanzarse a la aventura viene bien tener en cuenta una serie de normas o recomendaciones. Por ejemplo, los participantes deben superar los 13 años de edad y los 45 kilogramos de peso, no pueden tener una talla de zapato superior al número 46 europeo o problemas de espalda.

Además de informarnos sobre las condiciones, es recomendable reservar la actividad con antelación para garantizarnos plaza. El horario habitual en el que se suele realizar se sitúa entre las 11 y las 16 horas.

Qué más hacer en Miami y en su entorno

Miami y su entorno ofrecen más experiencias aparte de practicar flyboard. Por ejemplo, se puede recorrer en un hidrodeslizador los Everglades, un humedal subtropical de gran importancia ecológica. En él habitan caimanes que podrás ver de cerca. Sin duda, una experiencia única de exploración de la naturaleza salvaje.

Airboat en el Parque Nacional Everglades
Parque Nacional Everglades

Del Parque Nacional de los Everglades nos trasladamos a Cayo Hueso, donde también se pueden practicar deportes acuáticos. Puedes animarte a hacer esnórquel, submarinismo o vela. Pero, si te apetece algo más relajado, nada como disfrutar de sus idílicas playas y ver desde ellas a los simpáticos delfines nariz de botella.

Volvemos a Miami para conocerla más en profundidad, por ejemplo, en helicóptero. Puedes sobrevolar lo mejor de la ciudad, desde su costa a la zona metropolitana. El recorrido es de media hora aproximadamente y conlleva un precio que ronda los 175 euros.

Otra opción para descubrir Miami es en lancha motora. En este caso disfrutarás de unas vistas espectaculares del skyline, verás las mansiones de varios millones de dólares de Star Island y también la impresionante arquitectura art déco de South Beach.

Como habrás podido comprobar, Miami es un lugar ideal para disfrutar de todo tipo de actividades y aventuras: desde practicar flyboard a hacer un safari por un pantano para observar especies de reptiles, pasando por conocer la fauna marina o la ciudad de una manera diferente y única. ¿Te animas a poner rumbo a esta ciudad?