Pozo de Thor en Estados Unidos: un secreto de la naturaleza

27 Febrero, 2020
Este artículo ha sido escrito y verificado por el historiador del arte Armando Cerra
El estado de Oregón, al oeste de los Estados Unidos, es uno de los territorios más salvajes del país. Y allí nos aguarda una maravilla de la naturaleza como es el pozo de Thor.
 

El pozo de Thor es una extraordinaria curiosidad natural en la costa del estado de Oregón. Es un lugar cuyo nombre ya nos propone magia y misterio. Y realmente, cuando uno contempla este fenómeno de la naturaleza protagonizado por las rocas y el océano, puede llegar a pensar en personajes de lo más mitológicos. Sin embargo, todo tiene una explicación. Vamos a descubrirla.

¿Dónde está el pozo de Thor?

En muchas ocasiones, al pensar en la costa del Pacífico en Estados Unidos, solo nos vienen a la mente la franja de California y su célebre Pacific Coast Highway. Sin embargo, al norte, en el estado de Oregón, hay kilómetros y kilómetros de un itinerario fantástico: la Oregon Coast Highway, la 101.

Allí nos esperan rincones de una belleza increíble como la Reserva Estatal Neptuno, las cuevas de los Leones Marinos o el espectacular faro de Heceta Head. Y también nos espera el Bosque Nacional de Siuslaw, en el que se integra el cabo Perpetua. Pues bien, ahí precisamente nos aguarda la magia del pozo de Thor.

¿Qué es el pozo de Thor?

Pozo de Thor

En ese enclave, la costa se prolonga por una serie de rocas que casi forman una pequeña meseta sobre las aguas del océano. Eso cuando está la bajamar, porque cuando sube la marea, el panorama cambia por completo.

 

Entonces las aguas cubren la meseta y allí se abren un gran agujero casi circular. Ese es el pozo de Thor, como si ese famoso superhéroe basado en el dios del trueno nórdico hubiera golpeado con su mazo la tierra y hubiera abierto un gran hoyo.

Hasta allí llegan las aguas del Pacífico y son engullidas por el pozo de Thor. El espectáculo es de una belleza suprema, especialmente al atardecer. Y cuanto peores son las condiciones del mar, más bello es el show natural, aunque también más peligroso.

No obstante, hay que decir que la magia del pozo de Thor no solo radica en que engulle con fuerza las olas del océano. Una vez que se las traga, como si fuera un auténtico géiser, las vuelve a escupir hacia el exterior. Es algo impresionante, así que no es extraño que sea un lugar que haya despertado la imaginación y haya dado pie a todo tipo de fantasías.

Cabo Perpetua y el océano Pacífico

Sin embargo, este fenómeno tiene una explicación. Y es que en este punto de cabo Perpetua se dan cita hasta tres corrientes marinas distintas que mueven las aguas del Pacífico. Todo parece converger aquí, y el punto de encuentro de ese ir y venir de fuerzas es el pozo de Thor.

La visita al lugar

Erupción de agua
 

Es lógico pensar que la visita a semejante enclave requiere de ciertas precauciones. Incluso con la marea baja, cuando es posible acercarse prácticamente al borde del pozo de Thor, hay que ir como mucha atención para no resbalarse en este terreno y no cortarse con unas rocas tan afiladas como cuchillos.

Y desde luego, con la marea alta es imposible llegar a este sitio. Para contemplarlo hay que ir al Centro de Visitantes de Cabo Perpetua, donde hay habilitados varios miradores para disfrutar del lugar sin riesgos. Además, allí encontraremos las mejores explicaciones para conocer la magia y la ciencia del pozo de Thor.

Oregón un territorio salvaje

Cataratas Multnomah en Oregón
Cataratas Multnomah

Lo cierto es que si estás pensando en viajar a Estados Unidos para disfrutar de una naturaleza salvaje, y además poder hacer unas fotos espectaculares y únicas, el estado de Oregón tal vez sea uno de los mejores destinos. Además, es un territorio con unos encantos de lo más variados.

Lo mismo se pueden practicar infinidad de deportes de montaña que contemplar parajes extraordinarios como las cataratas Multnomah o el río Mackenzie o disfrutar de su increíble costa. Allí nos aguardan sitios como la playa de Bandon, por la que se puede cabalgar, o el bello y fotogénico Parque Estatal Harris Beach. Y, por supuesto, tenemos que descubrir el protagonista de estas líneas: el pozo de Thor.