5 platos de la gastronomía chilena que debes probar

· 14 marzo, 2019
Los platos que no puedes dejar de probar en Chile son aquellos que forman parte de la tradición de ese país, que tiene una fabulosa gastronomía, con influencias europeas, indígenas y árabes.

Viajar a Chile te da el privilegio de apreciar su diversidad gastronómica. No solo es un país hermoso, de gente cordial y hospitalaria. También te ofrece una muy buena cocina, apta para todos los paladares. Aunque tiene gran variedad de comidas, aquí vamos a mencionar los 5 platos de la gastronomía chilena que no puedes dejar de probar.

La gastronomía chilena es altamente rica en sabores, productos y preparaciones. En sus raíces tiene influencias culinarias hispanas y árabes, recibidas en la época de la conquista. Además de la exquisita comida de este país, no puedes dejar de degustar sus deliciosos vinos.

Chile tiene vinos que están catalogados entre los mejores del mundo, pues sus tierras y suelos son fértiles. Producen uvas de la más alta calidad. Por lo tanto, estar en Chile es disfrutar de un lindo paisaje, deliciosos platos y excelente vino. Hablamos ya de esos 5 platos que no puedes dejar de probar en Chile.

1. Caldillo de congrio, típico de la gastronomía chilena

Plato de caldillo de congrio, típico de la gastronomía chilena
Caldillo de congrio

Este es un delicioso plato muy típico y representativo de Chile. Su ingrediente principal es el congrio, que es un pescado de las costas chilenas. Además, lleva crema, vino blanco, cebolla, tomate, pimientos, papas, zanahoria y cilantro.

Se sirve muy humeante, en cazuelas de barro o pailas de greda. Puede tener algunas variaciones en su preparación, pero en esencia es igual. Se acompaña con almejas, choritos y vino blanco.

Este fue un plato que inspiró al poeta y Premio Nobel Pablo Neruda. Por toda su tradición, es uno de los platos que debes probar, un cocido es bastante consumido en época de invierno.

2. Empanada de pino

La empanada de pino es un alimento típico y emblemático de la gastronomía chilena. Esta empanada es muy célebre en todo el mundo. Dentro de sus ingredientes están la carne, cebolla fina, aceitunas, huevo y uvas pasas. Es una empanada que se prepara en el horno.

Se dice que la empanada de pino tuvo influencia gastronómica de los árabes. También encuentras variaciones como empanadas fritas de ostiones, machas y camarones, que son especies marinas.

3. Humitas

Plato con humitas típicas de Chile
Humitas típicas

Son uno de los alimentos ancestrales de Chile y tiene origen indígena. Son parecidas a los tamales o envueltos y se encuentran en la mayoría de las regiones del país.

Las humitas se preparan a base de maíz o choclo. Tienen manteca, cebolla, ajo, albahaca y queso. Las hojas del maíz se utilizan para envolver la masa y se atan con un hilo. Llama la atención que el hilo se presiona, formando un corbatín.

Estos envueltos se cocinan en agua hirviendo o en el horno. Las humitas se suelen acompañar con tomates frescos o con azúcar espolvoreado. De igual manera, se acompañan con el chancho en piedra, que es una salsa muy típica en Chile. Las humitas de maíz van bien a cualquier hora del día.

4. Porotos

Plato de porotos típicos de Chile
Porotos – Biobicles Bag / Flickr.ccom

Los porotos es uno de los platos que tienes que probar por su tradición campesina. Es una de las riquezas de la gastronomía chilena, originaria de este país. Se trata de una sopa o mazamorra espesa, que a veces presenta variaciones en su preparación, de acuerdo a la región o ciudad en la que te encuentres.

Sus ingredientes son fideos o tallarines, albahaca, choclo y zapallo. Esta sopa también se prepara con frijoles, chicharrones, longaniza y acelgas. Aunque algunos la prefieren con huevo frito, carne de res o chuleta de cerdo. Estas variantes en sus ingredientes se deben a los cambios culinarios del campo a la ciudad.

De cualquier manera, es un plato exquisito y muy famoso en Chile. Tiene un alto valor nutricional y se consume principalmente en época de invierno.

5. Curanto, típico de la gastronomía chilena más tradicional

Curanto quiere decir “roca caliente”. Es otro plato autóctono de la gastronomía chilena. Es exquisito y muy particular en su preparación, pues se cocina haciendo un hoyo dentro de la tierra y colocando varias piedras al fuego. Las carnes se envuelven con hojas de nalca y se van poniendo en capas sobre las piedras.

Los alimentos que se preparan son variados. Destacan las carnes de pescados, mariscos, mejillones, chorizos, pollo, carne de cerdo, ostras y  papas. También existen otros ingredientes que algunos añaden a esta preparación, como las machas, almejas e incluso carne de cordero.