Palencia, una gran desconocida

· 31 agosto, 2016

A tan solo 235 kilómetros de Madrid, esta ciudad de Castilla y León está emplazada entre un río y una llanura a 750 metros de altitud. En esta ocasión visitamos Palencia, una capital pequeña pero hermosa, una gran desconocida que vale la pena descubrir.

La roca de Palencia

Según los expertos, el nombre originario de la ciudad era Pallantia, cuya raíz “Palla” quiere decir “roca” en lengua prerromana. Si a eso le sumamos que el sufijo “Nt” forma derivados en idioma celta, se ha podido deducir que Palencia significa “cerro amesetado” (meseta).

Palencia
Palencia – Alejandro Polanco / Flickr.com

Más allá del nombre, por estar entre el monte El Viejo y el río Carrión en una depresión sin altura, no es difícil entender el por qué de esa denominación. Desde lo alto de ese monte (que pertenecía al rey Alfonso VIII) podemos tener vistas espectaculares del casco urbano.

Por otra parte, hay que destacar que Palencia es la ciudad con más zonas verdes por habitante de España, siendo los principales parques el Salón de Isabel II, la Huerta de Guadián,  los Jardincillos de la Estación, el Parque-Isla Dos Aguas o el Sotillo de los Canónigos, entre otros.

“Se viaja no para buscar el destino sino para huir de donde se parte.”

Miguel de Unamuno-

¿Qué hacer en Palencia el fin de semana?

Para conocer esta joya castellana podemos aprovechar una escapada de dos días. En 48 horas es suficiente para que la recorras y, por supuesto, para que te enamores de ella. Un circuito típico debe empezar por la Plaza de León, justo donde arranca la Calle Mayor, de tres kilómetros de longitud y con una gran actividad comercial.

Calle Mayor de Palencia
Calle Mayor – Tuscasasrurales / Flickr.com

A mitad de camino se encuentra la Plaza Mayor, construida en el siglo XVII y donde se celebraba el mercado diario. Echa un vistazo a la Casa Consistorial, con su mural sobre la ciudad.

Siguiendo por la Calle Mayor se llega a los Cuatro Cantones, donde la avenida se cruza con las calles La Cestilla y Don Sancho. Allí hay algunas esculturas interesantes como La mujer palentina o La castañera. Finalizando el recorrido por la Calle Mayor desembocaremos en el Parque Salón de Isabel II, ideal para un pequeño descanso.

Catedral de Palencia
Catedral de Palencia – roberaten

La catedral de Palencia es otro de los puntos destacados de la ciudad. Está ubicada en la calle del Árbol del Paraíso, fue construida entre los siglos XIV y XVI y dedicada al patrono de la ciudad. Fue erigida sobre los restos de templos visigodos y románicos.

“La bella desconocida” (como se la conoce popularmente) está en la confluencia de tres plazas: Inmaculada, Cervantes y San Antolín. Alberga a su vez el Museo Catedralicio, al que se accede tras pagar entrada y avisar al encargado quien abrirá las salas y esperará a que terminemos la visita.

Iglesia de San Miguel en Palencia
Iglesia de San Miguel – Juan Llanos

Próxima a la catedral está la iglesia de San Miguel (de estilos gótico temprano y románico), cuyos orígenes son inciertos aunque se estima que la construcción data del siglo XI. Tiene tres naves y una fachada llamativa con una torre militar y la apariencia de castillo.

Atravesar el río Carrión es muy fácil a través de varios puentes, aunque los principales están cerca de la iglesia: Puente de Hierro y Puente Mayor son los más usados. Del otro lado te encontrarás con el Parque Isla Dos Aguas.

Sin embargo, el “Puentecillas” es el más antiguo y pintoresco, porque el pedestal de la entrada era usado por las mujeres para lavar la ropa.

Puentecillas en Palencia
Puentecillas – Jose Luis Diez Rodriguez / Flickr.com

El segundo día de tu paseo por Palencia te alejará un poco del centro histórico para que puedas conocer el Cristo del Otero. Este monumento fue construido en 1931 y desde lo alto bendice a la ciudad. A sus pies se encuentran la ermita Santa María del Otero y un museo.

Si visitas la zona en abril protagonizarás una ceremonia muy peculiar: la gente arroja desde el balcón de la ermita panes y queso como recuerdo al mártir apedreado.

De nuevo en el centro de Palencia harás un recorrido por varios templos religiosos como por ejemplo la iglesia de Santa Clara (cerca de la Plaza Mayor), el convento de San Pablo (del siglo XIII y reconstruido en el XVI) y la ermita de San Juan Bautista (en el parque de la Huerta de Guadián).

Palacio de la Diputación Provincial de Palencia
Palacio de la Diputación Provincial – Iker Merodio / Flickr.com

En la calle Burgos está el Teatro Principal que también merece nuestra visita. De origen italiano y construido en el siglo XIX destacan el patio con butacas ubicadas en forma de herradura. Al lado de este edificio está el Palacio de la Diputación Provincial.

Y ya que hablamos de casas importantes, podemos pasar por el Consejo de Cuentas de Castilla y León, el Colegio de Villandrando y la Casa de de los Señores García Germán.