10 paisajes europeos de formas y colores sorprendentes

Sonsoles Jiménez 31 diciembre, 2017

Son muy diferentes, pero cada uno de ellos es fascinante a su manera. Son paisajes europeos maravillosos que convencen de que no hay mejor artista que la naturaleza. Si quieres ver algunos de los lugares más increíbles que puedes pisar en Europa, acompáñanos.

1. Acantilados Etretat, Francia

Acantilados de Etretat en Normandía
Acantilados de Etretat – StevanZZ

Unos acantilados completamente verticales de un espectacular color blanco. El contraste con el azul de las aguas del océano es absolutamente mágico. Sus colores y su luz enamoraron a grandes artistas. Uno de ellos fue Claude Monet, que pintó estos paisajes europeos de forma magistral. ¿Dónde está esta joya? En la costa de Normandía.

2. Calzada de los Gigantes, Irlanda del Norte

Calzada de los Gigantes
Calzada de los Gigantes – Stefan Klopp / Flickr.com

Las singulares rocas basálticas de este trozo de costa del norte de Irlanda nos hacen pensar en otro planeta. La Calzada de los Gigantes tiene su particular leyenda, que cuenta que surgió como consecuencia de la enemistad de dos seres sobrenaturales. Realmente es fruto de la actividad volcánica, lo que no quita que al pisarla uno se sienta como en un cuento de fantasía.

3. Timanfaya, Lanzarote, España

Rincones de las islas Canarias increíbles, Timanfaya
Timanfaya – In Green

También los volcanes, y una actividad mucho más reciente, tienen que ver en el paisaje de Timanfaya. Este es uno de los lugares más fascinantes que se puedan visitar. Lo es por sus colores, por sus forma sinuosas, por sus cráteres y por el silencio que reina allí. Sencillamente, sobrecogedor.

4. Lagos de Plitvice, Croacia

Croacia en fotos: lagos de Plitvice
Lagos de Plitvice – Fesus Robert

Sin duda, uno de los paisajes europeos más bonitos. Los lagos de Plitvice están unidos por una sucesión de cascadas maravillosas que crean una imagen espectacular. Cascadas que se precipitan entre las rocas, cubiertas de vegetación. Reflejos, colores y sonidos se entremezclan para crear una atmósfera idílica en este rincón de Croacia.

5. Cueva Postojna, Eslovenia

Cueva Postojna en Eslovenia, uno de los caprichos de la naturaleza
Cueva Postojna – weniliou / Shutterstock.com

En sus 21 kilómetros de galerías se pueden ver formas sorprendentes. Un paisaje subterráneo en el que la naturaleza, con sabia paciencia, ha ido creando estalactitas y estalagmitas capaces de dejar sin habla a quien las contempla. No por nada estas cuevas son Patrimonio de la Humanidad y una de las grandes joyas de Eslovenia.

6. Playa de la Catedrales, Lugo, España

Playa de las Catedrales
Playa de las Catedrales – Migel

Sus espectaculares arcos de piedra se levantan sobre la arena dando forma a una de esas imágenes que no se olvidan. Si por algo la playa de Aguas Santas de Ribadeo fue “rebautizada” como playa de Las Catedrales es porque estas formaciones pétreas recuerdan, y mucho, a los arbotantes de los templos góticos. Increíble pasear por debajo… pero cuidado con las mareas.

7. Landmannalaugar, Islandia. Uno de los paisajes europeos más increíbles

Landmannalaugar en Islandia, uno de los caprichos de la naturaleza
Landmannalaugar – Pyty

Es uno de esos paisajes que quizá muchos no esperarían encontrar en Islandia. En la tierra de los glaciares y los volcanes, Landmannalaugar destaca por su colorido. Un lugar en el que entre las montañas se descubren ríos de lava, también de agua, y fuentes termales. Un paraíso muy singular.

8. Torcal de Antequera, Málaga, España

Torcal de Antequera, uno de los paisajes europeos más curiosos
Torcal de Antequera – Natursports

Algunas de las formaciones de este lugar parecen obra del capricho de la mano del hombre, pero no, son completamente naturales. Rocas que parecen hacer equilibrios a punto de caer o con formas de lo más extraño pueblan un lugar que parece de otro planeta. Claro, que 150 millones de años de erosión dan para mucho.

9. Monte Cervino, Suiza

Monte Cervino – Jakl Lubos

Su forma piramidal de cuatro caras es inconfundible. El monte Cervino, o Matterhorn, es todo un símbolo de los Alpes y de Suiza. Con sus 4478 metros fue una de las últimas montañas en ser escaladas de esta cordillera. Subirla sigue siendo hoy un reto, por eso la inmensa mayoría de los que llega a sus cercanías se conforma con verla desde la distancia. Por algo dicen que es la montaña más fotografiada del mundo.

10. Meteora, Grecia

Meteora, uno de los paisajes europeos más bellos
Meteora – Ihor Pasternak

Son famosos sus monasterios. Pero si lo son es por el espectacular emplazamiento en el que se encuentran. Y es que Meteora es una sucesión de elevadísimas rocas que dan forma a uno de los paisajes europeos más fabulosos. Qué mejor lugar para el recogimiento y para intentar acercarse al cielo que estas agujas. De ahí la construcción de los monasterios.

Te puede gustar