Arcos y acantilados en la playa de Las Catedrales

La playa de Las Catedrales es una de las playas más atractivas de toda la cornisa cantábrica española. Una playa hermosa que merece una visita en cualquier época del año, no solo en verano. Cualquier mes puede ser bueno para descubrirla o para repetir su visita, ya que la magia de esta joya natural es que su aspecto es cambiante. Es diferente según la meteorología de cada día o el estado de las mareas. Pero siempre es una belleza.

La Playa de las Catedrales en la Mariña Lucense

La Mariña Lucense es la zona de la costa gallega donde se ubica esta playa perteneciente al municipio de Ribadeo. Un área donde hay numerosas playas de finas arenas, aunque sobre todas ellas destaca esta, cuyo topónimo tradicional es playa de Aguas Santas. Si bien, popularmente a día de hoy, es mucho más conocida como playa de Las Catedrales debido a las peculiares formas rocosas que aquí se descubren.

Una catedral natural

Playa de las Catedrales
Playa de las Catedrales – jose manuel gonzalez otero / Flickr.com

Esas formas geológicas que la emparentan con las vetustas catedrales del arte gótico no han sido talladas por el hombre, sino por el paso del tiempo y por la continua erosión que el mar Cantábrico, el viento y la lluvia. Todos ellos son los artistas que han labrado la roca.

De esta forma, se han creado grandes arcos, que en la zona se conocen como “ollos” (ojos), los cuales evocan los arbotantes y arcadas catedralicias.

Pero estos arcos son de enormes proporciones en algunos casos, ya que pueden alcanzar alturas de 30 metros desde la arena de la playa. De esta manera, cuando se pasea por ella parece que atravesamos grandiosas puertas hacia el mar y la naturaleza.

Es la impresión visual, pero a ello hay que sumarle los efectos sonoros y de eco que el oleaje genera en estos parajes y que, sencillamente, dejan a cualquiera sobrecogido.

“La naturaleza nunca se apresura. Átomo por átomo, poco a poco logra su trabajo.”

-Ralph Waldo Emerson-

La playa de Las Catedrales todo el año

Playa de las Catedrales
Playa de las Catedrales – Pedro Mena / Flickr.com

Por esas condiciones os podéis imaginar que recomendamos su visita en cualquier fecha. No solo en verano y con el buen tiempo. Todos los meses merece la pena esta visita, siempre y cuando no haya temporal y la marea esté baja. Respecto a esto último, por favor, informaros de los ciclos de marea de cada día, para poder bajar a la playa y no sufrir ningún susto.

Por cierto, estaréis entrando en un paraje natural que debemos respetar. Por esa razón, es importante que cuando lleguéis a la arena de la playa de Las Catedrales, os descalcéis para generar el menor impacto posible. Y de paso, arremangaros un poco los pantalones para poder atravesar alguno de esos arcos mojándoos en ciertos momentos los pies por un suave mar.

Turistas y aves

Playa de las Catedrales
Playa de Las Catedrales – alfonso maseda varela / Flickr.com

La playa de Las Catedrales, junto a otras vecinas, forma parte de la Red Natura 2000 debido a sus valores naturales. Y entre ellos los más aparentes son las muchas aves que también gozan de este enclave de la costa de Galicia. Porque aquí, además de las siempre abundantes gaviotas que sobrevuelan el paisaje, también se pueden ver otras muchas especies.

Por ejemplo, en las orillas del mar es habitual ver a los pirlos picoteando y buscando pequeños crustáceos. Al igual que no es difícil ver abubillas y garcetas y, en periodos migratorios, se avista el increíble vuelo de los alcatraces.

Todo ello desde la misma playa de fina arena blanca característica de la Mariña Lucense. Pero, si nos acercamos a las zonas de roca, veremos mejillones y percebes.

En definitiva, que tal vez, dada la gran afluencia de turistas, esta playa no sea la mejor para darse un baño durante el verano gallego. Pero a cambio, la playa de Las Catedrales se puede disfrutar todo el año, porque cualquier día su belleza te dejará boquiabierto.

Categorías: Destinos Etiquetas:
Te puede gustar