7 playas vírgenes de Galicia que son auténticos paraísos

Galicia tiene el privilegio de que el Cantábrico y el Atlántico le regalan un litoral con magníficos arenales. Entre sus más de 700 playas, se encuentran playas vírgenes, con arenas blancas y finas, aguas cristalinas y entornos naturales exuberantes. Aunque no siempre son aptas para bañarse, sirven para contemplarlas, relajarse en ellas y admirar las mejores puestas del sol. 

7 maravillosas playas vírgenes de Galicia

1. Las Catedrales, Ribadeo (Lugo)

Playa de las Catedrales en Lugo
Playa de las Catedrales – Migel

Es la más sorprendente, un capricho de la naturaleza que se ha convertido en un paraíso playero. Más que por su arena, es conocida por sus rocas con forma de ruina de catedral. Se encuentra casi en la frontera con Asturias y esconde cavernas que son golpeadas fuertemente por el mar.

Para visitarla y disfrutarla lo mejor es esperar la marea baja. Solo así se puede dar un paseo para maravillarse ante las impresionantes arcadas de roca, que llegan a tener hasta 30 metros de altura. En periodos de gran afluencia se restringe el acceso, conviene informarse previamente si hay que solicitar permiso.

2. Playa Carnota (A Coruña)

Playa de La Carnota, A Coruña
Playa de La Carnota, A Coruña – arousa

Esta playa la encontramos al final de la Costa de la Muerte, junto a las rías de Muros y Noya, en A Coruña. Esta zona impresiona por la longitud del arenal y la exuberante naturaleza que lo rodea.

Cuenta con siete kilómetros de marismas y dunas, lo que la convierte en la playa más extensa de Galicia y uno de los mejores espacios naturales de las Rías Baixas. En este lugar se encuentra un espacio protegido al que solo se puede acceder caminando. Un lugar salvaje y virgen de innegable belleza que ha sido incluido en listados de las mejores playas del mundo.

“El mar es un olvido, una canción, un labio; el mar es un amante, fiel respuesta al deseo.”

– Luis Cernuda –

3. Villarrube, Valdoviño (A Coruña)

Villarrube en A Coruña
Villarrube – Ramon Espelt Photography

Esta playa se encuentra en Valdoviño, en un entorno natural con forma de ensenada de arena blanca y fina. Es una playa aislada, con 1,6 kilómetros de extensión. Cuenta con dunas protegidas por dos líneas de árboles donde discurren dos rías que dan forma a un espacio de arena de gran belleza.

Sus aguas son tranquilas ya que no tiene mucho viento, por lo que es perfecta para el baño y la relajación. La tranquilidad de sus aguas hacen que se pueda navegar por la ría de la Cedeira.  Se recomienda no irse a los extremos, donde las corrientes de las desembocaduras de los ríos de As Mestas y Ferrerías hacen de las suyas.

4. Playa de Rodas, islas Cíes

Playa da Rodas en Galicia
Playa de Rodas, islas Cíes – arousa

Esta playa es famosa, porque ha sido reconocida como una de las mejores del mundo. Siempre protagoniza las portadas de folletos y revistas de viajes gracias a su gran belleza. Cuenta con aguas color turquesa y arenas finas que te harán creer que estás en el Caribe, hasta que te metes en las frías aguas que te hacen volver a la realidad.

Se encuentra en las islas Cíes, un archipiélago formado por tres islas: Monte Agudo, O Faro y San Martiño. Las dos últimas se encuentran unidas por el largo arenal de la playa de Rodas. En estas islas, que forman parte del Parque Nacional Islas Atlánticas, un paraíso de playas maravillosas y aguas cristalinas que vale la pena conocer.

5. As Furnas, Porto do Son (A Coruña)

As Furnas
As Furnas – José Antonio Fernández / Flickr.com

A la playa de As Furnas la hallamos en medio de un paraje virgen y salvaje, en el concejo coruñés de Porto do Son. Es preciosa, con su piscina natural entre rocas de pizarra y su largo arenal. Ideal para dar paseos admirando su gran oleaje.

En el lugar hay una placa conmemorativa en recuerdo de Ramón Sampedro. Este hombre sufrió un accidente en la piscina natural de la playa que le dejó en cama para el resto de su vida.

6. Playa Doniños, Ferrol (A Coruña)

Playa Doñinos, A Coruña
Playa Doñinos – Carlossoy / Pixabai.com

Esta extensa playa cuenta con dos kilómetros de arena dorada, rodeada de una vasta naturaleza y el colosal Atlántico. Se encuentra a tan solo 6 kilómetros de la ciudad, al lado de una laguna con el mismo nombre.

Virgen y salvaje, tiene un oleaje bastante fuerte, pero compensado con un entorno excepcional. Cuenta con un castro prerromano donde se descubrieron algunas joyas celtas. Vale la pena quedarse hasta final de la tarde para admirar sus impresionantes atardeceres.

7. La Lanzada, O Grove (Pontevedra)

Playa de la Lanzada, Pontevedra
Playa de la Lanzada, Pontevedra – avarand

La Lanzada es una playa que se abre al Atlántico, fantástica para la practica de deportes acuáticos como el surf o el windsurf. Algo que no ha pasado desapercibido por los practicantes de estos deportes.

Su más de dos kilómetros de arena blanca y la calidad de sus aguas hacen que sea muy visitada y merecedora de muy buena fama.

Categorías: Inspiraciones Etiquetas:
Te puede gustar