No puedes perderte estos 7 sitios de Viena

· 24 junio, 2017

Viena, la ciudad imperial por antonomasia, es un destino ideal para los amantes de la elegancia y del arte. Todo aquel que la visite verá una urbe plagada de palacios, iglesias de lo más atractivas, una intensa vida cultural donde la música ocupa un espacio destacado y, también, un sinfín de atracciones de lo más variado, desde cafeterías de otra época hasta jardines increíbles. ¡Síguenos y te presentaremos los sitios de Viena imprescindibles de conocer!

Sitios de Viena que no hay que perderse

1. La Ópera Nacional

Ópera de Viena
Ópera de Viena – Aleksandar Todorovic

Comenzamos hablando de música. Aunque no te guste la música clásica, seguro que has oído hablar del concierto de Año Nuevo de la Filarmónica. Pues bien, ese es el más conocido de los miles de conciertos semejantes que a lo largo de los doce meses se celebran en la capital austriaca.

Conciertos que en muchas ocasiones se hacen en auditorios históricos a los que se pueden hacer visitas turísticas. Por ejemplo, a la Ópera Nacional o a la propia Filarmónica vienesa.

“Las calles de Viena están pavimentadas con cultura; las de otras ciudades con asfalto”

-Karl Kraus-

2. Los distintos palacios imperiales de Viena

Palacio de Hofburg, Viena – Alexandra Reinwald

Son varios los grandes palacios a visitar en la capital de Austria: el Palacio de Hofburg, el del Belvedere o el de Schöbrunn son los más destacados. Y en todos ellos nos hablarán del gran imperio Austro-húngaro y de una de sus personalidades más famosas: la emperatriz Sissi.

Pero además de eso veremos un conjunto artístico único, tanto en lo que respecta a arquitectura como a pintura, mobiliario e incluso jardines.

3. La sorpresa de Hundertwasserhaus

Hundertwasserhaus en Viena
Hundertwasserhaus – Suissgrirl – Pixabai.com

No todos los edificios artísticos de Viena tienen ese carácter palaciego. También hay obras mucho más actuales que son auténticos hitos en el paisaje urbano de la ciudad. Un buen ejemplo es el bloque de edificios que proyectó Friedensreich Hundertwasser en 1986, sin duda alguna es un canto a la libertad creativa y a la modernidad.

Se trata de un edificio de formas sinuosas y colores sorprendentes. Casi tanto como las plantas que asoman por su fachada y que le dan un apariencia aún más fantasiosa. Uno de los sitios de Viena más pintorescos que puedas visitar.

4. Viena desde la Catedral de San Esteban

Catedral deViena
Catedral de Viena – Glowonconcept

Hay varias iglesias a visitar en la ciudad. Pero os recomendamos dos. El imponente templo barroco de San Carlos Borromeo y la Catedral de San Esteban. En esta última, por supuesto que merece la pena descubrir sus tesoros artísticos, pero además es interesante subir a su torre de 136 metros y disfrutar de una increíble panorámica aérea desde el corazón histórico de la ciudad.

5. En tranvía por Ringstrasse

Ringstrasse – canadastock

Ringstrasse es la gran calle vienesa, y en ella se encuentran algunos de los edificios que ya hemos nombrado como el Palacio de Schöbrunn o la Ópera, además del Ayuntamiento, el Parlamento o el Museo de Bellas Artes.

Se trata de un gran anillo de más de 5 kilómetros que rodea el centro, y os proponemos subiros en un tranvía y disfrutar de las vistas.

6. El Danubio

Danubio en Viena
Danubio – PlusONE

No obstante la principal vía de Viena es su río, el Danubio. Caminar por sus orillas, fotografiarlo y admirarlo es toda una obligación durante un viaje a Viena.

Sin duda, si alguien va a pasar unas vacaciones más largas, en Viena deseará embarcar en un crucero fluvial por el Danubio. Navegando por el río se puede llegar a algunos de los lugares más bonitos del país, como es el caso de la maravillosa Abadía de Melk.

7. Las atracciones del Prater

Prater de Viena
Prater – creativemarc

Y vamos a acabar con uno de los sitios de Viena imprescindibles si se viaja a la ciudad con niños. Hablamos del Prater, uno de los parques de atracciones más antiguos del continente y con más encanto.

Allí conviven atracciones modernas con otras cargadas de historia, como su famosa noria de finales del siglo XIX. Un lugar en la que se grabaron algunas de las escenas más célebres de la extraordinaria película El tercer hombre.