5 motivos para pasar unos días en Cefalonia, preciosa isla griega

Las islas griegas más famosas y visitadas por los viajeros que llegan al país heleno, son las del mar Egeo, pero sin embargo, en el mar Jónico se encuentra el archipiélago jónico, cuya isla más grande es Cefalonia, un verdadero descubrimiento para todo aquel que la conoce. Aquí van los cinco motivos para hacer este viaje.

1. Un destino clásico

Cuando decimos que Cefalonia es un destino clásico lo decimos en el más amplio sentido de la palabra. Y además nos estamos referimos a toda su prefectura, que incluye varias de las islas Jónicas. Y es que entre esas islas se encuentra una pequeña llamada Itaca, que no es otro lugar que la patria del mítico Ulises. Es decir, cualquier amante de la cultura antigua, de la mitología o de la literatura querrá visitarla y, desde luego, una vez en Cefalonia es fácil hallar ferrys que hagan esa travesía.

Lago Melissani en Cefalonia
Lago Melissani – Piotr Krzeslak

Es más, si finalmente decidís conocer Ítaca, lo ideal es ir a Sami. Y si uno va a Sami, además de tomar el ferry hay que reservar tiempo para quedar impactado con la belleza de los lagos subterráneos de Melissan o las cuevas de Dragati y Karavomylos.

2. Conocer Argostoli

Y si hablamos de ferrys que zarpan o atracan en Cefalonia hay que citar la ciudad de Argostoli, su capital, la cual se halla en la zona occidental a la entrada del principal puerto. Por eso es la vía de entrada más importante por mar gracias a la gran bahía que posee. Y toda esa navegación se guía por un elemento que es uno de los principales reclamos de la ciudad: el faro de San Teodoro.

Argostoli en Cefalonia
Argostoli – TakB

Este faro, conocido popularmente como Fanari, es un buen destino para un paseo, ya que se halla como a dos kilómetros del centro y, pese a su apariencia antigua, la verdad es que lo construyeron los ingleses mientras estuvieron en la isla. No son extrañas este tipo de paradojas en Cefalonia.

Por ejemplo, se podría pensar que su capital es una ciudad antiquísima plagada de ruinas. Pues bien, Argostoli es una urbe muy moderna, principalmente porque la villa histórica fue arrasada totalmente por un terremoto en 1953. Es decir, Argostoli es ideal para encontrar todo tipo de servicios en la isla.

3. Las fascinantes playas de Cefalonia

No obstante, además de compras, Argostoli también ofrece en sus proximidades algunas de las playas más bellas y sorprendentes de la isla. Son las que se encuentran en el centro turístico de Lassi, que se cuentan entre las más apreciadas por los amantes del buceo. Y es que la calidad de las aguas del Jónico es increíble y adquiere una transparencia impresionante en lugares como Antisamos.

Mirtos en Cefalonia
Playa de Myrtos – Piotr Krzeslak

Y sobre todo son hay que visitar Myrtos. Su playa más famosa e internacional. Es un lugar de belleza increíble por el contraste entre la playa, el mar color turquesa y los acantilados que envuelven todo el lugar. Sin duda alguna, esta es la imagen más emblemática de la isla de Cefalonia.

4. Más playas y atractivos en Lixouri

Lixouri es la segunda ciudad de la isla y, obviamente, también tiene su sucesión de playas espectaculares como playa de Xi, o las de Avithos, Megalipetra o Petani. Pero Lixouri atesora un importante patrimonio histórico, especialmente en el entorno del núcleo urbano. Ahí se hallan lugares alucinantes como el monasterio de Agio Andreas, elevado sobre un acantilado de forma vertiginosa.

Playa de Xi en Cefalonia
Playa Xi – Lucian BOLCA

Ese es un buen paseo a realizar en Lixouri, y de vuelta a la ciudad hay que ir a su plaza principal, la llamada Plateia Petritsi, un entorno hermoso y de lo más animado, ya que allí concurren tanto los vecinos como sus visitantes para tomar algo fresco cuando empieza a caer el calor.

“Como todas las drogas, viajar requiere un aumento constante de la dosis.” 

-John Dos Passos-

5. Un trozo de Venecia: Fiskardo

Fiskardo en Cefalonia
Fiskardo – Adisa

Un lugar de visita obligada en Cefalonia es un pequeño pueblo al norte, es Fiskardo. Una población cuya arquitectura nos recuerda que durante un tiempo se asentaron aquí los navegantes y comerciantes venecianos, de ahí esas formas que evocan los palacios de la ciudad de los canales, y al mismo tiempo la emparentan con Oriente gracias a sus iglesias bizantinas.

Categorías: Destinos Etiquetas:
Te puede gustar