El monasterio de Uclés, historia viva de Cuenca

21 Mayo, 2020
Este artículo ha sido escrito y verificado por la historiadora del arte Cristina Moreno
De fortaleza islámica a convento cristiano y de monasterio a seminario. Así fue la historia de este lugar que te enamorará.
 

El monasterio de Uclés es una joya de la arquitectura que podrás encontrar en esta pequeña localidad de Cuenca. Se trata de un espacio vivo que pasó de manos musulmanas a cristianas y que aún sigue formando parte de la vida de la localidad de una forma muy activa.

La historia de este monasterio

El origen de este monasterio podemos encontrarlo en una antigua fortaleza musulmana. Más precisamente, hablamos de una fortificación situada en la cima de un cerro, cuyo fin era controlar el territorio circundante y proteger su medina y campos de cultivo.

No obstante, con la llegada de los reyes cristianos, esa fortaleza pasó a manos de la Orden de Santiago, que decidió instalar en este lugar su casa madre o cabeza de Orden. Con ello, comenzaron una serie de reformas y ampliaciones que continuaron cuando la administración del monasterio pasó a manos de la Corona de Castilla, en el siglo XVI.

El siglo XIX estuvo marcado por una serie de saqueos sistemáticos que se produjeron durante la invasión napoleónica y la Guerra de la Independencia. En tanto, con las desamortizaciones, la Orden de Santiago fue expulsada del lugar para pasar al Obispado de Cuenca.

Vista del Monasterio de Uclés.
 

Se estableció entonces allí un seminario, y poco tiempo después, un convento de la Compañía de Jesús. Posteriormente, los muros de este monasterio de Uclés acogerían un colegio y un noviciado de la Orden de San Agustín.

Más adelante, con la llegada de la Guerra Civil Española, comenzarían de nuevo los saqueos. Esto contribuyó a su empobrecimiento y empeoramiento estructural. Allí se instaló un hospital y, después, una cárcel. No sería hasta mediados del siglo XX que comience su recuperación y restauración, para volver a instalar en el sitio un seminario y un colegio.

En la actualidad, sigue siendo una sede educativa, pero también ha abierto sus muros a actividades culturales. Por ello, en este lugar podrás disfrutar de exposiciones, conciertos, cursos de verano y de uno de los monumentos más bonitos de España.

Vista aérea de Uclés

Qué ver en el monasterio de Uclés

Como ya hemos comentado, el monasterio de Uclés es el resultado de la unión de una antigua fortaleza de origen islámico con una serie de estructuras de época cristiana. De ahí que en su recorrido pasemos por robustas torres de defensa y por exquisitas salas y alcobas de gusto renacentista y barroco.

 

Así, en el monasterio de Uclés, se conservan de época islámica las torres del Pontido y del Palomar y una serie de paños de muralla que las unen a la Torre del Homenaje y a la torre albarrana realizada en época de la Orden de Santiago. Todo este conjunto sería la zona defensiva que, en sus primeros años, conformaría el monasterio de Uclés.

Con su pérdida de función militar, el conjunto comenzaría a ampliarse de forma totalmente distinta. Así, se construyeron nuevos edificios de diferentes estilos que dejaban atrás su sentido de fortaleza.

Uno de los ingresos al Monasterio de Uclés que permanecen intactos.

De esta manera, nuestra visita comenzará por el edificio principal, cuya fachada, construida por Pedro de Ribera, es de estilo churrigueresco. Cruzando un bonito zaguán, llegaremos al patio barroco, un enorme espacio compuesto por arcadas en cuyo centro destaca un bonito brocal, desde el que se extraía agua de un aljibe.

En dicho patio se encuentra la entrada al refectorio, una de las salas más antiguas del monasterio y cuyo artesonado de pino hace las delicias del visitante. Cerca de ella se encuentra la antigua sacristía atribuida a Andrés de Vandelvira, desde la que podremos acceder a la iglesia del monasterio de Uclés. Esta iglesia es una joya de estilo herreriano terminada a finales del siglo XVI y cuyo autor fue Francisco de Mora.

 
Patio del Monasterio de Uclés, en Cuenca.

En las capillas de este templo se ha situado un museo en el que se narra la historia de la Orden de Santiago. Además, podremos contemplar las tumbas de Don Rodrigo Manrique y de su hijo, el poeta Jorge Manrique. Ellos fueron Maestre de la Orden de Santiago (el primero) y autor de las Coplas a la muerte de su padre (el segundo).

Una escalera de varios tramos partidos nos llevará al segundo piso, donde podremos recorrer el claustro superior. Por último, para terminar la visita al monasterio de Uclés, te recomendamos un paseo por sus alrededores, lo que te permitirá contemplar las fachadas decoradas, fruto de los diversos momentos por los que pasó la construcción de este enclave histórico.