El Mercado Central de Valencia, una joya arquitectónica

Los mercados forman parte de las tradiciones y esencia de las ciudades. Siempre son bulliciosos, pintorescos y encantadores, pero además de estas características comunes a todos, hay algunos que cuentan con un diseño arquitectónico increíble, como el Mercado Central de Valencia, uno de los más bellos de España. Hoy vamos a recorrerlo. ¿Nos acompañas?

Mercado Central de Valencia, joya del modernismo

El Mercado Central de Valencia es una joya del modernismo que ha mantenido intacta su función original, la de vender verdura, fruta, carne, salazones, pescado y mucho más. Y su actividad se desarrolla bajo una increíble estructura de hierro forjado con vidrieras, cerámicas y madera.

Mercado Central de Valencia
Mercado Central – M.V. Photography / Shutterstock.com

Está conformado por una planta baja y sótano, cubierto por originales cúpulas y techumbres a diferentes alturas, cargado de luz y colorido.

Se encuentra en pleno centro histórico de Valencia, casi enfrentado al monumento gótico la Lonja de la Seda. Con sus 8.200 metros de superficie, agrupa a 300 comerciantes en lo eran en origen más de 1200 puestos. Es, así, el mayor centro de Europa dedicado a la venta de productos frescos.

Historia del Mercado Central de Valencia

El lugar donde se asienta el Mercado Central fue, en la época de los musulmanes, el lugar donde se celebraban habitualmente mercados ambulantes. Allí mismo fue inaugurado en 1839 un mercado descubierto, conocido como el Mercado Nuevo.

A finales del siglo XIX, se cae en cuenta que el espacio resulta insuficiente, por lo que en 1910 el ayuntamiento de la ciudad emprende la construcción de un nuevo mercado.

Mercado Central de Valencia
Mercado Central – Brian Kinney

Los encargados del proyecto son los arquitectos valencianos Alejandro Soler March y Francisco Guardia Vial, influenciados por el prestigioso arquitecto modernista Luis Doménech Montaner. El mercado fue inaugurado por Alfonso XIII el 23 de enero de 1928.

En la construcción, se incorporaron elementos muy avanzados para la época, como el aparcamiento subterráneo utilizado para la descarga de mercancías. La planta del edificio se adapta a la forma de la parcela. Sus cubiertas son innovadoras cúpulas y diferentes techumbres inclinadas.

Cuenta con muros perimetrales, que más que tener una función de sujección, sirven como cerramiento. Estos muros están provistos de zócalos cerámicos, policromados en su base y de “mallorquinas” metálicas en su extremo superior.

Enormes dimensiones

Cúpula del Mercado Central de Valencia
Cúpula del Mercado Central – Irene Grassi / Flickr.com

Una de las cosas que más sorprende del Mercado Central de Valencia son sus enormes dimensiones. Cuenta con una gran cúpula central de 30 metros de altura, que abraza una decoración característica del estilo del modernismo valenciano.

Su gran superficie está dividida en dos pabellones. En el pabellón principal destacan los puestos de frutas y verduras. Cuenta con otro pabellón de 1400 metros cuadrados que concentra las pescaderías.

El juego de los sentidos en el Mercado Central

La visita al Mercado Central de Valencia es toda una experiencia. Ante tanto espacio, la cantidad de visitantes nunca llega a ser un problema. Además, los puestos aportan una multitud de colores que llama mucho la atención. Los rojos intensos; los verdes de los pimientos, las alcachofas o las lechugas; los amarillos de las naranjas, regalan una policromía que exalta al resto de los sentidos.

MErcado Central de Valencia
Mercado Central – pio3 / Shutterstock.com

Lo olores a productos frescos inundan los pasillos de esta pequeña ciudad. Los productos gastronómicos con sus reconocibles aromas son los reyes en este mercado. Esta exaltación de los sentidos es una de las causas por las que más de 1500 personas lo visitan diariamente.

Así mismo, este mercado provee de productos frescos a prestigiosos restaurantes de la ciudad, que reconocen la frescura de sus productos para transformarlos y servirlos en sus mesas. En cuanto a las carnes, pueden verse como si fueran decoración, desde jamones colgando de los techos a salchichas, chorizos y fuets, todo de gran calidad.

“No hay amor más sincero que el que sentimos hacia la comida.”

 – George Bernard Shaw –

Gastronomía en el Mercado Central de Valencia

Además de la vida que rebosa el mercado, se pueden encontrar restaurantes de prestigio y cafeterías. En estos lugares se puede tapear o comer a buenos precios platos típicos valencianos como las clóchinas al vapor. Platos elaborados con productos típicos y frescos del mercado.

Es bueno mencionar que el Mercado Central de Valencia fue el primero en abrirse a las nuevas tecnologías. Desde 1996 es posible realizar compras online en su página web, algo que supuso una gran innovación en la comercialización de este tipo de recintos.

Categorías: Curiosidades Etiquetas:
Te puede gustar