Los 4 mejores tours y excursiones para visitar Amsterdam

· 17 marzo, 2017

La capital holandesa es una ciudad que muchos turistas recorren en un fin de semana o tres días. Entre canales, bicicletas y monumentos podemos conocerla casi por completo en una escapada. Si eres de aquellas personas muy organizadas o que prefieren excursiones para conocer una ciudad, sigue leyendo. Vamos a visitar Ámsterdam y descubrirla siguiendo diferentes rutas.

Visitar Ámsterdam siguiendo diferentes recorridos

1. Ámsterdam histórico

Plaza Dam en Ámsterdam
Plaza Dam – Fotos593 / Shutterstock.com

Este recorrido comienza en la famosa Plaza Dam, donde se fundó la ciudad en el siglo XIII y hoy centro de Ámsterdam. Los edificios más emblemáticos que la rodean son el Palacio Real, la Nueva Iglesia y el Obelisco, en honor a los caídos en la Segunda Guerra Mundial.

Desde allí dirígete al barrio más antiguo donde está la iglesia Ouderkerk, en la periferia del conocido Barrio Rojo. Luego sigue caminando hasta De Waag, con los restos de la muralla medieval y un pasado que incluye algún que otro suceso macabro.

El siguiente destino es el Barrio Judío, donde se encuentran la Casa de Rembrandt y el Mercadillo de Waterloopein.

2. Ámsterdam cultural

Rijksmuseum – S-F

Los recorridos pueden ser muy diferentes en Ámsterdam. Los hay que te llevan a los típicos lugares o a otros desconocidos pero encantadores, todo depende de lo que busques.

Esta segunda alternativa te permite recorrer la ciudad en bicicleta o a pie, según prefieras. Parte también de la Plaza Dam (por ser el corazón de la ciudad). Primero recorre el centro histórico, que está rodeado por canales como si fuesen un anillo.

Luego conoce los museos de Van Gogh, el Rijksmuseum y la Casa de Ana Frank. Tras estas visitas (que te llevarán varias horas) puedes ir hasta el precioso mercado de las flores, el mercadillo de Waterloopein y terminar la jornada descansando tranquilamente en una cafetería del Barrio Rojo.

3. Un paseo por los canales

Canal en Ámsterdam
Ámsterdam – S.Borisov

La capital holandesa ha recibido el apelativo de “Venecia del Norte”. Esto se debe a sus decenas de canales que la bordean y atraviesan. Por ello, una de las actividades que no te puedes perder al visitar Ámsterdam es pasear en barco. Desde los canales disfrutarás de la ciudad desde una perspectiva diferente y de los más idílica.

Durante el recorrido, que se puede realizar tanto de día como de noche (todo depende de tu itinerario), verás las típicas casas flotantes. Los principales canales de la ciudad son Herengracht, Prinsengracht y Keizersgracht. Los paseos son de más o menos una hora y en algunos casos se ofrecen guías en español.

“No hay viaje que no te cambie algo.”

– David Mitchell –

4. Ámsterdam en dos días

Por último te ofrecemos una idea perfecta si vas a visitar Ámsterdam solo un fin de semana. Si llegas el viernes por la tarde o noche, una vez dejadas las maletas en el hotel, dirígete a la ya nombrada Plaza Dam para verla iluminada. Luego cruza el canal por la calle Damstraat hasta el Barrio Rojo, donde podrás cenar y pasear.

Westerkerk en Ámsterdam
Westerkerk – S-F

Al otro día empieza bien temprano para visitar la Casa de Ana Frank (reserva con mucha anticipación la entrada). Luego toma la calle Prinsengracht hasta la iglesia Westerkerk, con su torre de 85 metros, perfecta para ver Ámsterdam desde lo alto. Sigue por la calle Prinsengracht y después por Nieuwe Westerdokstraat hasta la Estación Central (desde allí salen los barcos).

Da un paseo por los canales y al terminar llega hasta Oudekerk (iglesia que data de 1302). En la misma calle está el Museo Amstelkring. Cruza el canal y atraviesa el Barrio Rojo para ir a la Casa Museo Rembrandt. Por la calle visita el Mercado de las Flores y luego la Plaza Spui para tomar un café. Para finalizar la jornada, puedes ir a la zona de Begjinhof con sus elegantes casas y a la Plaza Leidseplein.

Para el segundo día te proponemos que visites los dos museos más importantes de la ciudad: el de Van Gogh y el Rijksmuseum, este último con una magnífica colección de cuadros del Siglo de Oro holandés. Si te queda algo de tiempo, puedes dar un paseo por el Vondelpark o quizás visitar la fábrica de cervezas Heineken.