Conoce Lucerna, una de las ciudades más bonitas de Suiza

Armando Cerra 27 julio, 2017

Lucerna no solo es una de las ciudades más bonitas de Suiza, también es uno de sus lugares más visitados. De hecho, posee el monumento que más fotografías recibe de todo el país: su increíble Puente de la Capilla. Solo por contemplar esta joya medieval ya merece la pena el viaje a Lucerna, pero hay mucho más.

Ubicación de Lucerna

Como muchos otros lugares suizos, Lucerna se encuentra en la cordillera de los Alpes y su casco urbano está completamente rodeado por altas montañas.

Vista de Lucerna

Desde las calles de Lucerna se pueden ver los picos Rigi, Pilatus o Stanserhorn. La presencia de esas montañas hace que la estampa invernal de Lucerna sea la imagen alpina por antonomasia, además de que se crea el entorno ideal para practicar los deportes de nieve.

Sin embargo, la ciudad está en un valle, en lo que hace milenios sería un depósito glaciar que generó un gran lago (algo también habitual en otros muchos lugares de la geografía helvética). En este caso se trata del lago de los Cuatro Cantones o Vierwaldstättrsee. Su presencia y su altitud hacen que en los inviernos se suavice la temperatura y que los veranos sean muy apacibles.

El Kapellbrücke de Lucerna

Puente de la Capilla de Lucerna
Puente de la Capilla – Mervas

Ya hemos hablado del famoso Puente de la Capilla, que se levanta sobre las aguas del río Reuss, un río que atraviesa el corazón histórico de Lucerna. Este puente es, ni más ni menos, que el puente de madera más antiguo de Europa. Y no solo es antiguo, también es muy largo, ya que alcanza los 200 metros de longitud.

Pero no acaban aquí sus valores. No estamos ante un puente recto, sino que se desarrolla en un trazado irregular para adecuarse a las características del río y finalmente llegar a la Torre del Agua, que se levanta en el cauce.

Y por si fuera poco, este puente, levantado en 1333, posee en su interior más de 100 pinturas que relatan toda la historia de la ciudad.

La Wasserturm

Torre del Agua de Lucerna
Torre del Agua – Kengi

Ese es el nombre en alemán de la Torre del Agua que hemos nombrado. Una torre que es varias décadas anterior al propio puente.

Una torre octogonal que solo se une a la orilla mediante este puente. Por esta razón ha sido a lo largo de los siglos el lugar ideal para convertirse en un archivo de importantes documentos. También ha sido sala del tesoro donde guardar riquezas e incluso prisión. Si bien hoy en día es accesible a todo el mundo, ya que es la oficina de turismo de Lucerna.

La visita al casco antiguo de Lucerna

León de Lucerna
León de Lucerna – goyja

Una vez cumplido con el rito de caminar por el Kapellbrücke, hay que prepararse para recorrer el núcleo histórico de Lucerna. Gran parte de él es peatonal, por lo que es todo un placer caminar recorrerlo. En tu paseo descubrirás edificios como su viejo Ayuntamiento del siglo XVI o la imponente iglesia barroca de Hofkirche.

No te pierdas el monumento al León, realizado por escultor Thordvaldsen en el siglo XIX. Se trata de una gran escultura que representa a un león moribundo en el interior de una gruta. Un homenaje a los soldados de la Guardia Suiza muertos durante la Revolución francesa. Soldados cuya misión era proteger a Luis XVI.

Un crucero por el lago

Vista de Lucerna desde el LAgo
Lucerna – Alex Ship

Y además de caminar por el centro urbano, os recomendamos pasear por las orillas del lago de los Cuatro Cantones. Ese es el mejor modo de descubrir el embarcadero, en el que amarra un viejo barco de vapor que ofrece excursiones a los turistas.

No os resistáis. Es una actividad que debéis hacer en Lucerna porque es todo un deleite esta singular navegación entre montañas. Simplemente inolvidable. Y si dais el paseo al atardecer, podréis disfrutar, además, de uno de los ocasos más increíbles que podáis imaginar.

“Viajar hace a uno modesto. Ves el lugar pequeño que ocupas en el mundo.”

-Gustave Flaubert-

Ya lo has visto, Lucerna es una ciudad encantadora donde puedes disfrutar de una escapada mágica. Apúntala como uno de tus próximos destinos, no te arrepentirás.

Te puede gustar