Lovaina, una ciudad belga que sorprende

Está ubicada en la confluencia de dos ríos (Dijle y Voer) y es la capital de la provincia de Brabante Flamenco. Lovaina, con su animado ambiente universitario, su rica historia y su hermoso casco antiguo sorprende a quien la visita por primera vez. Vamos a dar un paseo por ella ¿Te apetece descubrirla con nosotros?

Lovaina: vikinga, ducal, comercial y universitaria

Lovaina son muchas culturas mezcladas en un mismo lugar. A solo 28 kilómetros de Bruselas, su historia comenzó en la época de los vikingos, quienes fueron derrotados por el rey Arnulfo de Carintia. Según las leyendas, el color blanco y rojo de su escudo y bandera están relacionados con la sangre vertida en el río Dyle tras esta batalla.

Lovaina
Lovaina – grotevriendelijkereus / Flickr.com

La ciudad pasó a ser un centro comercial muy destacado dentro del ducado de los Brabante entre los siglos XI y XIV. Se dedicaban sobre todo a la fabricación de telas. En el siglo XV se fundó aquí la más antigua universidad de los Países Bajos. Al mismo tiempo, florecía la industria cervecera gracias a la fábrica llamada inBev.

Las dos guerras mundiales ocasionaron grandes daños en Lovaina. En la primera, los alemanes ejecutaron al alcalde y al rector de la universidad (el edificio además fue destruido y se perdieron ejemplares únicos del Gótico y el Renacimiento). En la segunda, nuevamente se ensañaron con la casa de estudios, que había sido reconstruida. Sigue en pie como signo de solidaridad aliada.

“Tal vez viajar no prevenga la intolerancia, pero al demostrarles que toda la gente llora, ríe, come, se preocupa y muere, puede introducir la idea de que si nos tratamos y entendemos unos a otros, tal vez podamos convertirnos en amigos.”

– Maya Angelou –

Qué ver en Lovaina

Durante tu paseo por esta bonita ciudad belga encontrarás varios monumentos destacados, incluyendo un Patrimonio de la Humanidad. Los imperdibles de Lovaina son:

1. El Ayuntamiento

Ayuntamiento de Lovaina
Ayuntamiento – Ioan Florin Cnejevici

No deja indiferente a nadie que pase por su fachada de estilo gótico flamígero y 236 estatuas. Además, cuenta con pináculos, decoración en piedra y relieves que sin dudas lo convierten en uno de los edificios más bonitos de todo Flandes.

En el interior los salones estilos Luis XV y Luis XVI y las salas góticas son fascinantes.

2. Iglesia de San Pedro

Lovaina en el Ducado de Brabante
Iglesia de San Pedro – Frank Bach

Frente al Ayuntamiento se erige este hermoso templo que fue construido en el siglo XV. En el interior de la iglesia está la sala del tesoro, con obras de arte antiguo como La última cena de Dirk Bouts o una escultura de la Virgen y el Niño del siglo XV.

Una curiosidad: la torre principal iba a tener 170 metros y ser la más alta de su época (siglo XVI), pero por la inestabilidad del suelo se derrumbó. Por ello, la que se puede ver hoy es casi de la misma altura que el resto de la construcción.

3. Universidad de Lovaina

Biblioteca de la universidad de Lovaina
Biblioteca de la universidad – Botond Horvath

Una de las más antiguas del norte de Europa (y la primera de Bélgica) tuvo en sus aulas a profesores de renombre como Erasmo de Rotterdam. La actual universidad es una de las dos ramas tras la división en 1970 (una de habla flamenca y la otra de habla francesa). El rectorado se encuentra muy cerca del Ayuntamiento y es de estilo gótico.

Otro de los edificios destacados dentro del recinto universitario es la biblioteca, que contiene más de un millón de libros y es de estilo neo-renacentista, tras ser remodelada en los años 20. Se pueden ver piedras grabadas con los datos de las escuelas técnicas de Estados Unidos que donaron fondos, un pequeño museo, una sala de lectura de madera y la torre (sin ascensor) que permite ver la ciudad desde lo más alto.

4. Plaza del Mercado

Groote Markt en Lovaina
Grote Markt – Frank Bach

Es la gran plaza del mercado en la parte antigua de la ciudad. Si bien ya no hay puestos como en el siglo XII, sí podemos hallar muchos cafés y bares. Se conoce a esta plaza como “el bar más grande del mundo” por sus terrazas, que en verano se llenan de gente.

5. M-Museum

Es una parada obligada en Lovaina, sin importar cuanto tiempo permanezcas en la ciudad. Dentro del edificio (que combina estilos históricos y contemporáneos) podemos ver obras tardogóticas y flamencas. Destacan el tríptico del Martirio de San Erasmo de Dirk Bouts y una copia de la Deposición de Rogier Van der Weyden’s.

Categorías: Destinos Etiquetas:
Te puede gustar