La catedral de Chartres, una joya del Gótico

· 8 abril, 2016

En nuestro afán por mostrarte todos y cada uno de los maravillosos rincones que esconde este planeta, hoy nos marchamos de viaje hasta la increíble catedral de Chartres en Francia, un edificio tan espectacular que será capaz incluso de quitarte el hipo.

La catedral de Chartres

La catedral de Chartres, también conocida en español como la catedral de la Asunción de Nuestra Señora o la Cathédrale de l’Assomption de Notre-Dame en francés, es un bellísimo edificio de culto católico que se ubica en la zona del Loira, en la cuidad de Chartres, perteneciente al departamento de Eure y Loir y a poco menos de 100 kilómetros de París.

Catedral de Chartres
Catedral de Chartres – Gautier Willaume

Este templo es la sede de la diócesis de Chartres, perteneciente a la archidiócesis de Tours, y marcó todo un récord de magnificencia en el estilo arquitectónico gótico, en pleno apogeo del mismo, siendo uno de los edificios más influyentes en su época.

Si viajas hasta las catedrales de ciudades francesas como Amiens o Reims, verás muchas influencias del templo de Chartres. Así pues, dada su increíble espectacularidad e influencia, fue considerada como Patrimonio de la Humanidad por la Unesco en 1979.

Historia de la catedral de Chartres

Como suele suceder con los templos que han llegado hasta nuestros días, están ubicados sobre ruinas y restos de edificios ancestrales. En este caso, hay indicios de que la catedral de Chartres se levantó sobre lo que quedaba de un altar dedicado a la Diosa Madre de los druidas en tiempos remotos.

Catedral de Chartres
Catedral de Chartres – Ana del Castillo

Posteriormente, una iglesia construida en el 360 acabó en manos de los visigodos que la destruyeron 400 años después, aunque se vuelve a levantar para que los normandos acaben con ella tras otros 100 años.

El ciclo de levantamiento y destrucción continúa y se sucede durante los siguientes años por obra de invasiones, tormentas e incendios que nos llevan hasta el 1220, cuando comienza su construcción definitiva y es terminada en solo 26 años, un tiempo realmente corto para la época.

La catedral de Chartres viviría diferentes etapas a lo largo de la historia posterior, desde tiempos de Carlomagno, en que se convirtió en escuela, hasta épocas posteriores a la II Guerra Mundial en que fue un club social.

Cómo es la catedral de Chartres

La catedral de Chartres posee un edificio en forma de cruz con un cuerpo de 28 metros en tres naves. Además, posee una bóveda central con 36 metros de altura, la más alta conocida por el hombre en el momento de su construcción.

Catedral de Chartres
Catedral de Chartres – Alex Justas

La fachada principal de la catedral de Chartres ha sufrido diversos retoques a lo largo de los años. Incluye el Pórtico Real, levantado durante la época románica del edificio y que fue respetado en posteriores arreglos.

Además, esta catedral dispone de un transepto bastante ancho que sobresale un poco de la nave principal. Este cuenta con diferentes fachadas con rosetones que glorifican a la Virgen y a Jesucristo.

También encontramos un lugar magnífico en la fachada norte del templo, con un pórtico central en el que se muestra la coronación de la Virgen, junto a figuras de distintos santos y profetas.

Pórtico de la catedral de Chartres
Pórtico de la catedral de Chartres – Pack-Shot

Miramos ahora la fachada sur de la catedral de Chartres para encontrar el pórtico, un regalo del conde Pierre Mauclerc, perteneciente a la familia real y que introduce una iconografía totalmente diferente al estilo del templo en general, mostrando el Juicio Final con presencia esculpida de los apóstoles.

También debemos resaltar la presencia de una cabecera espectacular, con un coro de cinco naves en ubicación este y una situación armónica a pesar de pilares que separan al presbiterio, pero que hoy día ofrecen un espacio único y diferente al de otras catedrales.

Interior de la catedral de Chartres
Interior de la catedral de Chartres – Jose Ignacio Soto

Si miramos la cripta de la catedral de Chartres, encontramos la más grande de toda Francia y solo superada en mundo cristiano por San Pedro de Roma y Canterbury. En ella vemos restos de las construcciones que antaño ocuparon la zona.

En cuanto a la iconografía e imaginaria original, apenas queda nada en la catedral de Chartres. Tanto el Pórtico Real como otras zonas del templo han sido incorporadas con el paso del tiempo, aunque todo el conjunto sigue siendo excelsamente bello.

“Un alma se mide por las dimensiones de sus deseos, como se juzga una catedral por la altura de sus campanarios”

Gustave Flaubert

Para finalizar, recordar que la catedral de Chartres goza de fama por un laberinto que data de 1205, situado en el eje de la nave central con baldosas blancas y negras con múltiples senderos que llevan hasta el centro. Un lugar maravilloso que debes conocer como amante del arte y la cultura e historia.