Los monasterios españoles más bonitos

Hoy te vamos a llevar por edificios religiosos que son reflejode la arraigada fe católica española. Estamos hablando de los monasterios donde la belleza, el arte y un entorno maravilloso se mezclan para asombrar hasta a los más incrédulos. Son maravillas arquitectónicas donde el tiempo se detiene entre muros centenarios para ofrecer paz y tranquilidad. Vamos a recorrer los monasterios más bonitos de España. ¿Vienes con nosotros?

Monasterios de España que vale la pena conocer

1. Monasterio de Silos, Burgos

Monasterio de Silos
Claustro – Jose Angel Astor Rocha

El Monasterio de Santo Domingo de Silos se encuentra en el valle burgalés de Tabladillo y es una de las obras maestras del románico español, del que se tiene ya constancia sobre el siglo X. Su belleza excelsa le ha hecho merecedor de varias menciones en la literatura española, pues ha servido de fuente de inspiración en diversas obras.

Hay varias razones por las que esta abadía benedictina es una de las más hermosas de España. Por un lado, tenemos su claustro monacal con 64 capiteles que transmite arte y paz. Por otro, es un lugar donde se puede disfrutar del canto gregoriano, una experiencia auditiva realmente impresionante.

No podemos dejar de mencionar el ciprés que hay en el centro del claustro. Se trata del ciprés más viejo que se puede encontrar en España. Fue plantado en 1882 junto con otros tres que tuvieron menos suerte. Actualmente es considerado emblema de la ciudad y testigo de acontecimientos históricos importantes.

2. Monasterio de Oseira, Ourense

Monasterio de Oseira
Monasterio de Oseira – HombreDHojalata / commons.wikimedia.org

Enclavado en las sierras gallegas, a 34 kilómetros de la ciudad de Ourense, se encuentra el monasterio de Oseira. Fundado por los monjes benedictinos en el siglo XI, es actualmente considerado como el Escorial gallego. Su máxima expresión de belleza se halla en su iglesia, una construcción medieval de estructura románica. Junto a ella se encuentra la capilla de los Forasteros, también románica y de mucho interés.

No se pueden pasar por alto sus dos claustros barrocos, el de los Caballeros y el de los Medallones. En el claustro renacentista de los Pináculos y el Museo Lapidarium, se pueden observar objetos de piedra que forman parte de la historia de este monasterio.

3. Monasterio de San Juan de la Peña, Huesca

Monasterio de San Juan de la Peña
Monasterio de San Juan de la Peña – FRANCIS RAHER / commons.wikimedia.org

El Monasterio de San Juan de la Peña de Huesca cuenta con una situación realmente insólita. Su iglesia y su claustro se levantan bajo la saliente de una gran roca en los primeros Pirineos oscenses.

Durante la Edad Media este monasterio fue el más importante del Reino de Aragón. En él se enterraba a sus reyes, en lo que es hoy en gran Panteón Real. Su rico pasado e importancia pueden evidenciarse en sus variopintos capiteles. Separado de este también se encuentra el Monasterio Nuevo, donde se hallan dos centros de interpretación y una hospedería.

“La oración es el encuentro de la sed de Dios y de la sed del hombre.”

– San Agustín –

4. Monasterio de El Escorial, San Lorenzo de El Escorial, Madrid

Monasterio de El escorial
Monasterio de El Escorial – canadastock

El monasterio de El Escorial se encuentra en la base del monte Abantos y fue mandado a construir por Felipe II. Es, probablemente, el más majestuoso de todos los monasterios de España. Cuenta con una arquitectura renacentista que fascina a sus visitantes.

Tiene muchos lugares de interés, además del recinto religioso. Destacan su gran biblioteca, las dependencias de Felipe II, el Panteón de los Reyes o el palacio de los Borbones. El entorno que lo rodea no es menos, pues la belleza de los montes de la Sierra de Guadarrama complementan su gran belleza.

5. Monasterio de San Julián de Samos, Lugo

Monasterio de Samos – luscofusco

Esta abadía benedictina fue levantada en el siglo VI en Samos, a unos 50 kilómetros de Lugo. En el siglo XIX fue convertida en hospital de guerra, luego fue abandonada y arrasada por un incendio. Sin embargo, aún sigue en pie, haciendo gala de su antigüedad como uno de sus mayores atractivos.

En su interior se evidencian estilos y épocas que van desde el románico hasta el barroco pasando por el renacentista y el gótico. Cuenta con una iglesia barroca preciosa y dos claustros que evocan paz y belleza.

El claustro grande es conocido como el del Padre Feijoo y es uno de los mayores de España. El pequeño, conocido como el de las Nereidas, es de estilo barroco. Otras dependencias destacables son la hospedería y la biblioteca. Actualmente es parada obligada para los peregrinos que realizan el Camino de Santiago.

Otros monasterios que no se pueden dejar de mencionar son los de Suso y Yuso en La Rioja, el de La Rábida en Huelva, el de Santa María de Poblet en Tarragona o el de Yuste en Cáceres. Todos realmente bonitos y merecedores de una visita, no te los puedes perder.

Categorías: Inspiraciones Etiquetas:
Te puede gustar