Ourense, un paraíso termal y mucho más

Adrián Pérez 9 marzo, 2017

Ourense es una auténtica caja de sorpresas. En la capital de la provincia hay numerosas termas, algunas de ellas gratuitas, que convierten la ciudad en un paraíso para los amantes del termalismo. Y no solo eso, sino que a lo largo y ancho del territorio de Ourense se descubren preciosos paisajes y monumentos de gran interés. Vamos a descubrirlos 

Las termas de Ourense

Ya los romanos supieron aprovechar las bondades de las fuentes termales de Ourense. Las más conocidas son las de As Burgas. Tres manantiales de los que el agua brota entre 60 y 67ºC, aunque para el baño la temperatura sea bastante menor. Agua alcalina, fluorada, silicatada de la que se puede disfrutar de manera gratuita.

Termas de Outariz en Ourense
Termas de Outariz – Dario Alvarez / Flickr.com

El complejo de As Burgas está situado en pleno centro de la ciudad e incluso tiene centro de interpretación. En él se puede hacer un recorrido por la historia termal de la ciudad y contemplar algunos restos arqueológicos relacionados con ella.

Pero el de As Burgas es solo un ejemplo. A orillas del río Miño hay muchos más centros termales, algunos de ellos también gratuitos. Uno de los más conocidos son las pozas A Chavasqueira, en la margen derecha del río y muy cerca de la ciudad. Se trata de unas pozas naturales cuyas aguas son idóneas para para tratamientos de reuma, artritis, asma o infecciones de la piel. A su alrededor, además, hay zonas ajardinadas para el descanso y el esparcimiento.

Otras termas en Ourense son las pozas de Muiño da Veiga o las de Outariz, también gratuitas. Las termas de Cenlle, las pozas de Burgas de Canedo o las termas Prexigueiro son algunas otras de las que completan el recorrido termal por la ciudad de Ourense.

“Todos los viajes tienen destinos secretos de los que el viajero es consciente.”

– Martin Buber –

¿Qué más hacer en Ourense?

No solo para darse un relajante baño en sus aguas termales, Ourense merece una visita también para disfrutar de su casco antiguo. En él se pueden contemplar preciosos monumentos como la Catedral de San Martiño, uno de los más bellos ejemplos del románico en la península ibérica.

Catedral de Ourense
Catedral de Ourense – Andres Garcia Martin

Pero en Ourense hay muchos más atractivos, como la Plaza Mayor o las iglesias de Santa Eufemia, de la Trinidad o de Santa María Naí. Sin olvidar otros lugares interesantes como el Palacio Oca-Valladares o el Mercado de Abastos.

Y mención aparte merecen los puentes que cruzan el río Miño. Hay varios, pero destacaremos el Ponte Vella, también conocido como Ponte Romana o Puente Mayor. Fue erigido en el siglo I d.C. como un ramal de la vía Nova o Vía XVIII. Su situación geográfica lo convirtió en un centro de comunicaciones entre las diferentes comarcas gallegas.

En la provincia de Ourense

No solo la capital, también la provincia de Ourense tiene grandes atractivos.

Santo Estevo de Ribas de Sil

Monasterio de San Estevo
Monasterio de San Estevo – Alin Popescu

Es un monasterio medieval de los más destacados de Galicia. Ubicado en un entorno natural único, está rodeado de bosques y erigido sobre el cañón del Sil. Tanto en la iglesia como en los claustros podemos revivir y aprender mucho sobre la vida de los monjes. También el paseo nos permite conocer de arquitectura y arte románico. En la actualidad es Parador Nacional de Turismo.

Ponte Bibei

Cerca de la ciudad de Ourense nos encontramos otro paso construido durante la época romana que conectaba la Vía Nova. Se erigió sobre el río Babei y es el mejor conservado de aquella época en Galicia.

Cañón del Sil

Cañón del Sil en Ourense
Cañón del Sil – Migel

Es uno de los principales atractivos naturales de Ourense. Está formado por paredes de granito que pueden superar los 600 metros de caída vertical. La gran belleza del entorno se puede apreciar desde los bonitos miradores o bien navegándolo.

Ruta de las pasarelas del Mao

Pasear por las profundidades del cañón del río Mao es una actividad sin dudas imperdible. En este tramo se precipita vertiginosamente y se dirige hasta la desembocadura del Sil. Son 3 kilómetros de extensión que nos llevan hasta un hermoso bosque.

Te puede gustar