Las 8 piscinas naturales más bonitas de España

Si ya estás pensando en dónde ir en tus próximas vacaciones, presta mucha atención, te vamos a proponer un plan sumamente divertido: piscinas naturales. ¡En España hay muchísimas! Te contamos cuáles son las más bonitas para comiences a preparar tu viaje.

Piscinas naturales de España para darse un chapuzón

Con las temperaturas bajas comenzamos a pensar y a planificar nuestras escapadas de fin de semana o nuestras ansiadas vacaciones de verano. Además de ir a la playa podemos optar por otros destinos más tranquilos y rurales. Presta mucha atención a estas piscinas, donde el hombre no ha intervenido más allá que para mejorar el acceso:

1. Fontcalda (Tarragona)

Piscinas naturales de Fontcalda
Fontcalda – Miguel Campo / Flickr.com

Está ubicada en la localidad de Gandesa, entre las montañas y el río Canaletes. Esta piscina natural forma parte del balneario de la Fontcalda y es uno de los lugares más bonitos durante un recorrido a pie por la zona.

Para llegar debemos tomar la carretera C-43 hasta el acceso por un camino forestal. Muy cerca de allí se encuentra un santuario del siglo XIV, en cuyos alrededores se llevó a cabo la batalla del Ebro durante la Guerra Civil (este hecho se puede observar en el museo).

2. Garganta de los Infiernos (Cáceres)

Garganta de los Infiernos
Garganta de los Infiernos – Oscar Garriga Estrada

Aunque ese nombre no nos de mucha confianza lo cierto es que debemos conocer este paisaje natural impresionante de Cáceres, con sus cerezos en flor dentro del Valle del Jerte. La zona tiene muchos senderos para caminar y conocer la Reserva Natural Garganta de los Infiernos que incluye cascadas, saltos de agua y nada menos que 13 piscinas o piletones causados por la erosión del granito.

3. Aniol d’Aguja (Girona)

En Cataluña, más precisamente en la comarca de La Garrotxa nos encontramos esta poza natural más que refrescante para los días de verano. El Gorg Blau de Sant Aniol es un remanso para los que practican senderismo por la región. La ruta para llegar a este sitio es tan bonita como el destino en sí.

4. Termas de Ourense (Galicia)

Termas de Outariz en Ourense
Termas de Outariz – José Antonio Gil Martínez / Flickr.com

Conocidas a nivel nacional y rodeadas de naturaleza a orillas del río Miño, el circuito termal se extiende a lo largo de 4 km al aire libre. Las pozas de Muiño das Veigas, A Chavasqueira, Burgas de Canedo y Outariz contiene agua que brota del interior de la tierra y que puede llegar a los 60°C. Aprovecha las bondades curativas de estas termas y relájate algunos días aquí.

5. Sierra de Gata (Cáceres)

El pueblo de Acebo (L’Acebu) es más que pintoresco. Los habitantes dicen que aquí se hacen los mejores encajes de bolillo. Además que tienen las más ricas naranjas. La Sierra de Gata está localizada al noroeste de Cáceres, muy cerca con la frontera de Portugal y resguardada por las faldas del monte Jálama. A 2 kilómetros de este precioso pueblo podrás disfrutar de las piscinas naturales de Carreciá y Jevero.

6. Los Charcones (Lanzarote)

Los Charcones en Lanzarote
Los Charcones – Jose Mesa / Flickr.com

En la isla de Lanzarote todo es mágico y maravilloso. Aunque llegar hasta este recinto natural es algo complicado (lleva calzado cómodo) la recompensa por el esfuerzo es mayor de lo que piensas. Los Charcones están al lado de las ruinas de un antiguo hotel que no se terminó de construir en los años 40. Las piscinas naturales son de diferentes tamaños y el paisaje marino desde aquí es impresionante.

7. El Caletón (Tenerife)

Hay muchas piscinas naturales en Canarias. Además de la anterior podemos destacar la que se encuentra en Garachico, en la isla de Tenerife. Tiene una forma más que peculiar porque parece haber sido esculpida justo frente al océano. Sin embargo, se formó por la lava solidificada tras la erupción del volcán de Trevejo en 1706.

8. Rascafría (Madrid)

Piscinas naturales de Las Presillas en Rascafría
Las Presillas – BY-YOUR-⌘ / Flickr.com

Muchos madrileños buscan opciones cercanas para refrescarse del calor en verano sin tener que ir a la playa. Las Presillas son un conjunto de tres piscinas naturales en el cauce del río Lozoya que nos regalan, además, unas preciosas vistas al pico de Peñalara. Están rodeadas de vegetación autóctona y podemos cambiar para probar las diferentes temperaturas (frías) del agua.

“Si hay magia en este planeta, está contenida en el agua.”

– Loran Eisely –

Otras piscinas naturales en España que no te puedes perder son: La Font Calda (Tarragona), Gulpiyuri (Asturias), Fuentes del Algar (Alicante), Las Chorreras (Cuenca) y Arenas de San Pedro (Ávila).

Categorías: TOPs Etiquetas:
Te puede gustar