Los mejores recorridos en tren de España

Armando Cerra 16 diciembre, 2015

Viajar en ferrocarril es como más viajar. ¿No? Aquí os invitamos a conocer los mejores recorridos en tren de España, todos ellos itinerarios a ritmos mucho más lentos que las altas velocidades de la modernidad. Por eso estos viajes son para disfrutarlos, contemplando los paisajes desde la ventanilla y con tiempo para sacar fotos, reflexionar y paladear el viaje.

Algunos de los recorridos en tren por España que proponemos aquí siguen trazados históricos, otros incluso se hacen en vagones con décadas de historia.

Sin embargo, en tierras hispanas no se han conservado tantas viejas máquinas, vagones y vías como en otros países de Europa, donde es una verdadera tradición. Esta es la razón de que algunas de las propuestas que aquí os hacemos sean temporales, con motivo de determinados eventos o en fechas puntuales. No obstante, otros de los recorridos que os descubrimos se pueden hacer cualquier día del año.

1. Tren “El Canfranero”

Este tren une todos los días Zaragoza con el pueblo pirenaico de Canfranc, ya en la frontera con Francia. De hecho, este trayecto nació con vocación internacional en 1928, ya que por medio de un túnel el mismo tren continuaba camino de Pau, hasta que un accidente en el lado francés dañara las vías en los años 70 del pasado siglo XX. Desde entonces, jamás ha vuelto a circular el tren por la vertiente gala.

Estación de tren de Canfranc
Estación de Canfranc, Huesca – peresanz

Tal vez por eso, como constante reivindicación aragonesa de contar con un paso ferroviario hacia Europa, el tren emprende diariamente el trayecto entre Zaragoza y la magnífica estación de Canfranc. La mera contemplación de este magnífico edificio ya hace que merezca la pena el viaje.

No obstante, hay otros muchos atractivos durante el lento trayecto, lento tanto por la pendiente como por las múltiples paradas. De hecho, lo mejor es ahorrarse el tramo inicial y tomar el tren en Huesca, e incluso en la población de Ayerbe, para así hacer la aproximación hacia los Pirineos contemplando paisajes tan espectaculares como los Mallos de Riglos.

“Muchas veces el tren equivocado terminó llevándome al lugar correcto.”

-Paulo Coelho-

2. Tren de Palma de Mallorca a Sóller

Este tren lleva más de cien años uniendo de forma ininterrumpida la capital de Mallorca con la población de Sóller, al otro lado de la sierra de Tramuntana.  Apenas 30 kilómetros de recorrido fascinante al ritmo de un viejo tren eléctrico.

Tren de Sóller en Mallorca
Tren de Sóller, Mallorca – Anna Lurye

Todo huele a añejo: los vagones de madera, la tapicería de los asientos, la velocidad…Y, sin embargo, es un contraste brutal con la modernidad de las tablets y cámaras de los cientos de turistas que lo usan cualquier día del año, ya que esta es una de las atracciones más demandadas en la capital balear.

Sí. Es un tren turístico, entre dos puntos muy atractivos, ya que Sóller es una población muy elegante que posee un importante oferta de servicios y patrimonio. Pero además, desde Sóller también parte el tranvía contemporáneo al tren, que lleva a los turistas hasta el cercano Port de Sóller. De hecho, el billete es conjunto.

3. En tren de vapor de Azpeitia a Lasao

Sí. En tren de vapor. Los 5 kilómetros que hay entre la población guipuzcoana de Azpeitia y Lasao cuesta hacerlos unos 20 minutos. Si bien, merece la pena experimentar esa sensación.

Tren de Azpeitia
Tren de Azpeitia, Guipúzcoa – Alvaro German Vilela

Evidentemente es una oferta principalmente para nostálgicos, quiénes ya disfrutan enormemente en el Museo del Ferrocarril Vasco de la propia localidad de Azpeitia, que acoge una de las mejores colecciones ferroviarias del país.

Y además, se conserva restaurado y en perfecto estado de funcionamiento el antiguo tren de Urola, que los fines de semana propone a los visitantes ese corto pero hermoso trayecto.

Sin duda, cualquier amante de los trenes tiene esta cita obligada en Azpeitia. Y para cualquier persona es muy atractivo montarse en esos viejos vagones de madera y sentirse arrastrado por la pesada locomotora humeante.

4. El tren de Cercedilla a Cotos

El recorrido que nos propone este tren por la sierra madrileña lo podríamos denominar como un itinerario por la naturaleza, ya que gracias a esta línea ferroviaria, abierta en el lejano año 1923, podemos adentrarnos por los paisajes de la sierra de Guadarrama y aproximarnos hasta el espacio protegido del Parque Nacional.

Tren de Cercedilla
Tren de Cercedilla, Madrid – M.Peinado / Flickr.com

El itinerario comienza en la estación de Cercedilla, en la Comunidad de Madrid, y concluye en la estación Cotos, ya en la provincia de Segovia. Pero antes, atraviesa espacios tan hermosos como la ladera de los Siete Picos o los Puertos de Navacerrada, primero, y de Cotos, después. Esto en cuanto a los accidentes geográficos más reseñables, pero paisajísticamente todos los pasajeros quedan impresionados con los tupidos pinares de Valsaín.

Esta es una excursión que se puede hacer todo el año, ya que con el buen tiempo la naturaleza luce de forma esplendorosa. Mientras, en los meses inviernales es un modo muy atractivo y accesible para gozar de una jornada rodeados de paisajes nevados.

Te puede gustar